Muerte de animales en zoológicos abre debate mundial

Polémica por el gorila que mataron porque un niño cayó en su recinto en un zoológico de E.U.

El simio de llamaba Harambe y fue muerto a balazos el sábado 28 de mayo después de que un niño de cuatro años terminó dentro del recinto de los gorilas del zoológico de Cincinnati, EE.UU.

BBC Mundo

Y a sólo una semana de que un episodio similar provocara la muerte de dos leones en un zoológico de Chile, el caso ha reavivado la polémica sobre la ética de mantener en cautiverio a animales salvajes y los protocolos de seguridad para este tipo de casos.

Máxime porque muchos creen que Harambe –un gorila de occidental de las tierras bajas de cerca de 180 kilos – no representaba una amenaza para el pequeño, quien según reportes se recuperará completamente del incidente

Más de 60.000 personas también han firmado una petición pidiendo que se proceda contra los padres del niño «por la falta de supervisión y negligencia que hizo que Harambe perdiera la vida».

Las autoridades del zoológico de Cincinnati, por su parte, se declararon devastadas por lo sucedido, pero defendieron la decisión de abatir al gorila para garantizar la seguridad del niño, quien escaló la barrera del recinto de los gorilas antes de caer a la fosa llena de agua donde lo encontró Harambe.

En un video aficionado se puede ver como el gorila lo arrastra unos metros en el agua, antes de detenerse para observarlo.

El niño, sentado en el agua, también mira al gorila, quien lo toca suavemente en la espalda.

Pero, según varios reportes, el video sólo muestra parte de lo ocurrido, pues el gorila de 17 años habría arrastrado al niño por aproximadamente 10 minutos.

Y según el director del zoológico, Thane Maynard, el hecho de que el gorila no estuviera atacando al niño no significa que el menor no estaba en peligro.

Decisión difícil

GORILA Y NIÑO ZOOLOGICO

«Hubo que tomar una decisión difícil pero fue la decisión correcta porque se logró salvar la vida del niño. Pudo haber sido muy malo», dijo Maynard, quien también explicó que un dardo tranquilizador habría tardado demasiado tiempo en hacer efecto.

Algunos usuarios en Twitter, sin embargo, insisten en que el gorila probablemente estaba arrastrando al niño para defenderlo de los turistas, a los que probablemente consideraba una amenaza por causa de sus gritos.

Y algunos medios recordaron el caso del gorila Jambo, quien en 1986 protegió a un niño de cinco años que también había caído en su jaula, en el zoológico de la isla de Jersey, una dependencia del Reino Unido.

– «¿Por qué los zoológicos no tienen tranquilizantes de efecto inmediato? Primero esos dos leones, ahora Harambe», preguntó también otro usuario, bajo la etiqueta #JusticeForHarambe (#JusticiaParaHarambe).

El primate había nacido en cautiverio en Texas y llegado a Cincinnati en 2014, para ser parte del programa de reproducción de gorilas occidentales de tierras bajas de ese zoológico, el más exitoso de Estados Unidos.

Esta es una grave pérdida para el zoológico y la población de gorilas alrededor del mundo», reconoció el director Maynard.

– «Todos estamos devastados de que este trágico accidente haya terminado con la muerte de un tipo de gorila en grave peligro», dijo.

La trágica historia del joven que se lanzó a una jaula de leones en Chile y obligó a que los sacrificaran

Lo que pasó el fin de semana en Santiago de Chile, cuando un joven entró a la jaula de los leones del principal zoológico del país y el sacrificio que se hizo de los dos felinos para salvarle la vida, puede parecer un solo incidente. Pero en realidad son muchas historias.

Paula Molina / BBC Mundo

El hostigamiento del suicida al león en cautiverio (Inernet).
El hostigamiento del suicida al león en cautiverio (Inernet).

25 mayo 2016.- Es la historia del chico, la historia de los animales y de lo que lo ocurrido el sábado 21 de mayo dice de la sociedad chilena.

Días después de los hechos, el tema sigue siendo objeto de debate en medios, redes sociales, casas y oficinas.

Se habla de falta de empatía hacia el joven que irrumpió en el recinto y de la muerte del león y la leona que los guardias no lograron evitar.

Se cuestionan los protocolos del zoológico.

Los siquiatras aventuran pronósticos y los expertos alertan de la falta de financiamiento para la salud mental en el país.

El joven

SUICIDA CHILENO Y LEON

El mismo domingo la prensa local publicó los primeros datos biográficos del hombre que, en menos de cuatro minutos, marcó la historia del parque chileno. Su nombre es Franco Ferrada y tiene 20 años.

El joven tiene lesiones en el cráneo, la cara, el cuello y la zona pélvica y fue alcanzado en una pierna por uno de los dardos tranquilizantes disparado a los animales.

El sistema de salud chileno garantiza el acceso a cualquier recinto hospitalario a un paciente cuya vida está en peligro y Ferrada se encuentra internado en una clínica privada cercana al zoológico.

Su estado es grave, aunque no se encuentra en riesgo vital.

No se sabe mucho de su historia.

Los medios han dado algunos detalles, la mayoría proporcionados por su abuela.

Se dice que estuvo en un hogar del Sename, el Servicio Nacional de Menores de Chile, que tiene dos hermanos presos y que su madre murió de cáncer.

Que era alegre, normal y preocupado de su familia. Que hizo el servicio militar, que es voluntario, en la ciudad de Coyhaique, en la Patagonia chilena. Que las cartas que llevaba en la ropa que se sacó cuando entró a la jaula tenían alusiones a Jesucristo y a los leones.

Su intento de suicidio dividió a los chilenos y en redes sociales los mensajes más extremos apuntaban a que habría sido mejor salvar a los felinos.

– «Hay gente que se ha manifestado en términos muy duros hacia esta persona, empatizando mucho con la pérdida de los leones, pero sin visibilizar el sufrimiento que debe haber en alguien que se involucra en una situación como ésta», dijo a BBC Mundo Álvaro Jeria, jefe de hospitalización siquiátrica del hospital Sótero del Río, uno de los más importantes de la capital chilena.

Hay una falta absoluta de sensibilidad hacia la salud mental en nuestra población. Los siquiatras y trabajadores de la salud mental no hemos sido capaces de educar sobre los cuidados de la salud mental o respecto a que nadie está libre de presentar un cuadro grave».

“No es un problema aislado, no es algo que amerite que a esta gente haya que encerrarla, como leí por ahí», agregó.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un 17,2% de las personas en Chile sufre de depresión, lo que ubica al país por encima de los niveles mundiales de esta enfermedad.

Y mientras la organización internacional recomienda destinar un 5% de los recursos en salud a esta área, el país sólo llega al 2,5%.

Los leones

"Manolo" y "La flaquita" (Internet).
«Manolo» y «La flaquita» (Internet).

En el zoológico hay mucho desconsuelo.

Los restos de los felinos ya fueron enterrados en un lugar del parque que se mantiene en secreto.

Los funcionarios temen que se intente sacar parte de sus cuerpos, como garras o colmillos.

Se llamaban «Manolo» y «La flaquita».

El primero nació en el recinto, y era hijo de una leona maltratada; la segunda fue abandonada por un circo en el sur, desde donde la rescató personal del parque.

«Su historia es terrible», le cuenta a BBC Mundo el director del parque metropolitano, Mauricio Fabry.

– «La trajimos en la condición más lamentable que he visto en un animal. No era capaz ni siquiera de ponerse en pie».

Ambos felinos fueron abatidos por un disparador autónomo del zoológico, que está facultado para actuar cuando hay una vida humana en peligro.

Según el relato del director, Ferrada se demoró menos de un minuto en ingresar a la jaula, trepando por un muro, rompiendo el techo y cayendo al suelo desde gran altura.

Mientras se desvestía, los tres leones, dos hembras y un macho, no lo atacaron.

Activada la alarma, el personal empezó a lanzar chorros de agua para separar a los felinos del hombre.

Una de ellos, llamada «La gordita», se asustó y se dirigió a su dormitorio, donde fue apartada del resto y encerrada por su cuidador. Ella sobrevivió.

Ante el asedio del joven, que incluso se colgó de su cuello, el león macho lo tomó de la cabeza con los colmillos y lo arrastró junto a «La flaquita» a su lugar de descanso nocturno.

Esto demoró unos cuatro minutos, según el zoológico. En ese lapso se dispararon dos dardos con tranquilizantes, que deberían haber dormido a los animales en los siguientes 5 o 10 minutos.

Pero para ese momento, los leones ya habían mordido al joven en la cadera y el cuello.

El disparador calculó entonces que ya no contaba con el tiempo necesario para que se durmieran y disparó.

Cuando existe una mordida en el cuello, sabemos que la muerte puede venir en segundos. Los grandes felinos cazan mordiendo el cuello, afectando vasos sanguíneos grandes, como la carótida y la yugular, para matar rápidamente a sus presas».

«Por eso es que en ese momento, y no antes, actuó el arma de fuego», afirma Fabry.

El zoológico

"Manolo", muerto (Internet).
«Manolo», muerto (Internet).

Desde los primeros minutos posteriores al incidente, el personal del zoológico expresó su pesar por el sacrificio de los animales, a quienes describieron como parte de su familia.

Pero eso no evitó que fueran criticados.

Esa misma noche un grupo de personas realizó una velatón en el parque y se manifestaron contra los hechos.

«Nos gritaban asesinos», declaró una de las funcionarias, quien asegura que hoy se encuentran con protección emocional y personal.

También han surgido las voces de organizaciones animalistas, que redoblan su llamado a cerrar el zoológico metropolitano, que ya cumple 91 años y es una de las principales atracciones familiares en la ciudad de Santiago.

Fabry explica que dentro de lo traumático de la situación, tienen la tranquilidad de haber salvado la vida tanto del joven como de una de las leonas.

– «Hemos visto muchas cosas en redes sociales, pero quiero decir que jamás pondríamos en riesgo la vida de una persona. La persona puede estar loca, y nosotros también tenemos mucha rabia, pero esa persona es el hijo de alguien, es el hermano de alguien. Si fuera su pariente, las personas no dirían lo que están declarando».

Sí, el protocolo de emergencia tiene como foco la vida de las personas y la vida de los animales. Pero ante un riesgo inminente, no pondríamos nunca en riesgo la vida de las personas».

Hoy el parque trabaja en el manejo de la única leona que hoy vive en el parque.

No saben todavía si traerán nuevos especímenes, o si se la llevarán a otro lugar, para integrarla a un nuevo grupo de felinos. Hoy, dicen, están viviendo un duelo.

¿Se deberían prohibir los zoológicos en el mundo?

El sacrificio de la jirafa Marius en el zoológico de Copenhague por razones genéticas encendió de nuevo el debate sobre la conveniencia y la utilidad de este tipo de lugares en el mundo.

BBC Mundo

ZOOLOGICO SIDNEY AUSTRALIA
Zoológico en Sideny, Australia (Internet).

En la página de BBC Mundo en Facebook varios de nuestros lectores reaccionaron, algunos con dureza, acerca de este tema.

– «La polémica debería tener en cuenta al menos tres aspectos: ¿son necesarios los zoológicos en su configuración actual?, ¿si los animales se crían en cautiverio no deberían tener derecho a vivir, o tan poco valoran la vida estas personas? y ¿es la sociedad quien debería decidir sobre la vida de los animales capturados o los burócratas?», cuestionó Juan Francisco Domínguez en la red social.

En ese cruce de ideas, Manuel Carlos Casado Rubio se hizo la misma pregunta «¿Por qué la gente sigue visitando estas cárceles para animales llamadas zoológicos?»

A lo que John Deckard respondió: «Porque a veces los zoológicos son mejores lugares que tener a los animales expuestos ante cazadores furtivos que no miden las consecuencias de reducir drásticamente sus poblaciones. Esos animales son considerados ‘exóticos’ y son altamente lucrativos debido a las prohibiciones».

En BBC Mundo consultamos a dos expertos en el tema para conocer los pros y los contras del principal interrogante: ¿es necesario que existan los zoológicos en la actualidad?

«Centros de conservación»

Aunque las colecciones de animales datan de milenios, cuando emperadores y reyes los tenían para su propio entretenimiento, fue en Viena, Austria, cuando se inauguró el primer zoológico en 1752. Desde entonces se ha convertido en un lugar habitual en las grandes urbes.

– «La razón original de los jardines zoológicos se mantiene hoy día: que las personas puedan apreciar animales que no pueden ver todos los días», dijo a la BBC David Williams Mitchell, vocero de la Asociación de Zoológicos y Acuarios de Europa (EAZA, por su siglas en ingles).

Sin embargo, para Williams la principal razón para la existencia de los zoológicos es que son lugares para la conservación de las especies, muchas en peligro de extinción, que necesitan de lugares estratégicos para el estudio científico o la recolección de fondos para el financiamiento de los proyectos.

LEONES HOCICOS EN REJAS ZOO
Foto: internet.

No solo es para la exhibición de animales, son centros de investigación, que a su vez, por ejemplo, prestan personal experimentado a parques de vida salvaje en el mundo para brindar su apoyo, pero que sin el soporte logístico de un zoológico sería bastante difícil», señaló.

Además aclaró que los zoológicos afiliados a EAZA, por ejemplo, deben cumplir con unos estándares muy altos de calidad en la atención de los animales en cautiverio.

– «Tienen que cumplir con muchos requerimientos en seguridad, salud, bienestar, nutrición, además que deben servir para el mejoramiento de las especies, no para que sufran cuando están en cautiverio», explicó.

No deben ser circos

Pero uno de los argumentos que se imponen para que no existan más zoológicos es que los animales no se encuentran en su hábitat, lo que va en contra de su naturaleza.

– «Es imposible reproducir el entorno de animales como el león, el tigre o los lobos, por hablar de los más conocidos. Ellos necesitan un territorio amplio, con ríos, con vegetación. Y eso no ocurre en ningún zoológico del mundo», dijo a BBC Mundo el veterinario Bernardo Luque Cuello.

Luque Cuello recuerda que cuando fue veterinario en un zoológico en Girola, España, le tocó estar a cargo de 60 especies distintas de animales, en cautiverio y cada una con necesidades distintas para atender. Y todas ellas expuestas al público sin ningún fin científico.

Una vez me tocó atender la muerte de un león marino que se había tragado una bolsa de papitas fritas. Es que en este tipo de lugares la exposición al ser humano es imposible de controlar y solo están allí para la diversión del hombre», dijo.

Pero a pesar de su oposición, Luque Cuello está de acuerdo en que los zoológicos que estudian seriamente los temas de conservación de especies en vía de extinción deberían permanecer por su importancia para el medio ambiente.

– «Lo lamentable es que son pocos centros en el mundo que cumplen con esa característica, la mayoría deberían cerrarse para evitar más daño la vida de estos animales que permanecen en cautiverio», concluyó.