El repaso de los (D)años: cuando la violencia nos alcance

«El menor de los males de nuestra civilización es la indiferencia y el mayor la violencia, y ahora nos movemos inevitablemente entre ambos polos»

Daniel Arellano Gutiérrez* / A los 4 Vientos

Homicidios, secuestros, ataques sexuales, robos. Todo, pues, se ha disparado en la CdMx; Feminicidio 65 en Puebla, cuarto esta semana: la hallan desnuda y con una soga atada al cuello; Samia Charleen, universitaria de 22 años, desapareció en Edomex: van 2,043 mujeres en 18 meses; En Quintana Roo un niño de 12 años recibe bala perdida mientras duerme, otro muere en ataque en Guanajuato; Ejecutan a 2 normalistas de Ayotzinapa durante supuesto asalto; Los Zetas y policías masacraron por lo menos a 26 personas en Allende, Coahuila; “¡Dios mío, sí son ellos!”, gritaban los padres en Veracruz: sin respeto, la Fiscalía abandonó los cuerpos; “¡Ya basta de violencia!”, exigen acapulqueños.

Quise iniciar mi columna de esta semana con todos los encabezados violentos de la semana pasada, para evidenciar en un solo párrafo la gravedad del panorama de nuestra realidad socio política nacional. Sinceramente, dudo que para alguien resulte desconocida la crisis humanitaria que estamos atravesando como nación, pues la verdad es una: la violencia en el país sigue incrementándose a pasos agigantados, y con la crisis económica que se avecina en México, sólo se va a agravar más.

1062978102
Ante el incremento de la violencia, el senador del PAN Jorge Luis Preciado, ha propuesto legalizar la portación de armas en autos y negocios

Incluso sectores como el empresarial han comenzado a alzar la voz y exigirle al gobierno una solución, pues el problema está sobrepasando la línea de violencia que le permite al capital seguir fluyendo y creciendo con normalidad. Por otro lado, ante el creciente clima de inseguridad y la tasa de criminalidad a la alza en el país, el senador del PAN Jorge Luis Preciado, ya propuso legalizar la portación de armas en autos y negocios para que la población se defienda del crimen, cosa que generó  gran polémica en el país, y que de aprobarse, seguramente incrementará el número de muertes estúpidas en México.

 


La educación como arma intelectual

tumblr_n22qwtwjhj1skli52o1_1280

De todo lo anterior debe quedarnos una idea: ¡tenemos que hacer algo! Tenemos que empezar a tejer lazos comunitarios más sólidos, apoyarnos mutuamente, organizarnos entre vecinos. Ya sabemos que el gobierno no va a hacer el cambio, al menos no mientras el PRI siga en el poder, así que está en nuestras manos salvarnos a nosotros mismos. Y claro que podemos hacerlo.

Un primer paso es comenzar una campaña masiva de educación popular, que promueva el desarrollo cultural y artístico de los ciudadanos mexicanos, pues el rezago educativo del país es uno de los principales factores que intervienen en el incremento de la delincuencia, la pobreza y la miseria.

La CNTE, representada en el norte por el “Movimiento de Resssistencia BC”, ya ha comenzado a organizar foros en cada municipio del estado para construir un modelo educativo crítico y alternativo al de la reforma educativa —que para este momento la población ya sabe que se trata de un intento de privatización de la educación, al igual que hicieron con el petróleo, las minas e incontables recursos naturales del país.

http://www.4vientos.net/?p=50055

Ahora nos corresponde a nosotros, como sociedad civil, llevar la educación a los lugares donde apenas llegan los libros de texto. Como mencionara el pedagogo y filósofo brasileño Paulo Freire, padre de la pedagogía del oprimido: «Sería en verdad una actitud ingenua esperar que las clases dominantes desarrollasen una forma de educación que permitiese a las clases dominadas percibir las injusticias sociales en forma crítica”.

Tenemos que educarnos entre nosotros, porque tal como también lo menciona Freire: “Nadie educa a nadie, nadie se educa a sí mismo, los hombres se educan entre sí, mediados por el mundo”. El saber lo construimos todos, pues, y sólo con una estrategia de educación popular podremos salir de este vacío intelectual en donde nos encontramos.

educacic3b3n4-cultura-libertad

 

Ensenada: tareas pendientes

Ante todo lo aquí descrito, pareciera que la sociedad Ensenadense (con sus claras excepciones) actuase como la rana que no se da cuenta de cómo sube la temperatura, con la diferencia de que nosotros sí percibimos el incremento de la violencia en el país. Pareciera que estamos esperando a que la violencia nos alcance, a que el grito venga de nuestras propias gargantas para mover el primer dedo. Yo creo que no tenemos que esperar a que hierva el agua para saltar, podemos empezar a trabajar juntos desde ya para apagar el incendio.

Al mismo tiempo que persiste la atmósfera generalizada de indiferencia ante el panorama nacional, pareciera que la conciencia política y social comenzase a despertar en la ciudad. En las últimas semanas hemos podido observar un movimiento social que ha surgido en defensa de la vocación artística de Cearte y la manzana 8. También hemos sido testigos de una amplia organización ciudadana en apoyo a los migrantes haitianos que están llegando a la frontera tijuanense. Las cosas, pues, ya se están moviendo, pero todavía queda un largo camino que recorrer.

http://www.4vientos.net/?p=50158

Las recomendaciones son sencillas: Consumir menos productos innecesarios, ayudar más al que menos tiene; pensar menos en el placer individual y más en el sufrimiento ajeno (que nunca es poco); ver menos televisión, leer más libros de profundidades filosóficas; alimentar menos el ego, sentir más empatía y regalar más amor.

La clave es encontrar un equilibrio entre los compromisos de nuestro yo-individual y nuestro yo-social, un balance entre lo que hacemos para nosotros mismos y lo que hacemos para los demás como comunidad, como familia, como ciudad, nación y globalidad. Es simplemente insostenible continuar con el mismo nivel de indiferencia combinada con un híper-consumo: la explotación de los recursos naturales simplemente no puede ser infinita. La situación es crítica (por algo se le llama “crisis”), y nos corresponde verla como tal y actuar en consecuencia.

consumo-660x350-copia
Es simplemente insostenible continuar con el mismo nivel de indiferencia combinada con un híper-consumo: la explotación de los recursos naturales simplemente no puede ser infinita

Va a costar trabajo, mucho trabajo y sacrificio, pero es eso, o esperar pasivamente a que llegue el cañón de la pistola a la puerta de nuestra casa, y lamentemos en nuestro último segundo de vida no haber hecho algo cuando la calma ocultaba todavía la avalancha que se aproximaba en el horizonte.  

 

DANIEL ARELLANO

* Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Autónoma de Baja California. Reportero y articulista de A los 4 Vientos. Interesado en el periodismo de investigación, la literatura, el estudio de las redes sociales y el desarrollo político del país.