Exigen revisar las condiciones de seguridad y operación de los microbuses porteños

Esta semana de inicio de clases dejó al descubierto –nuevamente- las pésimas condiciones mecánicas y de seguridad con la que operan las unidades transporte público de pasajeros en la ciudad de Ensenada, así como la falta de supervisión y vigilancia tanto a los vehículos como a los choferes por parte de la Unidad Municipal de Transporte (UMT).

Alan Bañaga Castro / Movimiento #NiUnPesoMás / A los Cuatro Vientos / Foto principal: El Vigía

Apenas iniciadas las clases se sumaron a la larga lista dos accidentes automovilísticos más, con un resultado lamentable de por los menos 12 lesionados, entre ellos la mitad fueron estudiantes.

El primer accidente sucedió el lunes 22 de agosto y lo protagonizó un microbús de la empresa Amarillo y Blanco que según el parte de Tránsito, se provocó  por una falla mecánica en la unidad al quedarse sin frenos en la entrada a Ensenada por la carretera que conduce al valle de Ojos Negros.

El segundo sucedió por la imprudencia del chofer de un microbús de la empresa El Vigía, que dejo como resultado siete heridos residentes de la colonia Cañón Buena Vista de Maneadero, en la carretera transpeninsular.

Estos desafortunados accidentes se suman a una larga lista de percances provocados por la irresponsabilidad de las empresas de transporte de pasajeros ocurridos en los últimos 8 meses, lo que hace evidente que ni la UMT, ni el Cabildo, ni el Presidente Municipal Gilberto Hirata Chico están al pendiente de que se efectúen las revisiones y supervisiones a los vehículos del transporte, lo cual expone a los usuarios todos los días a viajar en condiciones totalmente inseguras.

Los accidentes dejan en claro la irresponsabilidad de los propietarios de las unidades de transporte que no realizan periódicamente el mantenimiento mecánico de los vehículos, y también la nula capacitación y supervisión en la operación  de ls choferes, así como la imprudencia de los operadores de los microbuses.

MICRO CHOCA CON CAMION PARADO
Las unidades de la empresa El Vigía no es la primera vez que se involucran en graves accidentes de tránsito (Archivo).

Pero la responsabilidad principal de los accidentes recae en los funcionarios municipales del transporte, quienes por ley están obligados a someter periódicamente a revisión tanto las condiciones mecánicas de los vehículos de transporte, como la supervisión de las condiciones físicas, de salud y destreza de los choferes de las unidades y la seguridad de los usuarios.

Persiste el conflicto de intereses de la titular de la comisión de transporte del Cabildo, regidora Columba Domínguez, por ser la responsable de la vigilancia del transporte y a su vez ser accionista de una empresa  concesionaria del ramo.

La principal preocupación de esta funcionaria municipal ha sido, en las últimas semanas, la competencia que representan nuevas empresas transportistas, en lugar de preocuparle los daños ocasionados a los usuarios del transporte por las empresas que ella representa.

Por tal motivo, hacemos un llamado al Presidente Municipal, Síndicos y Regidores para que sean llamados a comparecer ante el pleno del cabildo a los funcionarios responsables de la Unidad Municipal del Transporte y a los concesionarios de las empresas transportistas.

Ello para que se les exija el cumplimiento de la ley, que garanticen la seguridad de los usuarios y prevengan nuevos accidentes para evitar daños materiales, lesiones y pérdidas humanas.