El SNTE y la Reforma Educativa: el caso de Elba Esther Gordillo

Durante más de 20 años, Elba Esther Gordillo (conocida también como “La Maestra”) estuvo al frente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), el gremio sindical más grande de toda Latinoamérica.

Daniel Arellano Gutiérrez* / A los 4 Vientos

A lo largo de su dirigencia, Elba Esther Gordillo llevó a cabo múltiples prácticas del “charrismo sindical”, entre ellas el desvío de fondos, el acarreo de votos (como el Operativo electoral Ágora, que le concedió a Enrique Peña Nieto 5 millones de votos), el enriquecimiento ilícito y en general, la subordinación del SNTE a los designios del gobierno federal a cambio de favores y posiciones políticas.

Esta semana Proceso TV publicó un reportaje especial (disponible aquí y al final de este artículo) sobre la “intrincada red financiera” que Elba Esther Gordillo tejió y utilizó durante decenios para “ordeñar los fondos del SNTE”, maniobra que pudo llevar a cabo gracias a la creación de empresas fantasma y casas crediticias con el apoyo de Enrique Martínez Ríos, ex funcionario del Banco Nacional de Comercio Exterior. Hoy la maestra es procesada por el desvío de 1, 900 millones de pesos, sin embargo, luego de un proceso penal de 3 años la ex líder sindical continua sin sentencia por “falta de pruebas”, falacia gubernamental que el reportaje de Proceso desmiente tajantemente.

Mientras Elba Esther Gordillo permanece tras las rejas pero sin sentencia, la CNTE continua con su lucha disidente por todo el país con el objetivo de derogar la mal llamada reforma educativa. Es en este panorama que surge una pregunta importante: ¿Qué papel jugó la ex líder sindical en la imposición de la actual Reforma Educativa? ¿Por qué el gobierno de Enrique Peña Nieto decidió, después de tantos sexenios, encarcelar a la ex líder sindical? Las respuestas a estas incógnitas son las que pretendemos desarrollar en el siguiente trabajo.

Sin lugar a dudas, un elemento indispensable en la implementación de la reforma educativa fue el desprestigio de Elba Esther Gor­dillo, estrategia utilizada por la cúpula política (EPN y en su momento los integrantes del Pacto por México) para que los cambios legislativos que proponían ganaran la simpatía y la acepta­ción de la población. Elba Esther fue el conejillo de indias, y a su vez, sirvió como ancla para echarles la culpa a los maestros de las deficiencias del sistema educativo a nivel nacional. A partir de esto, impulsaron una campaña mediática para desprestigiar a todos los docentes (sin distinguir entre SNTE y CNTE), operada desde la misma Secretaría de Educación Pública ¿El resultado? Elba Esther Gordillo Morales terminó en la cárcel. Pero la cosa no fue tan sencilla. Profundicemos en el papel que esta polémica maestra desempeñó en la implementación de la actual reforma educativa.

La reforma educativa fue planeada ignorando a Elba Esther Gordillo, líder moral del magiste­rio. A este personaje más bien le impusieron la reforma. Los hechos que dan cuenta de ello son los siguientes: Peña Nieto presentó ante la cámara de diputados la iniciativa de reforma a los artículos tercero y 73 sin su presen­cia, le hicieron el vacío al Secretario General del SNTE, cuya presencia no fue mencionada en la presentación y salió del recinto antes de que ésta finalizara.

En un principio, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) le envió un mensaje a Peña Nieto comunicando su “disposición a negociar”, diciendo que estaría de acuerdo con una reforma educativa. Sin embargo, al percatarse de que no estaban siendo tomados en cuenta, Elba Esther Gordillo Morales convocó a la 35 sesión extraordinaria de su Consejo Nacional, para encontrarse el 18 y 19 de diciembre del 2012. Celebró con esto su Consejo Nacional con poco más de 300 concejales.

 

Charrismo sindical
Charrismo sindical

Aún estaban sesionando cuando en la Cámara de Diputados ya se había aprobado la reforma educativa, sin tomar en cuenta los planteamientos que hubieran querido hacer los del Sindicato. En la prensa nacional, trascendió que integrantes del gremio de los maestros también buscaron reuniones con las distintas fuerzas políticas representadas en el Palacio Legislativo de San Lázaro, con el propósito de afinar la reforma. Todos los esfuerzos fueron en vano, pues no consiguieron un solo encuentro.

En entrevista televisiva, Elba Esther Gordillo afirmó que acudieron a la Secretaría de Educación Pública a presentar un documento de observacio­nes a la reforma y que Emilio Chuayfet, el Secretario de Educación Públi­ca, no los recibió. Tuvieron que dejar el documento por oficialía de partes.

En las cámaras de diputados y senadores, los funcionarios amparados por el Pacto por México trabajaron a marchas forzadas con tal de aprobar rápidamente la reforma, como si los fueran persiguiendo. Mientras tanto, se aprobaba el presupuesto de egresos para el 2013, esto es, del gasto público. La dirigencia del SNTE se molestó mucho por el recorte presupuestal que hicieron. Tan solo para la creación de plazas, recortaron 400 millones de pesos respecto del 2012.

Lo que faltaba después de haber aprobado la reforma en las cámaras de diputados y senadores, era consultar a los Congresos de los estados. Para que ésta pudiera incluirse en la Constitución, tendrían que aprobarla el 50% más uno, por lo que se inició la consulta en cada estado de la república.

En los congresos locales los diputados de Nueva Alianza –partido afín, por no decir propiedad de Elba Esther Gordillo– argumentaron y votaron en contra de la reforma. En tanto se aprobaba la Reforma Constitucional en 10 de los congresos de los estados, el SNTE hacía reuniones para definir un plan de acción para oponerse.

Candidato Nueva Alianza. Carton: Pacote
Candidato Nueva Alianza. Carton: Pacote

Mientras tanto, Emilio Chuayffet convocaba a los 32 titulares del ramo en las entidades para dar los primeros pasos hacia la reforma educativa pactada. En el contexto de la reunión extraordinaria del Consejo Nacional de Au­toridades Educativas (Conaedu), aprobaron por unanimidad un punto de acuerdo para respaldar la reforma, bajo el matiz de que el Sistema Profesio­nal de Docentes (SPD) respetaría la permanencia de los maestros en servicio: los maestros con plaza no serían despedidos, aunque no salieran bien en las evaluaciones, dijeron.

Debido a la falta de recursos, torpeza en la gestión gubernamental y burocratismo, había en el país 40 mil directores de escuelas y 16 mil super­visores sin nombramiento oficial. De este problema, no comentaron nada. Una consecuencia de la moribunda reforma educativa es que sus inexistentes plazas serían lanzadas a concurso. Así, una maestra que hubiera sido directora durante 10 años podría enterarse, de un día a otro, que su lugar fue ganado por un recién egresado de la Universidad Pedagógica Nacional.

Elba Esther y el SNTE amagaron con oponerse muy fuerte a la reforma, estaban convergiendo con los planteamientos de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que representa la fracción de­mocrática del Sindicato, y que históricamente se ha opuesto a las medidas coercitivas del gobierno y también a Elba Esther. Para evitar que se pudie­ran unir y hacer un frente contra la reforma, los operadores de la misma pospusieron la discusión, relajaron las tensiones hasta la elaboración de la Ley Reglamentaria y los nombramientos del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).

Durante esa temporada se calmó Elba Esther, pues quería tiempo para negociar y quedar bien parada. Sin embargo, no pudieron llegar a un acuerdo. El 26 de Febrero del 2013, el grupo en el poder decidió encarcelar a Elba Esther Gordillo, asumiendo los riesgos políticos que ello implicase. Para ese entonces ya habían amenazado a su familia, hecho que ella misma declaró en entrevista televisiva: “no tendrían que meterse con mis nietos, pero si lo hacen allá ellos y su conciencia”. Con lo anterior Elba Esther daba a entender que no cedería ante presiones de ese tipo.

Pez Gordillo. Imagen: Internet
Pez Gordillo. Imagen: Internet

Recordemos cómo al expresidente de México, Miguel de la Madrid Hur­tado, sí lo hicieron retractarse, cuando en entrevista con Carmen Aristegui denunció a Carlos Salinas de Gortari diciendo que se robó la partida pre­supuestal secreta. Ese mismo día recibió la visita de Emilio Gamboa Patrón— quien ahora es el flamante Presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República—, habló con él y al otro día, ¡Miguel de la Madrid se retractó! Diciendo incluso que ya se le olvidaban las cosas, que casi casi lo había dicho porque tenía demencia senil… Con Elba Esther no pudieron aplicar el mismo método.

Había anunciado su epitafio: “Vivió como guerrera y murió como guerrera”. Estaba dispuesta a enfrentarse con Peña Nieto y con su grupo, ese era el mensaje. El grupo en el poder tomó la decisión de encarcelarla y romper total­mente con ella porque estaban ante una contradicción insalvable: ¿cómo conciliar los intereses de Elba Esther Gordillo con las nuevas necesidades del Estado? No podían permitir que siguiera jugando con el papel de intermediaria en las relaciones laborales entre el Estado y el Sindicato, ¿para qué necesitarían una intermediaria de un Sindicato que quieren desaparecer?

«En el Sindicato, la maestra Gordillo tenía como función principal el

sometimiento y

control de los maestros…»

Elba Esther no fue a la cárcel porque la élite política estuviera disgustada con los servicios electorales que les había proporcionó. Tampoco estaban inconformes con los servicios de Elba Esther respecto al control de los maestros y de contención salarial, ni a disgusto por su pa­pel de desorganizadora y desmanteladora de la resistencia y oposición de los maestros democráticos. Muchos menos desilusionados porque hubiera evitado la democra­cia sindical en el gremio magisterial. No fue por eso. Lo que sucedió fue que ya no la necesitaban, ahora, por el contrario, les estorbaba.

En el Sindicato, la maestra Gordillo tenía como función principal el sometimiento y control de los maestros. Con la reforma educativa, las tareas de La Maestra serían realizadas por ellos mismos. Como en el circo romano, la élite política decidió que Elba Esther Gordillo ya no les era útil, así que la aventó al centro del coliseo para que la engulleran los leones, esto con el objetivo de calmar las ansias y necesidades de justicia (o venganza) de la población mexicana.

Hoy Elba Esther Gordillo sigue tras las rejas, a la espera de una sentencia que no se ve cerca de llegar. Mientras tanto, la Reforma Educativa agoniza luego de que los hechos brutales de la policía federal en Nochixtlán la dejaran sin cabeza. Al Grupo Atlacomulco no le han salido bien las jugadas políticas, y hoy su hijo prolijo, Enrique Peña Nieto, gobierno con apenas el 24% de aprobación de la población. De seguir así, puede que pronto veamos por fin cómo se cumple uno de los sueños más añorados por muchísimos mexicanos: ver a los todos políticos descompuestos y corrutpos detrás de las rejas.

A continuación encontrarán el reportaje de Proceso titulado «Los sospechosos dineros de la SNTE«:

 

* Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Autónoma de Baja California.DANIEL ARELLANO Reportero y articulista de A los 4 Vientos. Interesado en el periodismo de investigación, la literatura, el estudio de las ciencias sociales y el desarrollo político del país.