¿Y cómo no vamos a estar de mal humor?

En la inauguración del Tianguis Turístico, este pasado 24 de abril, en su discurso inaugural, nuestro presidente Enrique Peña Nieto, nos dijo: … “Sé que a veces pueden decir y leyendo algunas notas, columnas y comentarios que recojo de aquí y de allá, en donde se dice, es que no hay buen humor, el ánimo está caído, hay un mal ambiente, un mal humor social”…

Doctor Álvaro de Lachica y Bonilla* / A los Cuatro Vientos / Foto principal: Alejandro Arregui, por Daniel León.

Yo creo que don Enrique ya se dio cuenta que está ante una sociedad alicaída: ni le aplaudimos, ni le regalamos sonrisas… ¡nada!

Y cómo no vamos a estar agüitados cuando nos enteramos en la declaración “3 de 3”, para este proceso electoral en el que ya estamos inmersos, por si no nos habíamos dado cuenta, uno de los aspirantes a un puesto de elección, aquí en Ensenada, declara que cómo delegado de INFONAVIT, puesto al que acaba de renunciar, tenía un sueldo mensual de tres millones y medio al año, esto nos da un sueldo diario de $9,576.89…nada mal. Para que comparemos, en este 2016, Peña Nieto tiene un sueldo de 2 millones 989 mil pesos.

Este proceso electoral se distingue de otros por el mal humor social y la insensibilidad de las autoridades para escucharnos y responder a nuestras demandas. No significa que antes hubiéramos estado satisfechos con nuestros gobiernos y con la marcha del país, lo cual pocas veces ha sucedido, pero cuando nos enteramos de asuntos como este, el disgusto se agrava.

PRI CULTURA CORRUPTA

La crítica se centró por décadas en el PRI, que gobernó el país desde 1930, pero después de la alternancia de 2000 se amplió al PAN y a los demás partidos por su falta de visión y ambiciones desbordadas. Los mexicanos nos sentimos burlados y utilizados. Los tiempos de vacas gordas han sido siempre para la casta gobernante, y los de crisis para la población. Las alternancias de 2000 y 2012 en la Presidencia, lejos de infundirle nuevos ánimos al espíritu nacional, lo abatieron. Los gobiernos y partidos incapaces e inescrupulosos aumentan el enfado social por sus conductas. La corrupción, mal histórico del país, se ha convertido en el catalizador de la inconformidad ciudadana.

Frente a los sueldos millonarios de los funcionarios, salarios bajísimos para la mayoría; frente al enriquecimiento meteórico de figuras públicas, millones de familias se empobrecen; frente a la impunidad para las élites, castigo para quien no tiene dinero ni influencias; y frente a los conflictos de interés, los desaparecidos y los problemas del país, soberbia y silencio de las autoridades, o campañas mediáticas para ocultar una realidad incómoda y lacerante.

Existe un reclamo ciudadano para que se les reduzcan a los funcionarios de alto nivel, esos sueldos millonarios que causan este malestar. Hay una clara manifestación ciudadana para que el Estado se reduzca desde arriba. Pero, astutamente, los políticos reducen el Estado desde abajo. En este caso, en vez de que se reduzcan los sueldos y beneficios a los funcionarios que más ganan, los congresistas le impiden a los que menos ganan, tener aumentos salariales dignos… ¡Qué belleza de democracia!

¿Puede Peña Nieto, a través del auto engaño que significa una selfie, entender el mal humor que prevalece entre nosotros? Lo triste y preocupante es que él, al igual que cientos de políticos, no entiende que no entienden. Parece que desde que, gracias a una campaña mediática que nos costó millones de dólares, y que lo planteó (hizo que lo plantearán) cómo el paladín de un nuevo México, no se ha volteado ni ha mirado hacia adentro del país para observar el desencanto de nosotros. Pero por lo que observamos, nos indica que el abismo entre la clase política y la sociedad mexicana, la que sostiene el avance del país con sus impuestos, es cada día más profundo. En un mes habrá elecciones en nuestro estado. Es de esperar que ahora sí entenderán los políticos el disgusto de todos nosotros o, ¿seguirán tomándose selfies para manifestar su auto satisfacción?

ALVARO DE LACHICA* Miembro de la Comisión Ciudadana de los Derechos Humanos del Noroeste, A.C. Correo electrónico: andale941@gmail.com