Derechohumanistas en BC: Vivir en angustia

El martes 3 de mayo, el Relator de Naciones Unidas contra la Tortura, Juan Méndez, presentó en la ciudad de México el libro “40 Rostros de la Dignidad”, en donde se narra la persecución y el riesgo al que se han enfrentado 40 defensores de derechos humanos del país.

Lorena Rosas*

Mexicali, a 4 de mayo de 2916.- Nueve de estos defensores son de Baja California pero mi defensor favorito se llama Raúl Ramírez Baena, quien se ha ganado estar considerado en el libro por su valentía, por denunciar durante años la tortura y los abusos contra civiles y agentes policiales, principalmente por parte de militares.

Hubo una época, del 2010 al 2014, que fue de angustia y de intento por mi parte para que Raúl desistiera por el riesgo de documentar y denunciar los actos de tortura por parte del ejército ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), ante Amnistía Internacional (AI), ante el Comité de Tortura de la ONU. Y más lo fue en el 2013, cuando a Raúl lo amenazaron directamente.

Aun cuando lo seguí apoyando al 100 por ciento y estamos en esta lucha los dos, cada vez que él salía de viaje invitado a dar conferencias a foros, capacitaciones o reuniones de trabajo, me horrorizaba pensar que fueran a llegar a mi casa los militares y me torturaran para vengarse de él, y yo sin decirle a nadie de mi familia por no querer mortificar a mis hijas o a mi madre o hermanas.

Imagen: El Observador Diario
Imagen: El Observador Diario

Eran noches horribles en las que también pensaba en que llegaran los de la PEP (Policía Estatal Preventiva) o los militares para torturar a Raúl o a mí; hasta Julián Leyzaola Pérez me daba miedo porque estaba entre las autoridades que señalaba Raúl ante la ONU.

No dormía de noche cuando él estaba fuera de casa. Me estresaba cada automóvil que pasaba por mi calle, cada vehículo que se detenía cerca de mi casa, cada ladrido de mis seis perros: (tres enfrente del patio y tres en el patio trasero para protección). Se me secaba la boca por la angustia y ansiedad; fue una época muy difícil.

Creo que ese estrés me enfermaba y discapacitaba más. Con los años poco a poco fue llegando la paz, la tranquilidad del deber cumplido y también porque la unidad de los defensores es importante, el respaldo de otras organizaciones no gubernamentales nacionales, crear redes y darse a conocer.

Es importante, fundamental que se vea que no están solos en esta lucha.

* Periodista y activista de los derechos humanos en Mexicali

Aquí el video de la presentación del libro “40 Rostros de la Dignidad”: