El repaso de los (D)años: Trump, Videgaray y el 2018

Una semana más ha pasado, y como lleva ocurriendo desde el auge de las redes sociales y las nuevas tecnologías, las noticias que se han publicado por los viejos y nuevos medios no son pocas. Vamos, pues, a repasar y analizar los hechos de la semana que dejamos atrás.

Daniel Arellano Gutiérrez* / A los 4 Vientos

luis-videgaray-renuncia-donald-trump

Las secuelas de Trump

Como todos atestiguamos la semana pasada, en una maniobra política calificada de “error histórico”, las consecuencias de la visita de Trump al país siguen cobrando cabezas. Ante el pronunciamiento de EPN vía Twitter declarando que los mexicanos no pagarían por el muro, el candidato republicano arremetió contra el mandatario, acusándolo de “violar las reglas del encuentro”, pues según declaró el magnate en entrevista con la cadena ABC “se acordó que el tema no sería discutido”, y en tono desafiante amenazó a México diciendo “veremos quién gana”.

Lo anterior se suma a la larga lista de amenazas e injurias declaradas por Trump contra México, siendo una de las más polémicas la pronunciada en marzo pasado, cuando el candidato dijo que “México no querrá jugar a la guerra con nosotros”. Al regresar a su país, Trump declaró que su visita a México fue un “éxito tremendo”.

Quizás va siendo momento de que los mexicanos, y sobre todo, los ensenadenses, comencemos a formular planes de contingencia ante la posible (y ahora probable) victoria de Trump en las elecciones norteamericanas.

¿Qué pasaría con estados como Baja California, donde la cultura fronteriza de la población está atiborrada de rasgos, prácticas, costumbres y modus vivendi gabachos? ¿Se reforzaría la identidad nacional, o, por el contrario, traicionaríamos al pueblo mexicano a cambio de ser aceptados por Estados Unidos? ¿Qué tipo de choque cultural e identitario atravesaría el Ensenadense al verse rechazado por el país que ha sentado los cimientos para la construcción de la mitad de su identidad?

Esta cuestión da mucho que pensar, sobre todo ahora que sabemos que Hillary Clinton, candidata demócrata de 64 años, padece neumonía, lo que sus detractores ya están esgrimiendo como argumento de que “no está en condiciones de salud apropiadas para gobernar”.

hillary
Hillary Clinton, candidata demócrata de 64 años, padece neumonía. Foto: Internet.

A lo anterior habría que agregar que el fundador de Wikileaks, Julian Assange, declaró hace unos días que esta semana publicará información que seguramente meterán en apuros a Hillary. En pocas palabras, Trump está cada vez más cerca de ocupar la casa blanca, si bien todavía siguen surgiendo apoyos para la candidata demócrata, por ejemplo, el co-fundador de Facebook, Dustin Moskovitz, quien prometió donar 20 millones de dólares a la campaña de Hillary Clinton.

Cabría mencionar que Hillary Clinton, al contrario de Donald Trump, decidió rechazar la invitación de Peña Nieto a Los Pinos, pues dijo estar “muy ocupada” trabajando en su campaña en EU como para darse una vuelta por tierras mexicanas. Con esto la candidata se unió al posicionamiento internacional de rechazo a la invitación de Trump a México, a la que también se han incorporado figuras del cine como el director mexicano Guillermo del Toro y la actriz Salma Hayek.

Continuando con la ola de furia nacional desatada por el gabinete presidencial y su magnífica idea de invitar a Donald Trump a tierras patrias, el miércoles pasado el gabinete presidencial sufrió un contundente descalabro político: el Secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, presentó su renuncia. Considerado por muchos el “hombre más fuerte del gabinete”, además del posible sucesor presidencial de EPN, Videgaray terminó pagando muy caro el error de Trump, y como cordero arrojado a los leones, es ahora quien funge de carnada para paliar el rencor de la población.

Sin embargo, en su paso por el puesto público encargado de promover el desarrollo económico del país, Videgaray no se fue sin dejar huella: dejó un país en ruinas, con una crisis en la que el dólar casi alcanza los 20 pesos y un desaceleramiento económico que tiene sus orígenes en la corrupción gubernamental y la caída de los precios del petróleo (gracias Reforma Energética).

videgaray
El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, presentó su renuncia tras la furia que desató la invitación de Donadl Trump al país.

Como bien mencionaron en una nota de Proceso, el presupuesto del 2017 confirma el fracaso de la política económica de Peña, su gabinete y sus reformas estructurales, pues contrario a lo especulado en su proyecto de nación a inicios de sexenio, el crecimiento económico del país ha ido en declive. A esto habría que añadirle los innumerables recortes a programas, coordinadoras, secretarías, departamentos, servicios, becas y apoyos del gobierno para el próximo año, que será nada más y nada menos de 239 mil 700 millones de pesos.

Claro, mientras tanto el paquete económico para el 2017—propuesto por el nuevo Secretario de Hacienda José Antonio Meade Kuribreña, incluye un aumento salarial para senadores, diputados, legisladores y hasta para el inepto de Peña Nieto. Por si fuera poco, otra nota de La Jornada señala que los intereses de la deuda pública nacional — $568 mil 197.6 millones para 2017—ascenderán a tal nivel que hoy superan el gasto social en educación, salud, desarrollo social e instituciones federales —556 mil 41.1 millones—.

Por suerte, la nación no está dispuesta a perdonar tan fácilmente errores garrafales como el de Trump y Videgaray, y varios sectores e actores sociales y políticas se encuentran trabajando ya para exigir lo que no pocos deseamos: que Enrique Peña Nieto renuncie a la presidencia de México. La senadora petista Layda Sansores —así como varios legisladores perredistas—, dejó claro este posicionamiento, al declarar que Peña Nieto debe ser “juzgado por traición a la patria”.

Así pues, para Peña las cosas se están poniendo difíciles. Esta semana 4 vientos compartió un texto de Ernesto Villanueva, donde se plantea la cuestión de si el presidente es apto psicológicamente para conducir el país, siendo que toda la evidencia apunta a que el mandatario padece de trastornos paranoico- esquizofrénicos: Peña no deja de delirar y percibir un México distinto al de la realidad. Esto lo pudimos constatar en la entrevista que le realizó el periodista Carlos Marín, donde el presidente demuestra que vive, definitivamente, en otro país.

De guerras mediáticas y las elecciones del 2018

amlo_salinas-960x500

Estamos a dos años de las elecciones presidenciales, momento histórico en que los mexicanos tendremos la oportunidad de sacar del poder al partido político que, tras una pausa de 12 años, regresó para terminar de sumir en la miseria al país , rematar los recursos nacionales y PRIvatizar los servicios públicos.

A pesar del tiempo que todavía tenemos que esperar para que se tapice la realidad de propaganda política, la partidocracia mexicana ya ha comenzado a preparar el campo de batalla. Las hipótesis sobre la estrategia política del PRIANRD cada vez se vuelven más palpables: desprestigiar a AMLO por todos los medios posibles, tal como ya lo hicieran los medios chayoteros y las cúpulas del poder en las elecciones del 2006 y 2012.

La jugada la encabeza ahora Ochoa Reza, líder nacional del PRI impuesto por EPN, quien la semana pasada retó a López Obrador a “debatir sobre corrupción”. Como era de esperarse, el candidato de Morena rechazó la invitación del líder priista y exigió debatir mejor con Salinas de Gortari, a quien señala detrás de las maniobras políticas del PRI —y de quien, por cierto, esta semana TV Azteca presentará el documental “Salinas, ascenso, visión, frustración”, donde seguramente veremos una serie de elogios presidenciales—.

Por otro lado, el PRD capitalino por fin “destapó” a su candidato presidencial para el 2018: se trata nada más y nada menos de Miguel Ángel Mancera, el repudiado y represor gobernador de la Ciudad de México, quien durante el sexenio peñista ha demostrado que no hay diferencias verdaderas entre las líneas del PRI, PAN y PRD. Claro, ahora que se acerca la contienda presidencial, el ahora candidato ya ha comenzado a desmarcarse del gobierno federal, empezando por rechazar, como el resto de la población, la visita de Donald Trump a Los Pinos.

Soluciones
Soluciones

Por el lado de la “Guerra mediática” que se vive en el país, la semana pasada Televisa sufrió otro golpe contra su ya moribundo rating, luego de que la empresa Megacable anunció que sacará del aire los 14 canales del consorcio televisivo por el vencimiento de su contrato. Claro, no es como que los que pagan cable sean muy asiduos a sintonizar canales de la calidad de Televisa, pero la diferencia es que ahora ya no será ni siquiera una opción para el espectador.

Un gran progreso en el frente mediático encabezado por Carmen Aristegui es que la ONU declaró la semana pasada que el despido de la periodista de MVS representa “graves violaciones a los derechos humanos”. El organismo internacional se pronunció en favor de Aristegui, al afirmar que sacar del aire a la periodista se trató de una maniobra orquestada desde el poder político federal como venganza por el reportaje de la Casa Blanca. Ya lo sabemos todos, pero que lo reconozca una instancia internacional de tal envergadura es una victoria en la lucha por la verdad y la libertad de expresión.

Sin embargo, a la par que se gana unas batallas, otras se pierde, pues la semana pasada el Consejo General del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) declaró que la denuncia contra el exlíder capitalino del PRI, Cuauhtémoc Gutiérrez —el monstruoso Jabba the Hut que tejió una red de prostitución (financiada con dinero público) al interior de las instalaciones de su partido—, son “infundadas”. Y al mero estilo de las surrealidades mexicanas, el cerdo priista ahora analiza demandar a Aristegui por “difamación”, ¡hazme el chingado favor!

cuauhtemoc-gutierrez-6374
Cuauhtémoc Gutiérrez, el monstruo que tejió una red de prostitución (financiada con dinero público) al interior de las instalaciones de su partido
DANIEL ARELLANO* Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Autónoma de Baja California. Reportero y articulista de A los 4 Vientos. Interesado en el periodismo de investigación, la literatura, el estudio de las ciencias sociales y el desarrollo político del país.