Campañas y manipulación mediática

En esta campaña hemos confirmado que muchos de los males sociales se derivan de las personas detrás de los medios de comunicación, por eso también nos manejamos independientes de sus formas e influencias.

Omar García Arámbula*

Hace unos días, a través de la misma estación que censuró al periodista Javier Cruz Aguirre, el Director de El Vigía y otros locutores (que sí coinciden con los intereses y líneas de la estación) trataron de afectarnos directamente, al decir en radio que mi coordinador de campaña y yo andábamos “de fiesta” durante el conteo final de votos. Se les marcó para aclarar en vivo la situación y nos negaron el espacio.

La realidad es que sí salimos a distraernos un rato luego del receso forzado de más de 10 horas que tuvimos por errores del Instituto Estatal Electoral. ¿Cuál es el problema? Les preguntamos.

Ahora leemos con tristeza que Rommel Arvizu, concesionario de la frecuencia de radio federal 92.9FM, censuró groseramente al periodista Javier Cruz Aguirre luego de mencionar en su popular espacio A los 4 Vientos, que ciudadanos inconformes con el proceso electoral se manifestarían pacíficamente frente a las oficinas del Distrito XV.

¿Qué está pasando con algunos de los medios de comunicación locales más grandes? Nosotros los padecimos directamente en nuestra campaña, ya que fuimos ignorados olímpicamente, o relegados a algunos párrafos escondidos por ahí, mientras los que contrataron millonaria publicidad tenían notas destacadas y trato preferencial en las columnas.

MANIPULACION MEDIATICA CARTON

¿Quieren saber cuánto costaba tener un cintillo y una nota diaria en El Vigía, además de otras prestaciones? 508 mil 706 pesos mensuales. Y eso que ya traía un descuento considerable.

¿Ustedes creen que formaríamos parte de esta vieja forma de relación entre el poder político y los medios? Claro que no. Ni siquiera nos lo sugirieron. Sabían que éramos un grupo de ciudadanos sin el dineral de los partidos. Aun así los señalamos y les exigimos que cumplan su función social de mantener informada a la comunidad con IMPARCIALIDAD, uno de los conceptos éticos que rigen la actividad que desarrollan.

Aún sin su “favor”, nuestra campaña austera, sin derroche de dinero público, fue muy exitosa a través de las redes sociales, demostrando con esto que esos medios ya no definen el grueso de la opinión pública, como llegó a suceder en un pasado no muy lejano cuando no existía la herramienta democrática por excelencia, que es el Internet.

Lamentamos sinceramente que Javier Cruz y otros periodistas que realizan el periodismo de forma independiente, sufran este tipo de acoso laboral.

Desde nuestra trinchera, trabajamos y nos manifestamos a favor de una comunidad mejor informada para construir el futuro que los ciudadanos de bien deseamos.

OMAR GARCIA EN IEEBC* Ingeniero Civil por la Universidad Autónoma de Baja California. Candidato independiente a la Presidencia Municipal de Ensenada en el proceso electoral del 5 de junio de 2016, en Baja California