Sanders y el consuelo

“Nunca pensé que alguien que pudiera ser presidente de Estados Unidos llegara hasta la barda fronteriza a escucharme, a que le contara sobre la forma en que mataron a mi esposo, y menos que ese posible presidente me confortara con abrazos, me dijera que lo sentía mucho, y yo sintiera ese afecto sincero con que lo dijo”.

Manuel Ocaño / A los Cuatro Vientos

Así platicó María Puga, viuda de Anastasio Hernández Rojas, sobre su encuentro con el senador Bernie Sanders en la frontera.

– «Le dije que eran doce agentes fronterizos los que lo torturaron, que lo mataron a golpes esposado a la espalda, que mi esposo no les había hecho nada y el médico dijo que fue un homicidio”.

A distancia la prensa pudo captar la forma en que el senador Sanders escuchaba respetuoso a María Puga.

– “Yo le dije que era necesario que se hiciera algo. Después de la muerte tan inhumana de mi esposo han ocurrido 50 muertes más a manos de agentes fronterizos y nadie ha sido llamado a enfrentar a la justicia”, contó María.

Momentos antes el candidato había dicho rápidamente a la prensa que los agentes fronterizos como cualquier otro empleado público deben ser responsabilizados de sus actos, especialmente si hay pérdidas de vidas.

– “Le dije que el caso de mi esposo habría permitido investigar otros, pero que el Departamento de Justicia le había dado carpetazo; que prefirió no hacernos justicia y no hacerla a mi esposo para tal vez no continuar aclarando otros casos”, platicó Puga.

El senador guardó en el bolsillo interno de su saco un volante que le dio María, de esos que se han usado muchas veces en protestas en San Ysidro para exigir “Justicia para Anastasio”.

Sanders abrazó a María y le dijo “lo siento”.

SANDERS PUGA EN FRONTERA
Sanders abraza, conforta y consuela a María Puga, viuda de Anastasio Hernández. Foto de Manuel Ocaño

– “Me abrazó tres veces. Me decía que lo sentía. Dijo que ojalá nunca hubiera ocurrido lo que le pasó a mi esposo”, recordó Puga.

Enseguida, el senador caminó por la arena donde se juntan California, México y el Pacífico.

María, abrazada por Sanders, reflejaba claramente alegría en su rostro.

– “Es que, que alguien que puede ser presidente de Estados Unidos llegue así, hasta la barda, a hablar con la gente, a escucharnos, a darnos consuelo, de verdad, es algo que yo pensé que nunca podría ocurrir”, comentó María.

Sanders habló a través del muro con medios y con deportados que viven en Tijuana. Habló breve y solemne, y claramente. Eso, dijo María Puga, la hizo comprender lo que pasaría si alguien así llega a la Casa Blanca.

– “La verdad, yo quiero que gane el senador Sanders, con todo el corazón”.

* Comentario del periodista Manuel Ocaño: Este sábado, 28 de mayo, se cumplen 6 años del homicidio de Anastasio Hernández Rojas.