Diversidad

Las personas somos diferentes, todas.

José Luis Treviño Flores* / A los 4 Vientos

Las preferencias sexuales no debieran determinar los roles sociales, mucho menos la integración familiar o laboral. Para medir los alcances de las relaciones familiares óptimas o sanas no existe hasta la fecha una fórmula exitosa o test que arrojen datos objetivos de lo que debiera ser o no el producto de una familia integrada, con valores positivos; es muy difícil de cuantificar, medir y juzgar cómo se desenvuelven sus integrantes en la sociedad.

A propósito de la convocatoria de los grupos cristianos para una marcha a favor de la ‘familia’ y sus repercusiones en el ánimo social. Ellos dicen que todos tenemos mamá y papá, no dos papás o dos mamás, genéticamente y según la reproducción, necesariamente la única manera para concebir otro ser es así, pero con el avance de la ciencia ya no es determinante una relación sexual para tener hijos, existe la reproducción in vitro y por supuesto la nada ética clonación, hasta ahora, con el tiempo los parámetros y maneras de concebir pueden cambiar y no necesariamente van a responder a posturas morales, sino a necesidades muy especificas, sociales, históricas o médicas».

Las condiciones de reproductividad, y de reproducción, son inherentes a la capacidad humana no de procrear solamente, sino de proteger, cuidar, reproducirse en vínculos afectivos.

De acuerdo con Erich Fromm, quien fue un destacado psicoanalista, psicólogo social y filósofo humanista:

       “El amor es la forma productiva de la relación con otros y con uno mismo. Implica responsabilidad, cuidado, respeto y conocimiento, así como también el deseo de que la otra persona crezca y se desarrolle. Es la expresión de la intimidad entre dos seres humanos bajo la condición de la conservación de la integridad de cada uno.”

fromm-arte-de-amar

Alexander Magoun, doctor en historia,  define la familia de este modo:

       “Es el deseo apasionado y permanente por parte de dos o mas personas de producir juntas las condiciones en las que cada una pueda encontrarse y expresar espontáneamente su yo real; para producir juntas un suelo intelectual y un clima emocional en el que cada una pueda florecer, muy superior a lo que una u otra podría alcanzar sola.”

No se trata de posturas morales de agrupaciones sociales determinadas, los vinculos afectivos no se rigen por estándares sociales, por mucho que un estilo de vida, educación, presión social, códigos de relaciones implícitos pretendan regular desde modelos familiares, hasta el cómo se debe ‘educar’ hacia la intimidad y qué se ‘debe’ decir para ‘orientar’ desde las preferencias, hasta el trato que ‘merecen’ otros grupos humanos distintos a los que no se les considera aceptables por la mayoría, ya que no ‘viven’ según la generalidad, es un estigma fóbico, un devenir histórico de intolerancia y discriminación.

La discusión actual se centra en la posibilidad de adopción por parte de parejas del mismo sexo. La adopción de un ser humano es una enorme responsabilidad y no es garantía el que los adoptantes sean una pareja heterosexual para el óptimo desarrollo y educación de un niño, igualmente que sean pareja del mismo sexo, implica no solo solvencia moral y económica en lo familiar, tambien en el ámbito público un cuerpo legislativo maduro y progresista que deje de escuchar las voces conservadoras primitivas y fundamentalistas que en nada aportan hacia una sociedad inclusiva y tolerante».

adopcion-amor2

Según la Declaración de los Derechos Sexuales Universales menciona en:

[1]* “El Derecho a la Equidad Sexual. Este derecho se refiere a la oposición a todas las formas de discriminación, por razones de sexo, género, orientación sexual, edad, raza, clase social, religión o discapacidad física, psíquica o sensorial.”

También dice:

*“Respeto a las elecciones de los individuos basadas en sus creencias filosóficas o religiosas.”

*“Los estados promoverán el acceso de las niñas a la educación y los sistemas deben ofrecer oportunidades iguales a niños y niñas. Obligatoriedad de la educación de la sexualidad

Es absurdo pretender ostentar el matrimonio, convivencia, sociedad o como se le quiera llamar en una sola interpretación de hombre mujer, el que la gran mayoría vivamos una relación heterosexual no significa que todos deban vivir exactamente igual, otra declaración de los derechos sexuales dice en la parte de:

*El Derecho a la Privacidad Sexual: “Derecho a expresar las preferencias sexuales en la intimidad siempre que estas conductas no interfieran en los derechos sexuales de otros.”

Tomarse de la mano, besarse, darse un abrazo, todo mundo lo hace y eso no es intimidad, es una manifestación abierta de cariño y reciprocidad sin importar la preferencia, juzgar con mojigatería el hecho de observarlo entre personas del mismo sexo, es la parte que daña la convivencia social. Educación, es la única oportunidad para vencer posturas obtusas y de doble moral. Precisamente por no incluir manifiesta y responsablemente en los libros de texto la atención a la diversidad se generan informaciones tergiversadas acerca de las preferencias humanas en torno a la sexualidad.

diversidad-sexual-respeto

De acuerdo a la compilación de un estudio del Dr. Eusebio Rubio Aureoles, psicoterapeuta sexual, explica:

  • La sexualidad está presente en todos los niveles de la jerarquía.
  • Se requieren conceptos de aplicabilidad vertical.
  • La sexualidad necesita ser estudiada en todos los niveles de estudio

Hace una clara diferenciación del cómo abordar las potencialidades de la sexualidad y la urgente necesidad de insertar su correcto aprendizaje desde la educación básica, hasta la media superior y de acuerdo a la curricula vigente, éste esfuerzo, solo abordado en pequeños diplomados para dar respuesta oficial a la alarmante condición de salud pública en embarazos adolescentes, abuso y discriminación pero sin continuidad y sin presupuesto. El Dr. Rubio expone que para lograr vencer los tabúes, fobias, intolerancias e informaciones obtusas de la sexualidad, es vital emprender la permanente educación sexual. El entendimiento de las cuatro potencialidades son:

Reproductividad

Tanto la posibilidad humana de producir individuos que en gran medida sean similares (que no iguales) a los que los produjeron como las construcciones mentales que se producen acerca de esta posibilidad.

Género

La serie de construcciones mentales respecto a la pertenencia o no del individuo a las categorías dimórficas de los seres humanos: masculina y femenina, así como las características del individuo que lo ubican en algún punto del rango de diferencias.

Vinculación afectiva

La capacidad humana de desarrollar afectos intensos (resonancia afectiva) ante la presencia o ausencia, disponibilidad o indisponibilidad de otro ser humano en específico, así como las construcciones mentales, individuales y sociales que de ellos se derivan.

Erotismo

Los procesos humanos en torno al apetito por la excitación sexual, la excitación misma y el orgasmo, sus resultantes en la calidad placentera de esas vivencias, así como las construcciones mentales alrededor de estas experiencias.

Ésta última que tanto asusta a los grupos conservadores el tan sólo mencionarla en los libros de texto y que ha provocado desde amenazas de arrancar las hojas de los mismos, hasta realizar una hoguera pública.

Si no queremos discriminación, homofobia, embarazos y erotización tempranos, abuso y violación a mujeres, niños y niñas, adolescentes, entonces educar científica y abiertamente según el nivel escolar, es un principio para terminar con manifestaciones medievales donde sólo faltan las antorchas».

Pretender que las familias de parejas heterosexuales son la panacea de la armonía y la única e indivisible manera de educar hijos, es pretender que las preferencias sexuales no existen. Los grupos conservadores dicen que se debe proteger a la familia, cierto, muy cierto y cada pareja decide cómo hacerlo y nadie debe entrometerse en el cómo, mucho menos en qué pareja se elige para ello. Para un hijo biológico o adoptado no interesa quien lo proteja, interesa que lo hagan y que lo hagan bien.

diversidad-amense-unos-a-los-otros

Los valores de crianza no son exclusivos de los matrimonios heterosexuales, como tampoco el amor, la sexualidad o la capacidad de vínculos afectivos.

Mejor debieran hacer manifestaciones contra las violaciones a mujeres, niños y niñas, contra el estupro, contra toda fobia y discriminación, poner ejemplo hacia el interior de cada familia y explicar que las diferencias enriquecen a la sociedad y finalmente, que somos humanos, sólo eso y no importa nada más.

Salir a la calle y gritar contra los matrimonios entre personas del mismo sexo no va a desaparecer las preferencias. Yo me pregunto, éstos padres conservadores, ¿Qué van a hacer cuando uno de sus hijos o hijas manifiesten que son gays, lesbianas, bisexuales, que se quieren casar con su pareja del mismo sexo o que se sienten atrapados en cuerpos que no sienten sean cómodos para ellos y desean cambiar? ¿Qué les van a responder a sus amados hijos? ¿Los van a echar de la casa? ¿Los van a desconocer? ¿Qué?»

No hay respuestas sencillas para la complejidad humana, pero si hay respuestas sencillas para la diversidad: Amor, tolerancia, respeto, equidad, inclusión, educación.

[1] Tomado del PPT Sexual Rights and Human Rights.  Ingrid Geray, UNESCO, Human Eart.

José Luis Treviño Flores1*José Luis Treviño Flores, Coordinador Académico en el subsistema de secundarias técnicas. Escritor, dramaturgo.