Inseguridad, violencia y abuso incrementa las fobias en infantes mexicanos

La mayoría de las aversiones se originan en la infancia durante los cinco y los siete años de edad.

Centro de Especialización de Estudios Psicológicos en la Infancia*

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en México, cuatro por ciento de la población de varones padece alguna fobia, mientras que en las mujeres esta cifra alcanza el seis por ciento.

No obstante, en la población infantil ha habido un incremento debido a problemas relacionados con la inseguridad pública, situaciones de violencia en el hogar, y la propagación de mensajes que contienen contenidos agresivos o violentos en medios de comunicación e Internet.

– «Las principales fobias infantiles tienen relación con maltrato físico y psicológico, situaciones traumáticas que van desde el divorcio de sus padres hasta abuso sexual, acoso escolar y situaciones de inseguridad en la colonia o ciudad en donde se vive», explicó la doctora Claudia Sotelo Arias, directora del Centro de Especialización de Estudios Psicológicos en la Infancia (CEEPI).

La especialista comentó que las fobias casi por regla general se originan en la infancia.

Tener un miedo irracional a algo siempre está relacionado por algún acontecimiento traumático que tuvo lugar en ese periodo de la vida. De esa manera, cuando se experimenta por primera vez este temor, desencadenado por un hecho en particular, el inconsciente lo desplazará a algún objeto, animal, o situación que simbolizará el miedo encapsulado a tal acontecimiento traumático».

ÑINO CON FOBIAS

En este sentido, Sotelo Arias explicó que el origen de las fobias pueden tener el mismo núcleo: el periodo edípico, es decir, alrededor de los cinco años de edad.

– «Cada mente asimila la realidad de distinta manera; así por ejemplo, si un niño vio a su padre golpeando a su madre, lo más probable es que en lugar de odiar o temer a su padre, él desplazará estos sentimientos a un objeto en particular, lo cual resultará en una fobia.»

La especialista explicó que las mujeres son más susceptibles a padecer más fobias que los hombres. ¿La razón? Porque todavía vivimos en una sociedad donde a la mujer, desde niñas, se les infunde mayores temores y son sujetas a mayores agresiones en la familia.

Cabe señalar que una fobia se define como el miedo irracional a un objeto, animal, situación o incluso persona que paraliza al individuo que la aqueja.

Finalmente, la especialista subrayó que el tratamiento de una fobia se puede llevar a cabo mediante dos técnicas psicológicas, dependiendo cada una del historial clínico de cada persona:

– «Una fobia puede encapsular múltiples problemas psicológicos por lo que es necesario, en primera instancia determinar el origen de la misma. Una técnica, la psicoanalítica, desmenuza la infancia con el fin de encontrar los sucesos traumáticos que derivaron en ese miedo irracional, y, en segunda instancia, se enfoca en enfrentar el objeto que produce la fobia de manera paulatina, con el fin de que el sujeto en cuestión trascienda su miedo».

CEEPI LOGO* Es un grupo de especialistas en el área de la psicología infantil que tiene como principio el cuidado de la salud mental de los niños y de los adolescentes.