Suicide Squad: Alegoría de la antigua mexicanidad o la ponderación de la Santa Muerte.

Tal vez desde perspectivas eminentemente de lenguaje cinematográfico, el observar a una semidiosa prehispánica encarnada en una bruja de poderes inimaginables y a un pandillero latino poseído por una fuerza sobrenatural también prehispánica, que le permite controlar el fuego, sea sólo un buen argumento que soluciona el anticlímax de la historia.

José Luis Treviño Flores* / A los 4 Vientos

Dos fuerzas en contraposición intervenidas por el hermano guerrero de la bruja Enchantress. Ahora bien, no podemos descartar la simbología implícita del recurso, es evidente la subida a escena del poder azteca en Hollywood, hasta Suicide Squad no habían recibido tantos beneplácitos los héroes, mucho menos los antihéroes.

Una imagen en el cine que rodeada de signos explícitos, que a su vez nos ofrecen un significado que se convierte en significante y que no solo tiene impacto sino que además evoca valores y sentimientos, representando ideas abstractas de una manera metafórica o alegórica, toma una nueva dimensión conocida como símbolo.

El personaje El Diablo, interpretado por Jay Hernández que se convierte al final en su verdadero yo interior que es el espíritu que lo poseé, evoca un guerrero azteca cadavérico con todo y plumas que en matices contrastantes también tiene atribuciones de la Santa Muerte».

El contexto sociocultural es de una justificación asombrosamente inteligente por parte de la producción creativa del filme, el espectador latino no solo se encuentra en la cúspide de su propia representación alegórica, sino que según el grado del capital cultural del individuo asumirá convenientemente un rol social específico extrapolado de la película.

El Diablo Jay Hernández y la Santa MuerteEs preocupante el grado de manipulación de los guionistas hacia nuestra cultura.

Las generaciones hijas del video y los videojuegos fueron formadas con una simbología muy distinta y que toma por inamovibles ciertos símbolos repetidos hasta el cansancio en su psique.

“Ya estas ‘debidamente’ representado en la pantalla grande, en la chica y en el mundo virtual, acéptatelo tal cual, te damos tu lugar y somos tan democráticos que te incluimos en nuestro ‘mundo’ fantástico con todo y tu deplorable pandillero que asesina esposa e hijos, que por cierto estaba bajo el influjo de un espíritu (que podría ser drogas) y no es directamente culpable, también te justificamos”.

¿Por qué la preocupación por un filme que es divertido, palomero y con personajes aceptados por todo mundo desde hace casi cien años?

suicidio1

Simple, dichos personajes han trastocado el desarrollo cronológico de nuestros niños y adolescentes promoviendo una erotización temprana y una tergiversación de una aparente realidad aceptada por todos, es decir: El llevar al terreno virtual cada valor, conducta, cultura, historicidad, idiosincrasia, regionalismo y hasta las raíces y origines de muchos pueblos a lo largo y ancho del globo que poseían una mística histórica relevante que podrían aportar valores en éste ya globalizado terreno, Hollywood se los está apropiando y convirtiendo en una caricatura grotesca dando prioridad a la violencia explícita e implícita convirtiendo a un pandillero asesino en un antihéroe de culto para nuestros niños y adolescentes.

Separar la realidad de la realidad virtual es cada vez mas difícil y estamos en un punto de aceptación casi inmediato sin filtro valoral.

Sin caer en un discurso sesentero trasnochado y retomar una frase que los comerciantes de las voluntades humanas se han encargado de presentarlo como, acabado, recalcitrante y fuera de contexto, podemos decir: El imperio del american way hoy por hoy, nos tiene agarrados de los cojones, y lo más trágico, es que la gran mayoría no se da cuenta del proceso de transculturización efectiva.

La revolución inadvertida que la red virtual poseé, es insospechable.

WP_20160716_16_08_56_Pro (2)José Luis Treviño Flores, Coordinador Académico en el subsistema de secundarias técnicas. Escritor, dramaturgo.