Semillas modificadas, una solución para la seguridad alimentaria: Avshalom Avu Vilan

– Desarrollar semillas adaptables a los diferentes tipos de suelo y climas

– Semillas mejoradas para evitar enfermedades en las plantas

– El problema bioético debe superarse para garantizar el abasto

Coalición de Organizaciones Democráticas Urbanas y Campesinas

TEL AVIV.- La seguridad alimentaria en el mundo podría combatirse con el desarrollo genético de semillas mejoradas, para la adaptación de plantas a los diferentes tipos de suelo y clima existentes en el mundo, opinó Avshalom Avu Vilan, presidente de la federación de productores agrícolas en Israel en el marco de una plática que sostuvo con agricultores mexicanos.

Considerando la superficie y el clima árido y semidesértico del país, los israelitas se han visto en la necesidad y obligación de innovar para subsistir y proveer los alimentos, no solo con el clima sino también con la escasez del agua, logrando desarrollos tecnológicos que ahora los colocan como los mejores en el mundo».

En el marco de la misión agro-tecnológica de productividad y rentabilidad en la que se encuentran 10 líderes sociales de las organizaciones del Frente Auténtico Campesino (FAC), de la Coalición de Organizaciones Democráticas Urbanas y Campesinas (CODUC), del Movimiento Social por la Tierra (MST), de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) y de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos, (CIOAC) el líder israelí Avu Vilan destacó que Israel es un país pequeño de apenas 20 mil kilómetros cuadrados, lo que significa que México tiene 100 veces más de superficie.

El dirigente estatal de CODUC, licenciado Eduardo Cota Osuna explicó que el líder agrícola Ashalom Avu Vilan informó que el Centro de Investigación y Desarrollo de Semillas israelí trabaja en la modificación genética de  semillas, como una alternativa de dar solución a enfermedades de plantas así como darle las características necesarias para desarrollarse en los diferentes tipos de suelos y climas existentes en el mundo.

13820912_10153673072376889_2076913717_n

Asimismo Avu Vilan admitió que los organismos genéticamente modificados han creado un conflicto moral y ético a nivel mundial, sin embargo, no hay que olvidar que el mundo enfrenta un problema grave de seguridad alimentaria para el año 2050 cuando la población mundial supere los 9 mil 600 millones de habitantes, según las cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Indicó que las investigaciones que han realizado en su país, les ha permitido avances y mejoras en semillas como la del tomate, específicamente para que la planta pueda desarrollar de manera óptima el fruto y sobreviva bajo riego de agua con altos niveles de salinidad, como se presenta en algunas regiones de México.

El tomate es un  producto perecedero, cuya distribución para su consumo demora días en llegar al mercado, razón por la que se han hecho ajustes para que tenga larga vida de anaquel.

El uso de la genética aplicada en semillas, dijo,  es solo una parte de los desarrollos tecnológicos en Israel, ya que junto a la agricultura, va de la mano el problema del agua, escasa en Israel, por lo que cuentan con avanzados sistemas de riego por goteo y riego computarizado además el uso de agua reciclada.

El 80% del agua que usan las ciudades en Israel, se devuelve al campo luego de un tratamiento que permite su reúso para la agricultura, este porcentaje es el más alto del mundo, considerando que en segundo lugar en reciclaje y reúso del agua lo ocupa España con apenas el 27%

13820686_10153673072381889_279372592_n

Casi toda el agua que sale de Tel Aviv entra al acuífero a través de un filtrado de arena, de donde se bombea y se envía al desierto para el riego de hortalizas, es casi potable,  explicó el presidente de la federación de agricultores de Israel  Avshalom Avu Vilan.

Agregó que no existe experiencia a nivel mundial de efectos colaterales en materia de reúso del agua, sin embargo aseguró que están analizando con lupa el proceso para verificar la ausencia de metales pesados.

Los israelitas invierten la mayoría de sus recursos en el reúso del agua, sin embargo esto ha sido la base de su éxito, permitiendo garantizar la producción alimentaria que les representa una derrama económica del orden de los 8 billones de dólares al año, exportando a Europa solo el 20% de su producción.

Finalmente informó que para el 2017 llegarán a 600 millones de metros cúbicos de agua desalinizada, proveniente del mediterráneo para uso del sector agrícola e industrial, garantizando así la seguridad alimentaria de su país.