De Felipe Calderón y otros presidentes neoliberales

La integración de Felipe Calderón Hinojosa como miembro independiente al consejo de administración de la empresa de energía, Avangrid (filial del consorcio español Iberdrola), confirma la inclinación contemporánea de los altos políticos mexicanos de tejer fuertes lazos con el gran capital privado.

Alfredo García Galindo/ A los Cuatro Vientos

Se trata de un rasgo característico del papel de la política en tiempos neoliberales: establecer alianzas coincidentes con la lógica económica de que la salud del interés privado de las grandes corporaciones corresponde en forma automática con el bienestar de toda la población.

Eso en el mejor de los casos si es que diéramos por sentado que no existe una pretensión de beneficio personal de los actores de la política; pero en el caso de Calderón, parece que ocurren ambas cosas: no hay más modelo al que dar continuidad que el del capitalismo neoliberal y no hay mejor manera de continuar una carrera política personal que ocupar una silla en el consejo directivo de una gran corporación.

Asistimos a la continuidad de la tendencia mostrada por los llamados sexenios neoliberales de registrar en el currículum pasado o presente de sus máximos dirigentes una posición destacada en alguna gran empresa o formar parte de alguna instancia encargada de promover el mercado global.

La lista es elocuente: Carlos Salinas, quien pretendió asumir la dirección de la Organización Mundial de Comercio al término de su sexenio; Ernesto Zedillo como miembro honorario de diversos consejos ejecutivos privados; Vicente Fox como expresidente de Coca-Cola para América Latina y ahora, Felipe Calderón en Avangrid».

Nombres y apellidos cuya enunciación nos recuerda que México ha insistido en los últimos 30 años en la instrumentación a ultranza del neoliberalismo el cual ha dado como resultado lo que corroboramos con la evidencia cotidiana –pobreza, marginación, desigualdad y una terrorífica violencia-.

avangrid
Estreno bursátil de Avangrid en Wall Street el pasado diciembre. Avangrid es empresa filial de la trasnacional energética española Iberdrola que ha registrado un beneficio neto de 1.457 millones de euros durante los seis primeros meses del año.

Jefes del ejecutivo federal que mantuvieron como dogma todas las instrucciones que el Fondo Monetario Internacional le ha dado al país para “convertirse en una potencia económica”, comenzando por la de facilitar en lo posible las actividades del gran capital nacional e internacional.

Felipe Calderón es entonces, por la vía de su biografía personal, el ejemplo por antonomasia de cómo el capitalismo neoliberal ha sido sublimado de tal manera, que los destinos de un país han terminado por ser ajustados a los requerimientos de los grandes consorcios privados.

Así, mientras las décadas continúan su paso y cada vez es más claro que las promesas del neoliberalismo siguen sin cumplirse, es indicativo que siga siendo una tecnocracia parecida a la de los llamados “científicos” del Porfiriato la que continúa dando las buenas nuevas del escenario maravilloso para las inversiones que México significa, pero que al mismo tiempo nos dice que la población debe seguir haciendo sacrificios.

Es el México del capitalismo más extremo. El México de hoy en el que el currículum de un presidente tiene poca diferencia con el de un CEO (director ejecutivo), pero en el que difícilmente encontraremos que fue un activista social, que hizo frente a los abusos de los grandes corporativos o que pasó un periodo de su vida en servicio comunitario.

Es el tiempo de los presidentes neoliberales, ese que nos permite comprender la lógica perversa de que la industria energética nacional haya sido deliberadamente descuidada para que en un escenario futuro sea un consorcio como Iberdrola uno de los beneficiarios, circunstancia que, evidentemente, Felipe Calderón Hinojosa ya había contemplado como posible y deseable para bien de sus intereses personales.

ALFREDO GARCIA GALINDO 2Alfredo García Galindo, es economista, historiador y doctor en Estudios Humanísticos. Es catedrático y autor de diversos libros y artículos; ha impartido charlas, ponencias y conferencias, enfocándose en el análisis crítico de la modernidad y del capitalismo a través de una perspectiva transversal entre la filosofía, la economía, la historia y la sociología.