Gobierno de EPN da el tiro de gracia a los lecheros nacionales

Ordenó un recorte de presupuesto a Liconsa por 542 millones de pesos, con lo que se dejarán  de comercializar más de dos millones de litros diarios de leche.

Irán a la quiebra más de mil 400 familias  de forma inmediata.

Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche

México, 3 de mayo de 2016.- Ciento cincuenta mil productores de leche viven en la incertidumbre de seguir con su actividad, después del anuncio de la empresa paraestatal Leche Industrializada Conasupo, S.A. (LICONSA) de reducir de inmediato en 270 millones de litros sus compras este año, misma cantidad que será sustituida por leche en polvo de importación. “Si bien más barata, pero de menor calidad”.

El recorte por 542 millones de pesos en el presupuesto de LICONSA, repercutirá directamente en el bolsillo de productores, a los cuales cada vez “orillan al precipicio”, a la desaparición, sin posibilidades de que en un futuro cercano retornen a una actividad que habían mantenido por más de cinco generaciones.

La decisión de la empresa, responsable de distribuir leche a comunidades en condiciones de pobreza y pobreza extrema, impacta directamente la economía de familias rurales, sobre todo que se trata de leche en polvo de segunda calidad, porque llega al país ‘ordeñada’ de sus componentes nutritivos naturales como crema, vitaminas y minerales, los cuales son sustituidos por grasa vegetal y nutrientes artificiales.

En cambio, el producto nacional es leche fluida fresca y con todos sus nutrientes naturales, señaló Álvaro González Muñoz, dirigente del Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche, que agrupa a pequeños y medianos ganaderos de 20 estados de la República.

Destacó, en entrevista, que esta acción “de última hora de parte de la referida empresa, es a todas luces injusta” para productores y consumidores, sobre todo que el compromiso del Presidente Enrique Peña Nieto con los mexicanos, es en el sentido de desaparecer el espectro del hambre en el país, y crear las condiciones para ofrecer a las familias pobres un mejor nivel de alimentación y de vida.

La empresa LICONSA justificó el recorte de compras de leche fluida debido al recorte presupuestal anunciado para este año y el próximo, por la Secretaría de Hacienda.

– “Los productores de leche del país nos encontramos preocupados y cansados de falsas y recurrentes promesas de que las cosas van mejorando. En realidad, para el gremio de los pequeños y medianos productores de leche, que somos el 90 por ciento a nivel nacional, hemos tenido que enfrentar la desaparición de un promedio de 30 mil productores por año».

LECHE LICONSA REPARTO
El reparto de leche Liconsa se mantendrá pero con ínfimos niveles de calidad (Foto: Liconsa).

Este segmento de productores lecheros, generamos empleos directos e indirectos por un total de 350 mil en todo el país, entre productores, trabajadores, empresas privadas dedicadas a la industrialización, la distribución y comercialización.

De mantenerse esta injusta decisión de abandonar a su suerte a más de 3 mil 500 productores, la quiebra es inevitable y se perderán miles de empleos de familias que dependen de esta actividad. 

Uno de los estados más afectados con esta decisión, es Jalisco, seguido por Chihuahua, pues el 60 por ciento de la leche adquirida por parte de la paraestatal, ahí se realiza.

El año anterior los jaliscienses colocaron un promedio de 1 millón 300 mil litros diarios. En el presente escasamente llegarán a un millón de litros diarios. Por tal motivo, las protestas y la inconformidad continúan; se estima que irán a la quiebra más de 1,400 familias.

Esta leche que deja de adquirir LICONSA, en el mejor de los casos se comercializa entre 2 y 3 pesos el litro. Otra cantidad se fía y es muy común que no se pague. Se derrama en el drenaje una cantidad más ya en caducidad. Todo esto es propiciado y alentado por la decisión de importar leche en polvo y de fórmulas lácteas, sueros y otros productos baratos de dudosa calidad, sobrantes de países desarrollados.

Esta situación obliga a que, actualmente, en México se dejen de comercializar más de dos millones de litros diarios, a los cuales es necesario agregar valor mediante su conversión a quesos, yogur y otros derivados.

Por último, lamentó las acciones de vandalismo  sucedidas durante la manifestación en el estado de Jalisco, “no es nuestra gente, es gente infiltrada por el gobierno del estado”.