Necesario empoderar a la mujer en la ciencia y la tecnología

 

La ciencia debe incluir la capacidad de diversidad e inclusión, elementos clave para la innovación.

La propuesta, que convoca a científicos, academias, expertos en género, tomadores de decisiones y agencias financiadoras de varios países de la región, busca privilegiar un diálogo multisectorial y una reflexión multidisciplinar para una igualdad de género en el campo de la ciencia y tecnología.

Academia Mexicana de Ciencias

La sociedad del conocimiento no puede construirse con fragmentos parciales, con un género preponderante, por ello necesitamos condiciones de equidad e igualdad de oportunidades para formar mujeres y hombres comprometidos con su trabajo, su país y el entorno global, dijo Enrique Cabrero.

El tránsito hacia una sociedad basada en el conocimiento, añadió el director del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), solo lo podrán hacer México y los países del mundo integrando una política de género, en la construcción misma del pensamiento, en el diseño de las acciones y en los procesos de decisión.

“No puede existir una sociedad donde el conocimiento sea el pilar sin la presencia plena de la mujer y el hombre, porque este sólo puede surgir de la complementariedad, integrando sensibilidades y saberes”, sostuvo.

Cabrero destacó que el tema de hoy en México y el mundo es la ciencia sin fronteras.

Y sí, ese es el esfuerzo de la reflexión sin fronteras geográficas, sin fronteras disciplinaria, sin fronteras educativas, sin fronteras de género”.

Mencionó que más allá de la equidad se debe insistir en la diversidad, en el enriquecimiento del diseño de los programas considerando la dimensión de género, y aceptar que las diferencias tanto biológicas como sociales, influyen en diseños y resultados.

mujer-siglo-xix-heridos

Asimismo, valoró que la educación de las niñas y las mujeres es la mejor inversión para el desarrollo humano de nuestras sociedades.

“Por eso los convoco a trabajar más para promover que las niñas en el nivel básico e intermedio tengan educación en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas”.

Por su parte Rebecca Keiser, de la Fundación Nacional para la Ciencia de Estados Unidos (NSF), sostuvo que el asunto de género en la ciencia en el mundo es muy importante porque las estadísticas demuestran que aun cuando hay un número mayor de mujeres participando en el campo de las ciencias, se sigue teniendo una brecha muy grande de dos a uno en la proporción de hombres y mujeres.

“Tenemos muchos asuntos en el área de la ciencia que tienen que ver con cultura, metodología, pedagogía y también en el sistema de jerarquías, estamos teniendo una amplia variedad de problemas en la academia y en la investigación, pero también en campos específicos de la ciencia. Por eso creo que tenemos que hablar de estas cosas en general y de manera separada, una por una», dijo.

Anotó que temas como el agua, el sector espacial y otras áreas de investigación donde las mujeres están trabajando, no solo se debe tener una participación equitativa, sino además “robusta y activa”.

El trabajo de las mujeres para el bienestar económico

Mientras tanto, Julie Katzman, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), expresó que se está trabajando para conformar un mundo que sea equitativo, igualitario y sostenible, pero que también asegure a las mujeres una representación equitativa en la fuerza de trabajo en general

mujer-y-computadora-internet
Fotos: Internet

Y esto debe ocurrir también en la ciencia y en la tecnología, lo cual es importante para el bienestar económico y clave para aumentar el Producto Interno Bruto de los países y de la región”.

Indicó que el BID está muy enfocado en este tópico, haciendo investigación, creando datos a nivel nacional y regional para determinar e identificar los cambios de políticas que puedan transformar esta situación y aumentar el número de mujeres que estén en todos los campos del conocimiento.

“Debemos trabajar con las semillas de ideas que puedan transformar el campo de juego para las jóvenes y las mujeres“.

Y Serge Villemure, del Consejo Canadiense de Investigación en Ciencias Naturales e Ingeniería (NSERC), manifestó que la diversidad de género en la ciencia es una garantía, un elemento clave para poder implementar una  visión estratégica con fomento en la diversidad, lo cual se puede lograr a través de  un programa que descansa en tres pilares;

“Uno, fomentar la participación de grupos sub-representados; dos, utilizar la diversidad como lente para poder ver nuestros programas; y tres, apoyar a comunidades clave para aumentar la conciencia tanto en las ciencias naturales como en las ingenierías y mucho más allá de estos temas”.

Explicó que Canadá está muy bien colocado para crear este balance de género ya que el porcentaje de mujeres es bastante constante en todos los terrenos, principalmente por el trabajo que se está haciendo a nivel de maestría y doctorado, aunque a veces los resultados continúan siendo soslayados por la comunidad.

mujer-muestras-sangre

Por ello y porque estamos convencidos de la importancia de este balance, es que pensamos seguir alentando a las mujeres de secundaria y preparatoria para que se inclinen por el estudio de carreras de investigación».

Finalmente, Ana Paola Barbosa, integrante de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SER) de México, indicó que la ciencia es una forma de derrumbar barreras y generar la inclusión.

“Ningún país puede prescindir del talento y la capacidad de la mitad de su población, y en México las mujeres conforman el 41% de la población”.

Reveló que en el país actualmente existen más mujeres en las aulas, en los centros de investigación y en puestos de trabajo relacionados con la ciencia y la tecnología; sin embargo persisten retos y brechas que son importantes señalar.

“En los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), las mujeres están sobre representadas en trabajos menos remunerados, mientras que los hombres están más presentes en aquellos que requieren conocimiento en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas”.

Informó por último que en el caso de México, el porcentaje de mujeres que se matriculan en carreras relacionadas con la ingeniería, manufactura y construcción es del 27%, frente al 73% de los hombres.

“Por ello, debemos insistir y enfatizar que la equidad le conviene a la sociedad y no solo a las mujeres”.