Gabino Palomares hoy en concierto, en Ensenada por los 43 de Ayotzinapa

Recuerdo a Gabino Palomares en uno de sus mejores momentos de su temprana carrera artística…

Olga Alicia Aragón/ A los 4 Vientos

Se presentó con su guitarra al hombro en el Segundo Encuentro Nacional de Teatro, organizado en San Luis Potosí en 1975 por el  Grupo Zopilote del Centro Libre de Experimentación Teatral y Artística (CLETA) y tras entonar un par de canciones, colocó frente a sí un papel con unos versos escritos a mano, luego, con cierta timidez dijo: “perdonen si me equivoco, voy a cantar por primera vez en público una canción que acabo de componer”, tocó los primeros acordes y fue obsequiándonos la primicia de las notas musicales y los versos de lo que sería su más famoso tema,

Del mar los vieron llegar

mis hermanos emplumados,

eran los hombres barbados

de la profecía esperada.

De golpe nos transportó a un momento crucial de la historia de lo que hoy es México y que todavía marca nuestro presente. Con “La maldición de Maliche”, capturó de inmediato la atención de cientos de personas que escuchamos embelesados su canto. Las imágenes creadas por su talento poético, las veíamos nítidas, como si estuviésemos presenciado aquel momento histórico.

Iban montados en bestias

como Demonios del mal,

iban con fuego en las manos

y cubiertos de metal.

Con voz vibrante, cargada de emoción, Gabino Palomares narró en su canto la valentía de quienes enfrentaron al invasor.

Sólo el valor de unos cuantos

les opuso resistencia

y al mirar correr la sangre

se llenaron de vergüenza.

 Por que los Dioses ni comen,

ni gozan con lo robado

y cuando nos dimos cuenta

ya todo estaba acabado.

batalla-otumba-hernan-cortes

Luego, en unos cuantos versos remontó siglos y siglos para describir el presente. Todos escuchaban con tal atención su canto, que casi podía sentirse el latir de los corazones.

Y en ese error entregamos

la grandeza del pasado,

y en ese error nos quedamos

trescientos años de esclavos.

Se nos quedó el maleficio

de brindar al extranjero

nuestra fé, nuestra cultura,

nuestro pan, nuestro dinero.

Y  les seguimos cambiando

oro por cuentas de vidrio

y damos nuestra riqueza

por sus espejos con brillo.

Gabino mostró en esta canción el conocimiento de nuestra dolorosa historia y de nuestra idiosincrasia como mexicanos, desde las clases altas y medias hasta los más amplios sectores de un pueblo que no es capaz de defender sus recursos naturales y su riqueza cultural frente a los extranjeros, pero se solaza maltratando a los indígenas, a los más humildes.

Hoy en pleno siglo XX

nos siguen llegando rubios

y les abrimos la casa

y los llamamos amigos.

Pero si llega cansado

un indio de andar la sierra,

lo humillamos y lo vemos

como extraño por su tierra.

Aquel Gabino Palomares que apenas empezaba a ser conocido, abriéndose paso con su figura muy delgada, su melena lacia y su guitarra a la mano, dejó una huella indeleble en la memoria de quienes asistimos al Encuentro Nacional de Teatro realizado en SLP hace más de 40 años, con la primicia de su canción como uno de los más notables éxitos de este encuentro de actores, músicos y cantantes de protesta.

Cuando ese muchacho cantautor entonó los últimos versos de “La maldición de Malinche”,  comprendimos que México ya tenía en Gabino a uno de sus máximos exponentes en el Canto Nuevo. Pudimos ver al artista de gran talento, capaz de condensar nuestra historia en una sola canción, decir en un verso lo que Octavio Paz, el premio Nobel de Literatura tuvo que decir en todo un ensayo (Los hijos de la Malinche) y lo que tantos antropólogos, historiadores y sociólogos han escrito en un mar de libros sobre la idiosincrasia, los prejuicios sociales y la doble moral que nos pesan como lápidas sobre la espalda.

mujer-y-nino-indigenas

Palomares no usa el recurso fácil de culpar sólo al gobierno de estos males, nos grita a la cara nuestra propia responsabilidad como ciudadanos y como pueblo. Y casi como en una plegaria, deja plasmada la esperanza.

Tú, hipócrita que te muestras

humilde ante el extranjero

pero te vuelves soberbio

con tus hermanos del pueblo.

Oh, Maldición de Malinche,

enfermedad del presente

¿Cuándo dejarás mi tierra

cuando harás libre a mi gente?

Aquella noche de abril de 1975, cuando Palomares entonó el último verso de su maravillosa canción, se hizo primero un silencio total, nos había dejado pasmados, luego estallaron los aplausos, la gente se puso de pie y a gritos pidió que la cantara una, dos, tres veces más hasta terminar cantandola a coro con el artista. Fue un momento increible sentir y  ver cómo la gente hizo suya esta canción desde el primer acorde de la guitarra y el primer verso de su autor.

gabino-yo-soy-132

Desde entonces la carrera artística de Gabino Palomares fue creciendo de manera constante, grabó varios discos, compuso más canciones, ha llevado su palabra y su canto a todos los rincones del país, ha estado acompañando los movimientos y las luchas sociales de los trabajadores, los campesinos, los estudiantes, los maestros, las mujeres y los indígenas; en pocas palabras su canto acompaña siempre las más nobles causas de su pueblo porque ha sido y es un artista congruente con sus ideales.

Me gustaría que mis canciones estuvieran obsoletas; eso querría decir que los problemas sociales y políticos de los que hablo se han resuelto y que no tendríamos necesidad de hablar de ellos. Pero las canciones que escribí hace casi 45 años, parece que las escribí ayer para los problemas de hoy”, ha dicho reiteradamente el cantautor en diversas entrevistas periodísticas que viene ofreciendo a lo largo del país.

Y ahora no podía ser diferente, está recorriendo México, Estados Unidos y Canadá, en una gira de septiembre y octubre, con su concierto “Honrando Ayotzinapa y otros pendientes”, con motivo del segundo aniversario de la desaparición forzada de 43 estudiantes de la Normal Rural Isidro Burgos, de Ayotzinapa, cuando elementos criminales y agentes del estado asesinaron a seis jóvenes y desaparecieron a los 43 normalistas entre la noche del 26 y la mañana del 27 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero.

Dentro de esta gira, Gabino Palomares ofrecerá este sábado 24 de septiembre un concierto en Ensenada, Baja California, en el Teatro Universitario Benito Juárez, a partir de las 19:00 horas, organizado por el Semanario Cultural Bitácora con el apoyo de la Universidad Autónoma de Baja California-Escuela de Artes.

gabino-palomares-e1473826016740