Factible que en ocho años el 35% de la energía que consume México sea renovable y limpia

El CICESE organiza su Tercer Foro de Energías Renovables

Roberto Ulises Cruz Aguirre / Todos@Cicese

Ensenada, Baja California, México, 26 de agosto de 2016.- Aparte de los numerosos proyectos que desarrolla el CICESE en el marco del Centro Mexicano de Innovación en Energía Geotérmica (CEMIE-Geo), el cual lidera, son 14 proyectos más los que este centro de investigación desarrolla actualmente en temas relacionados con producción de energía a partir de recursos marinos (oleaje y corrientes), eólicos, biocombustibles, desalinización de agua y mitigación de impactos.

Loa anterior trascendió en el Tercer Foro de Energías Renovables que se realizó aquí, y en donde se informó que 10 por ciento del total de la energía que actualmente consume México proviene de este sector.

Además, el Dr. Antonio del Río Portilla, responsable técnico del Centro Mexicano de Innovación en Energía Solar (CEMIE-Sol), consideró factible que 35 por ciento de la energía que consumirá nuestro país en 2024 provenga de energías renovables y limpias, tal y como establece la Ley para el Aprovechamiento de Energías Renovables y el Financiamiento de la Transición Energética.

Explicó que, por definición, las energías limpias incluyen la nuclear y el gas natural, cuyo uso está creciendo con la reconversión de varias plantas generadoras.

El foro, según definió uno de los organizadores, el Dr. Daniel Sauceda, líder del grupo de energías alternas en el CICESE, tuvo como principal objetivo lograr que empresarios, académicos, estudiantes y el público en general, coincidieran para discutir y abordar estos temas desde diferentes perspectivas.

CICESE FORO ENERGIA RENOVABLE PONENTES
Ponentes del Foro de Recursos Renovables (Cortesía CICESE)

El programa incluyó tres conferencias magistrales: «El Centro Mexicano de Innovación en Energía Geotérmica (CEMIE-Geo)», a cargo del Dr. Thomas Kretzschmar, investigador del CICESE; «Modelo alternativo de vinculación: Impactos financieros y sociales del investigador-académico en México a través de proyectos energéticos», a cargo del Mtro. Francisco Acuña, de la firma In Trust Global Investments, y «El CEMIE-Sol: una organización en red para fomentar la innovación en energías renovables», a cargo del Dr. Antonio Del Río Portilla.

Además, el propio Daniel Sauceda presentó los proyectos de investigación que actualmente desarrolla el CICESE en temas de energías alternas, sumando 14 en total, además de los que se realizan en el CEMIE-Geo, donde participan varios investigadores de este centro.

Algunos de estos proyectos tienen financiamiento interno, en otros los recursos provienen del fondo de la Secretaría de Energía y el CONACYT, y uno por la Comunidad Europea.

Por temas, tres están relacionados con energía de oleaje, uno por corrientes de marea, dos eólicos en mar y uno en tierra, tres en biocombustibles, uno de desalinización, uno de mitigación de impactos, uno de producción de polímeros y uno para propiciar el desarrollo de las comunidades.

Se presentó también el documental “Cambio de Paradigma”, que plasma las experiencias de académicos mexicanos que vinculan sus investigaciones con comunidades rurales, a través del programa de Liderazgo en Energías Renovables y Eficiencia Energética en el que participan.

Este programa es coordinado por la firma internacional InTrust Global Investments en alianza con el Centro de Salud Pública y Medio Ambiente de la Universidad de Harvard, y financiado por la Secretaría de Energía (SENER) y la Secretaría de Educación Pública.

CICESE FORO ENERGIA RENOVABLE 1
El doctor Thomas Kretzschmar reconoció que el desarrollo de los Centros Mexicanos de Innovación en Energía que impulsó la SENER y el CONACYT en 2013, no ha estado exento de contratiempos. (Foto: Cortesía CICESE).

Durante la inauguración del foro, el director general del CICESE, Dr. Guido Marinone Moschetto, destacó que “desarrollar energías renovables conlleva diversas ventajas, entre las que destaca el incremento en la oferta y calidad de energía para que los países puedan satisfacer sus necesidades. También garantiza la renovación y sustentabilidad de los recursos, reduce la emisión de contaminantes, económicamente son viables, e invita a utilizar recursos que están disponibles localmente, de una manera amigable”.

Además de establecer nuevas colaboraciones, confió en que este foro permitirá fortalecer las que ya existen, así como establecer “nuevos proyectos con el fin de que mejoremos nuestro conocimiento en esta área y podamos contribuir de manera importante con su desarrollo”.

En conferencia de prensa, el Dr. Antonio del Río, quien además de ser el responsable técnico del CEMIE-Sol es director del Instituto de Energías Renovables de la UNAM, reconoció que son dos los principales inhibidores que frenan el desarrollo de estas energías en México: las tasas de retorno de inversión, que son a largo plazo, y que la mayoría de las fuentes de energía son intermitentes, a excepción de la geotérmica y la producción de biocombustibles.

Por su parte, Thomas Kretzschmar reconoció que el desarrollo de los Centros Mexicanos de Innovación en Energía que impulsó la SENER y el CONACYT en 2013, no ha estado exento de contratiempos. Al llegar casi a la mitad del tiempo convenido para su operación, “nos gustaría estar más avanzados que como estamos, pero la asignación de los recursos al inicio del proyecto fue un contratiempo significativo”.

Además, no es fácil coordinar el trabajo de diferentes instituciones educativas junto con empresas desde el punto de vista administrativo (en el CEMIE-Geo participan siete instituciones académicas, 17 empresas privadas y una pública, así como 145 investigadores, 142 técnicos, 114 estudiantes y 31 administrativos), pero aseguró haber encontrado ya una base común de operación.

Por ello, consideró que los 30 proyectos de investigación, dos transversales y uno de operación que desarrollan “van caminando bastante bien; se ven los grupos de trabajo, un frente común y el esfuerzo de todos los participantes”.