La montaña fue a Javier Corral

El gobernador electo de Chihuahua, Javier Corral Jurado, recibió en su casa al arzobispo Constancio Miranda Weckman (el que casó a Enrique Peña Nieto y a Angélica Rivera en segunda nupcias) y a los obispos de Ciudad Juárez, de Cuauhtémoc, de Parral y de Nuevo Casas Grandes; así como a los sacerdotes Dizán Vázquez, Camilo Daniel y Javier Ávila: Éstos últimos, activistas sociales y defensores de los derechos humanos desde la década de los 80s.

Manuel Narváez Narváez* / A los 4 Vientos

Corral Jurado se hizo acompañar de su cónyuge, Cinthia Chavira, su brazo izquierdo, Víctor Quintana Silveyra y por su compadre, César Jáuregui Robles, ex diputado federal, ex senador y ex consejero de la Judicatura Federal.

La recepción de la cúpula católica del estado fue en el domicilio particular del matrimonio Corral-Chavira. Dicha reunión la dio a conocer el mismo mandatario electo a través de su twitter personal, quien aclaró que este diálogo se da con pleno respeto a todas las convicciones religiosas.

El acontecimiento reviste la mayor de las importancias, particularmente porque el catolicismo sigue manteniendo la hegemonía de la feligresía chihuahuense y por la influencia que aún ejerce sobre la población más humilde del estado.

Sin embargo, en el 2013, el semanario Proceso consignó en sus páginas que el senador de la república, Javier Corral Jurado denunció al gobernador César Horacio Duarte Jáquez ante la Secretaría de Gobernación y la Subsecretaría de Asuntos Religiosos, por violentar la Constitución y la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público.

La denuncia fue presentada el jueves 9 de mayo con el argumento de que Duarte participó, con carácter oficial, en un acto religioso de la Iglesia católica el pasado 20 de abril, en el que se consagró él y al estado de Chihuahua al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado de María.

duarte-consagracion
En una ceremonia religiosa multitudinaria, a la que acudieron los seis obispos de Chihuahua, 150 sacerdotes, el presidente del Supremo Tribunal de Justicia, el coordinador parlamentario del PRI en el Congreso local, el rector de a UABC y el presidente municipal de Chihuahua, el 20 de abril de 2013 el gobernador César Duarte consagró al Estado al Sagrado Corazón de Jesús y al Doloroso e Inmaculado Corazón de María.

Además, Corral señaló como infractores al arzobispo de la ciudad de Chihuahua, Constancio Miranda Weckmann y al obispo de la Tarahumara, Rafael Sandoval Sandoval.

El panista dijo: ‘Más allá de la vergonzosa utilización político-electorera de lo sagrado para el pueblo católico de Chihuahua y la penosa connivencia de los principales jerarcas del clero con la clase política priista, a la cabeza de ellos, Constancio Miranda Weckman, la tal consagración, hechos y dichos tanto del gobernador como de los obispos, constituyen uno de los actos de mayor provocación al Estado laico que se haya realizado en la vida pública de México, por lo menos en las últimas cuatro décadas’”.

Acusó que el acto del gobernador implica graves violaciones a la Constitución y a la Ley de Cultos y desafía la histórica separación Iglesia-Estado porque pone en marcha una operación política para declarar, en los hechos, a la religión católica como oficial en el estado de Chihuahua”.

Es preciso destacar que el recibimiento a la jerarquía católica se hace en el domicilio particular de Javier Corral y éste lo difunde en su cuenta personal de Twitter. La reunión se da en el contexto de que Corral es gobernador electo y que todavía no toma  la protesta de ley y, aunque la visita hubiese sido al revés, que el matrimonio Corral-Chavira acudiera al arzobispado, no incurre en violación alguna a la Constitución y a la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, porque lo hace a título personal y sin investidura oficial que atente contra el laicismo.

El dilema puede surgir si antes de que Javier Corral tome protesta como gobernador, no recibe a otros grupos religiosos. Tampoco significa que no pueda reunirse con ellos en Palacio de gobierno; en todo caso la trasgresión a la ley se configura sí el mandatario acude a una ceremonia religiosa en tal carácter y sometiera su representación a un culto o deidad, como se supone lo hizo César Duarte, según la denuncia interpuesta por el entonces senador.

Ahora bien, el que Corral haya advertido entonces que existía una operación política para declarar a la religión católica como oficial en el estado de Chihuahua, es un expediente abierto que debe cerrarse, para no dejar lugar a dudas. No sería sano que la dejara en el olvido porque se interpretaría que lo hace por razones de conveniencia temporal o coyunturas políticas».

Confío en que el gobernador electo va a ser diferente a sus antecesores. Espero que en los hechos se cristalicen esos anhelos de ser un modelo de gobierno para el país. Es cuanto.

MANUEL NARVAEZ NARVAEZ*Manuel Narváez. Jarocho de nacimiento y chihuahuense por adopción. Ex alumno de la FCA de la UACH. Ex -Diputado Federal y Local por Chih., ex Delegado de la Reforma Agraria. Múltiples cursos de Marketing Político y de Seguridad Nacional en USA. Analista Político y editorialista de diversos medios de comunicación. Director del periódico digital alcontacto.com.mx  ( mnarvaez2008@hotmail.com, Twitter; @manuelnarvaez65)