Niñez mexicana: empobrecida, desnutrida, autista, abandonada por el Estado

La pobreza afecta más a la niñez y adolescentes en México: estudio de Coneval y Unicef que presenta un análisis sobre el problema en el periodo 2010-2014.

Detalla que 21.4 millones viven en esa condición y que urge invertir en ese sector para prevenir que se vuelva una situación permanente.

Evitar violencia y embarazos, otras metas.

Angélica Enciso Landero / La Jornada

Viernes 29 de abril de 2016.- En México, la población infantil y adolescente enfrenta más niveles de pobreza que el resto de los habitantes; este problema no ha tenido ninguna mejoría en el periodo que va de 2010 a 2014.

De acuerdo con el estudio Pobreza y derechos sociales de niños y adolescentes en México 2012-2014, que el miércoles 27 de abril presentaron el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en el país 53.9 por ciento de ese sector poblacional, es decir 21.4 millones, viven en esa condición.

El estudio, dado conocer en el contexto del Día del Niño, reveló además que 1.5 por ciento, 4.6 millones, sufren pobreza extrema.

Los menores de una familia con padres jóvenes, bajo nivel educativo, con jefatura de familia femenina o si es de un hogar rural o indígena tienen más probabilidad de enfrentar esa situación.

NIÑOS POBRES MEXICO 1

Ante esto, se advirtió que es fundamental la inversión en la infancia, ya que puede prevenir problemas como delincuencia juvenil, embarazos en adolescentes y violencia. Entre la población de más de 18 años la pobreza incide en menor porcentaje: 42.3 por ciento, y en pobreza extrema, 8.6 por ciento.

Atacar esa situación en el sector infantil es fundamental porque tiene altas probabilidades de volverse permanente, ocasiona daños irreversibles, sobre todo entre los cero y cinco años de edad.

Los niños y adolescentes enfrentan sobre todo carencias de seguridad social y acceso a la alimentación, aunque en el mismo periodo hubo reducciones en rubros como servicios de salud.

Además de esos derechos, en la medición de la pobreza se considera el acceso a calidad de vivienda, servicios en la vivienda, así como educación e ingreso, señaló el reporte.

Mejorar el ingreso, vital

NIÑOS MEXICO TROMPO

En la presentación, el secretario ejecutivo del Coneval, Gonzalo Hernández Licona, planteó que el ingreso es importante si se busca romper el ciclo intergeneracional de la pobreza.

Mejorar el aspecto económico de los hogares es el gran reto para el país, pues esto ayudará a reducir la pobreza, ya que sí hay avances en coberturas de carencias sociales.

Si México pudiera, a la par de aumentar las coberturas básicas, elevar el ingreso, hablaríamos de un país con una cara diferente, aseguró.

Sostuvo que la coordinación entre los tres órdenes de gobierno será fundamental para atacar el problema y consideró un reto no reducir recursos a este sector, porque lo pagaremos más caro mañana.

Ya que una forma paulatina de acabar con la desigualdad es invertir en la niñez, puede contribuir a que la vida sea más pareja para todos.

NIÑOS POBRES MEXICO 2

En el país uno de cada tres mexicanos es niño o adolescente, y dentro de ese sector poblacional los que sufren mayor pobreza radican en Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Puebla, con incidencias superiores a 70 por ciento.

Mientras, 57.6 por ciento de la población de esta edad que enfrenta esa condición se encuentra en el estado de México, Chiapas, Veracruz, Puebla, Guanajuato, Michoacán, Jalisco y Oaxaca.

La representante de Unicef en México, Isabel Crowley, planteó que en el contexto de austeridad se debe asegurar que en el gasto social esté presente el interés superior de la niñez, lo que se logra ampliando servicios y que los niños ejerzan sus derechos sociales, así como el que las familias eleven sus ingresos. De otra forma, dijo, no habrá reducción en la pobreza.

Señaló que este problema puede provocar mortalidad infantil por enfermedades prevenibles, los primeros cinco años de vida son claves en crecimiento físico e intelectual, lo que se haga o se deje de hacer tendrá impacto para siempre.

Pobres, 55.2% de niños de entre dos y cinco años; 13.1%, en pobreza extrema

NIÑOS POBRES MEXICO 3

Por otra parte, el estudio revela que la población de menores de entre dos y cinco años es la que más sufre de pobreza, pues 55.2 por ciento está en esa condición y 13.1 por ciento vive en pobreza extrema.

Los niños de este rango de edad enfrentan mayor rezago educativo, ya que asciende a 26.2 por ciento, mientras en el promedio general de menores y adolescentes es de 18.7 por ciento. Esto es así porque en el nivel prescolar no hay oferta suficiente y en muchos hogares tampoco los llevan a la escuela, indica el informe. La carencia de seguridad social afecta a 62.6 por ciento.

Los indicadores de la pobreza en la población en general son más bajos; en esta condición se encuentra 46.2 por ciento (55 millones de personas), mientras en pobreza extrema está 9.5 por ciento (11.4 millones), indica el documento. En la medición de pobreza se incluye el ingreso, acceso a la alimentación, salud, seguridad social, servicios, calidad de la vivienda y educación.

En esta medición, el indicador del ingreso es el más relevante, ya que los niños que viven con familiares de percepciones bajas tienen problemas para asistir a la escuela, tener buen sistema de salud y una vivienda digna, señaló Gonzalo Hernández Licona, secretario ejecutivo del Coneval. Consideró que el hecho de que se carezca de una solución definitiva al ingreso de las familias sigue siendo un reto importante.

Estimó positivo que la cobertura educativa mejore, pero si no es una escuela de calidad, mañana será más complicado competir en el mundo. Junto con la cobertura de educación y salud, el reto de la calidad es muy importante en clínicas de salud rural y escuelas de ese sector, sobre todo de educación indígena.

NIÑO POBRE MIRADA

Si un niño no tiene acceso a salud y nutrición, le costará mucho trabajo salir del círculo vicioso de la pobreza, advirtió Hernández Licona.

En relación con la efectividad de programas como Prospera (antes Oportunidades y Progresa), cuya finalidad era romper el círculo intergeneracional de la pobreza, estimó que ha tenido logros en áreas rurales como el que haya más menores con mayor permanencia de tiempo en la escuela y con mejor nutrición.

La idea era que estos niños contaran con herramientas para encontrar un mejor mercado laboral. Lo que ha faltado en México es ese mercado.

El informe indica que en un contexto económico adverso en los ámbitos nacional e internacional, depender de los programas de transferencias monetarias para disminuir los niveles de pobreza y desigualdad resulta insuficiente.

Denuncia que la continua expansión de diversos programas se ha convertido en una red de protección social que actualmente abarca a más de 6 millones de hogares, alrededor de 20 por ciento del total. Sin embargo, aunque contribuyen a aliviar las condiciones de pobreza, elevar niveles de educación y salud, al estar desconectados de las actividades productivas y generadoras de ingreso, no han logrado romper con el ciclo de pobreza de estos hogares.

Otro factor de alerta, la baja en expendio de frutas y verduras: organizaciones

Persiste la venta de comida chatarra en seis de cada 10 escuelas, revela una encuesta

Recomiendan campañas de difusión para lograr una alimentación sana entre los estudiantes

Laura Poy Solano / La Jornada

NIÑOS COMIDA CHATARRA 2

Viernes 29 de abril de 2016.- A casi dos años de la aplicación de los nuevos lineamientos generales para el expendio y distribución de alimentos y bebidas en las escuelas, la comida chatarra sigue presente en seis de cada 10 planteles de prescolar, primaria y secundaria, de acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Obesidad 2015, señalaron las organizaciones El Poder del Consumidor y la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim).

En conferencia de prensa para presentar el primer reporte del portal miescuelasaludable.org, destacaron que de acuerdo con mil reportes de 840 planteles educativos del país, en 93 por ciento de éstos aún se vende comida chatarra, 72 por ciento expenden refrescos y en nueve de cada 10 no se ha creado el comité de establecimientos de consumo escolar.

Por ello, recomendaron tanto a las autoridades educativas como de salud comenzar una campaña nacional de difusión para una alimentación sana en la que se dé a conocer la reglamentación en la materia. Además, solicitaron la creación de una estrategia para hacer visitas sin previo aviso a los centros educativos, garantizar la integración de todos los comités de consumo escolar y generar materiales de apoyo para padres y maestros.

Desde 2010 México cuenta con la llamada ley antiobesidad, con la que se buscaba frenar la venta de alimentos con altos contenidos de grasa y azúcares en los centros escolares.

Sin embargo, la normativa permitió la comercialización de alimentos procesados –botanas, galletas, postres y pasteles–, pero en empaques más pequeños a fin de cumplir con un máximo de 130 calorías.

Fiorella Espinosa, coordinadora del programa de salud alimentaria de El Poder del Consumidor, destacó que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Obesidad 2015, elaborada por este organismo, en 66 por ciento de las escuelas hay venta todos los días de comida chatarra, mientras sólo en 20 por ciento se reportó que ya no se comercializan.

NIÑOS COMIDA SANA

Otro factor de alerta, dijo, es que descendió el expendio de fruta y verdura en las escuelas. Además, dijo, si bien 45 por ciento de los planteles tienen bebederos, en los reportes por escuela se identificó que en muchos casos no funcionan o no tienen acceso a un servicio de agua potable de calidad.

Juan Martín Pérez, director ejecutivo de la Redim e integrante de la Alianza por la Salud Alimentaria, señaló que en el contexto de la nueva normativa de preservar los derechos de niños y adolescentes, el Estado no puede ser omiso en la protección del derecho a la salud, que se ve afectado ante la epidemia de obesidad infantil que enfrentamos.

Al respecto, Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, indicó que los gobiernos locales y municipales también deben asumir su responsabilidad en el cumplimiento de la normativa para erradicar la venta de comida chatarra en las escuelas.

Uno de cada 115 niños padece autismo: primer estudio de prevalencia en México

Sólo 22% de los menores con el padecimiento fue diagnosticado antes de los 5 años

Detalla que una tercera parte de los pacientes tiene un funcionamiento intelectual promedio

Ángeles Cruz Martínez / La Jornada

NIÑO VENTANA CALLE

Viernes 29 de abril de 2016.- Un bebé que a los seis meses de edad no sonríe y no mira a los ojos ni tiene interacción con sus padres puede sufrir algún trastorno del espectro autista (TEA).

En México se realizó el primer estudio sobre la prevalencia de la enfermedad: uno de cada 115 niños y adolescentes vive con este padecimiento.

Así lo reveló la investigación de Eric Fombonne de la Universidad McGill Health Centre, de Canadá, en colaboración con la Clínica Mexicana de Autismo.

Esa prevalencia significa que en el país viven con TEA aproximadamente 94 mil 800 niños de cero a cuatro años, y 298 mil entre cinco y 19.

Podrían ser más, comentó María Elena Medina Mora, directora del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz. Explicó que la investigación se realizó en Guanajuato por estar ubicado en el centro del país, pero falta realizar proyectos similares en las zonas norte y sur, así como en las áreas rurales, para obtener datos más precisos sobre la situación del TEA en México.

Sin embargo, aclaró que al tratarse del primer estudio de prevalencia efectuado bajo los estándares internacionales, sus resultados son válidos para extrapolarlos a escala nacional.

NIÑO AUTISTA

A un año de vigencia de la Ley General para la Atención y Protección a Personas con la Condición del Espectro Autista, la investigación efectuada con niños de ocho años de edad de Guanajuato encontró que los pacientes enfrentan obstáculos en el acceso a servicios de salud y educación.

Sólo 22 por ciento de los menores con el padecimiento fue diagnosticado antes de los cinco años, lo cual limita o de plano les impide entrar a la escuela, señaló Carlos Marcín, director de la Clínica Mexicana de Autismo.

Agregó que la mitad de los infantes a los que no se identifica ni se confirma el diagnóstico de TEA no logra incorporarse al sistema educativo regular. En el país esto es un problema, si sólo uno de cada cinco de los pacientes tiene acceso a atención médica especializada desde sus primeros años de vida.

El estudio también encontró que una tercera parte de los pacientes tenía un funcionamiento intelectual dentro del rango promedio; 69 por ciento presentaba conductas desafiantes; 44 por ciento problemas emocionales; sólo 28 por ciento tenía lenguaje fluido, y 36 por ciento podía llevar una conversación simple.

Indicó que existen métodos con los que se puede confirmar o descartar la presencia del trastorno desde los 18 meses de edad o antes, como la identificación de algunos síntomas, entre ellos el aislamiento y que los niños no respondan ni sonrían.