Proyecto de puerto en Santa Rosaliíta carece de estudios técnicos

La escala náutica que Francisco Vega de Lamadrid, gobernador de Baja California, impulsa para las navieras de cruceros turísticos de los Estados Unidos en Santa Rosaliíta, comunidad pesquera del municipio de Ensenada con menos de 150 habitantes, no tiene registro de estudios técnicos, costeros y de mercado en la SEMARNAT.

A los Cuatro Vientos / Ensenada Ciudadana

Ensenada, B.C., a 23 de agosto de 2016.- La organización Ensenada Ciudadana confirmó lo anterior cuando solicitó infructuosamente a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) los «modelos numéricos de propagación de oleaje, hidrodinámico y de transporte de sedimentos” para el desarrollo de una terminal portuaria para cruceros turísticos en la villa pesquera Santa Rosaliíta, 525 kilómetros al Sur de la ciudad de Ensenada.

Gabriel Camacho Jiménez, oceanólogo y Ciudadano Distinguido de Ensenada en Ecología para el año 2011, manifestó que fue la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA) de la SEMARNAT, la oficina que confirmó la inexistencia de la documentación ambiental de un proyecto que especialistas de la universidad estatal rechazan por ser técnica, económica y financieramente “inviable”.

El también miembro de la organización no gubernamental Ensenada Ciudadana informó que la institución pidió al gobierno federal la documentación que se mencionan en la página 375 del «Manifiesto de Impacto Ambiental para la conclusión de las obras y actividades de la escala náutica Santa Rosaliíta en B.C.», que actualmente se somete a evaluación con clave número 02BC2016T0018.

En respuesta, la DGRA respondió: «(Se) realizó la búsqueda correspondiente, encontrándose el proyecto referido; sin embargo, de la revisión a dicho expediente, NO SE ENCONTRÓ haya sido ingresada la información solicitada, ya sea en la Manifestación de Impacto Ambiental o en documento posterior».

Por ello, para el ambientalista el proyecto náutico carece de la información necesaria para evaluar los impactos en el sistema ambiental costero, principalmente en los procesos de sedimentación y erosión de la playa, derivados de las obras de construcción y operación de las instalaciones marítimas como lo son las escolleras, muelles y estructuras de protección sumergidas.

SANTA ROSALIITA PUERTO
La obra inconclusa en Santa Rosaliíta, hoy abandonada y hundida parcialmente por arena (Fotos: Archivo).

Al no contar con esta información se pueden generar afectaciones ambientales significativas; y lo más importante, el proyecto puede representar altos costos de mantenimiento para controlar los procesos de erosión y sedimentación, constituyendo así una mala inversión al ser inviable económicamente”.

A decir de Camacho Jiménez, el manifiesto ambiental tampoco evalúa ni respalda la posible derrama económica a través de algún estudio o análisis de mercado, o un plan de negocios del proyecto.

“Simplemente no presenta algún estudio social o de trabajo previo con la comunidad (de la región a beneficiar con la obra) que asegure la concordancia del proyecto con los intereses y perspectivas de desarrollo de los integrantes de Santa Rosaliíta”.

Además –concluyó-, el proyecto que el gobernador Vega de Lamadrid ofrece en asociación en participación con las empresas navieras de la Unión Americana y El Caribe, pese a que siete investigadores de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) afirman que construir un puerto en Santa Rosaliíta es un propósito técnicamente “infame” y presupuestalmente “muy costoso e inviable” –ver la liga http://www.4vientos.net/?p=41938–, carece de la información necesaria para evaluar los impactos ambientales generados por la descarga de una planta desalinizadora considerada dentro del proyecto.

“Por lo anterior, la SEMARNAT deberá negar la autorización al proyecto al carecer éste de estudios fundamentales que le permitan evaluar adecuadamente los impactos ambientales generados” por la propuesta que el 25 de abril presentó el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (FONATUR).

En diciembre de 2015, A los Cuatro Vientos publicó –ir a la liga http://www.4vientos.net/?p=40556- cómo Vega de Lamadrid insistía en impulsar el proyecto pese a que en octubre de ese año la Dirección General de Marina y Puertos Mercantes de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) determinó que sería San Carlos (Baja California Sur), y no Santa Rosaliíta, el sitio que albergará una terminal para el arribo de cruceros turísticos en su ruta hacia el sur de la península.