El calzado inadecuado deforma los pies

Zapato de menor tamaño, estrecho, o con tacón alto desencadenan daños.

Fundamental evitar automedicación y los remedios caseros que en nada ayudan.

Se recomiendan ejercicios de estiramiento y tratamiento ortopédico.

 IMSS

La patología de la desviación del primer dedo (Hallux valgus), comúnmente conocida como  «juanete», es más frecuente en mujeres y se trata de una deformidad que se origina principalmente por el uso de calzado inadecuado, así como por carga genética.

Ello lo, señaló el doctor Óscar Castro Guevara, director de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) número 38 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en San Luis Río Colorado, Sonora.

Explicó que los factores externos, como la utilización de zapatos muy ajustados, estrechos o de tacón muy alto implican un  riesgo para esta patología, ya que también pueden desencadenar algunas enfermedades de tipo reumático.

El Hallux valgus se manifiesta por una desviación del dedo gordo del pie hacia el segundo dedo; en ocasiones el primero termina montado sobre éste causando diversas alteraciones en la anatomía y la biomecánica de la extremidad,  como alteraciones en el hueso metatarsiano, desviación del dedo gordo hacia fuera, subluxación y luxación de la articulación metatarso falángica que  ocasiona artrosis, es decir; desgaste de la articulación.

También genera desequilibrio muscular debido a que la función de algunos tendones del pie se altera y hay mayor deformidad.

JUANETE

Existen muchas razones que ocasionan este padecimiento, dijo. Las genéticas no son modificables pero otras, como el tipo de calzado, sí se puede modificar por lo que el tratamiento quirúrgico sólo deberá realizarse cuando el dolor sea insoportable y la artrosis esté presente.

Añadió que al inicio hay poca o ninguna molestia; sin embargo, conforme la enfermedad avanza se incrementa el dolor y cuando ya existe artrosis el daño en el cartílago articular es obvio.

De igual manera pueden presentarse callosidades en la superficie plantar porque la carga corporal no se distribuye de manera uniforme.

Castro Guevara recomendó que el tacón de los zapatos de uso diario mida entre 3-4 centímetros de alto, que sea largo con punta ancha para que los dedos no sean oprimidos con el borde,  y exhortó a practicar ejercicios de estiramiento para que trabajen todas las estructuras del pie, en especial cuando hay indicios de deformidad.

– «Principalmente se recomienda acudir a valoración ortopédica y evitar la automedicación y  remedios caseros».