Más de 15 millones de mexicanos carecen de agua potable

Esto pese a que México avanza en la generación de tecnologías para aprovechar el agua de lluvia, como son los «Techos Verdes»

Anuncian taller donde participarán técnicos y estudiantes de más de 10 países de América Latina.

Colegio de Postgraduados de México

México ha logrado avanzar de manera notable en la generación de tecnologías para aprovechamiento de agua de lluvia; incluso estudiantes de países de América Latina y el Caribe, y de varias instituciones académicas del país, han recibido capacitación en el Colegio de Postgraduados (COLPOS) sobre infraestructura, purificación y operación de plantas de captación del líquido.

Al respecto, el director del Centro Internacional de Demostración y Capacitación en Aprovechamiento de Agua de Lluvia del COLPOS, Manuel Anaya Garduño, destacó que varias dependencias federales y de otros países, universidades e incluso de la Comisión Nacional del Agua, han volteado la mira hacia el potencial que ofrece el agua de lluvia para desaparecer el flagelo de la falta del líquido que padecen 15 millones de mexicanos.

Al anunciar el próximo Taller Internacional sobre Sistemas de Captación y Aprovechamiento de Agua de Lluvia, a realizarse en el auditorio del COLPOS del 18 al 23 de abril del presente año, el investigador en esta materia y en conservación del suelo y agua, expresó que la magnitud del problema de falta de agua potable en México, lo padecen millones de mexicanos que, en su mayor parte, viven en más de 180 mil comunidades de entre 100 y 500 habitantes.

En 25 talleres realizados a la fecha, dijo, con calificación de “Diplomado Internacional”, han recibido adiestramiento alrededor de mil técnicos nacionales y extranjeros en esta especialidad desde hace más de diez años.

En su totalidad, estos técnicos han regresado a sus comunidades para emprender proyectos con fines de captación de agua de lluvia para usos potables por parte de la población y para pequeñas explotaciones agrícolas y ganaderas.

En el taller que se anuncia, participarán técnicos y estudiantes de Colombia, República Dominicana, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Guatemala, Belice y México.

LLUVIA EN CAÑERIA TECHO

Respecto a algunas aplicaciones del agua de lluvia en el país, COLPOS recordó que Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) revelan que cada año caen sobre la Ciudad de México un promedio de 743 litros de agua de lluvia por metro cuadrado. Con una superficie de 1,485 kilómetros cuadrados, la Ciudad de México recibe más de 1.1 billones de litros de agua al año, lo que equivale a más de 340 litros diarios por habitante.

Manifestó que el agua que cae sobre las azoteas de casas y edificios está libre de los contaminantes que se encuentran sobre las calles como aceites, basura, bacterias y toda clase de desperdicios orgánicos e inorgánicos que hacen que su posterior tratamiento se vuelva mucho más complejo y caro.

Recordó que actualmente en la capital mexicana se viven momentos de escasez de agua y si no se toman medidas de inmediato, este problema alcanzará dimensiones extraordinarias en pocos años.

– “Además, los métodos para el tratamiento de aguas grises y negras consumen enormes cantidades de energía. Mucho de esto puede evitarse si se capta el agua antes de llegar al drenaje”.

Consideró que el agua de lluvia es un recurso desaprovechado, especialmente en muchos países emergentes, donde el agua potable es escasa. Pero pensar en la recuperación de esta agua se convierte en una oportunidad para remediar en gran medida el desabasto del vital elemento que sufren sus habitantes.

El agua de lluvia puede incluso ser tratada para consumo humano mediante un proceso de filtración simple. Es un dato que el creciente mercado ecológico, en busca de la sustentabilidad energética, ha explotado para encontrar en los techos y azoteas un medio para la recolección del vital líquido”.

Las innovadoras y eficientes Azoteas Verdes

AZOTEA VERDE

En México, dijo, un novedoso ejemplo es la denominada “Azotea Verde”, construida por la empresa Econstrucción, que dice que su artefacto tiene el potencial de recuperar y filtrar hasta el 60% del agua de lluvia y puede utilizarse sin tratamiento posterior para realizar diversas actividades del hogar, como lavar trastes, regar plantas o bañarse.

Los distintos componentes que integran el sistema filtran el agua y una capa plástica de recuperación instalada sobre el impermeabilizante guía el agua hacia cisternas o contenedores.

Otro ejemplo interesante es el de la empresa estadounidense Rain Drops. De apariencia muy sencilla, este permite que las personas adapten las botellas de plástico corrientes a un sistema de alcantarilla existente para recoger el agua de lluvia. Esta cualidad que la hace el almacenamiento mucho más barato.

Cualquiera sea el tipo de diseño que se escoja, en todos la recogida de agua consta de tres componentes principales: un área de captación (por lo general, un tejado), un sistema de alcantarilla y un área de almacenamiento de agua.

Dichos sistemas necesitan arenas y minerales para el proceso de filtrado.

El único ingrediente no natural que se requiere para potabilizarla, son unas gotas de cloro, el que se elimina con el uso de carbón durante el proceso de filtración.