Derogan pensión vitalicia y hereditaria para jueces de BC

El Consejo de la Judicatura Estatal (CJE) derogó por unanimidad el reglamento sobre la pensión vitalicia y hereditaria a los integrantes del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) del Estado, mismo que aprobó el Poder Judicial en febrero de este año.

A los Cuatro Vientos

Mexicali, 3 de agosto.- Así, quedó sin efecto el Haber de Retiro de más de 130 mil pesos mensuales que corresponden al cien por ciento del sueldo mensual de cada uno de los 17 magistrados que integran el TSJ en 2016.

El presidente del Poder Judicial, magistrado Jorge Armando Vásquez, expresó que luego de realizar un análisis al interior del Tribunal y del Consejo de la Judicatura, y de “velar por los intereses de Baja California”, en sesión extraordinaria se sometió a votación el dejar sin efecto los cambios que se hicieron al Reglamento de la Ley Orgánica del Poder Judicial para gozar la controversial pensión.

PODER JUDICIAL BC EDIFICIO MEXICALI

No obstante, adelantó que en breve se retomará el tema ya que los magistrados no tienen cobertura de servicios pensionarios.

La pensión vitalicia y hereditaria que se auto asignó el poder judicial en Baja California generó que la legislatura estatal interpusiera en la Suprema Corte de Justicia de la Nación un juicio de controversia constitucional.

También una declaración de procedencia de juicio político en contra del presidente del Tribunal Jorge Armando Vásquez, y de los consejeros de la Judicatura por aprobar el Haber de Retiro.

El tema causó polémica en redes sociales, donde se le ligó a la corrupción (Foto: Internet).
El tema causó polémica en redes sociales, donde se le ligó a la corrupción (Foto: Internet).

El 2 de febrero, los magistrados votaron a favor de reformas al artículo 15 de la Ley Orgánica del Poder Judicial del estado de Baja California en el que se establecen las reglas para el otorgamiento del haber por retiro o jubilación a los magistrados que han sido ratificados.

En la exposición de motivos, publicado en el Boletín Judicial, los auto beneficiados detallaron que la pensión era “una garantía a favor de la sociedad”, pues ayudaría a los magistrados a dedicarse “de forma exclusiva a su labor, despreocupados de su futuro a corto, mediano e, incluso, largo plazo”, además de permitirles estabilidad, “condición indispensable para mantener la condición de independencia y autonomía judicial” en sus decisiones.