Hay que matar al mensajero (*)  

Haber osado plantear una serie de asuntos que la dirección de Morena no quiere que se conozcan, puede considerarse una “violación estatutaria”.

El viernes 8 de abril, por decisión del Colectivo del Distrito II Federal en GAM, asistimos a una reunión programada con Andrés Manuel López Beltrán, Comisionado para atender las tareas organizativas de Morena en la Ciudad de México. No voy a entrar en detalles sobre las peripecias que vivimos para lograr esta entrevista. Sólo diré que fue un triunfo conseguirla. Estuvimos tres personas nombradas para el efecto. Me obvió sus nombres para no comprometerlas en lo que voy a narrar.

Jesús Sosa Castro/ A los Cuatro Vientos

Para situar el porqué de la entrevista, tomé la palabra diciendo que días antes habíamos entregado un documento con distintos posicionamientos políticos, firmado por 43 representantes de colonias y de Comités territoriales de nuestro distrito, dirigido al Lic. Andrés Manuel López Obrador. Como el Presidente del Comité Ejecutivo Nacional no se encontraba, queríamos saber si López Beltrán tenía una opinión sobre los asuntos en él contenidos.

No puedo hablar contigo -me dijo- tus derechos están suspendidos por haber violado los estatutos del partido” “No se puede opinar públicamente sobre cuestiones que afectan la honorabilidad de los dirigentes” “Has escrito un artículo y lo has publicado en un pasquín que es enemigo, desde el 2012, de Andrés Manuel López Obrador”

¡Me quedé patidifuso! ¿La dirección de Morena le encargó a un Comisionado que no hable con un militante porque ha violado los Estatutos? ¿Es una acusación oficial o es una actitud personal de un operador que quiere espantar a los “disidentes” para que ya no sigan hablando sobre lo que pasa en Morena? ¿Por qué no se me ha notificado nada por la instancia encargada de estos asuntos y conocer si existe esa sanción? ¿Es una intriga diferente a la que en febrero del 2014 me fabricaron mis adversarios, acreditándome un artículo que se demostró que yo no escribí, pero por lo cual AMLO dio la orden de no dejarme entrar a una reunión del Consejo Nacional?

En ese entonces y en presencia de Eduardo Cervantes y de Álvaro Ramírez, Presidentes de Morena en el DF y del Comité Delegacional de GAM respectivamente, exigí hablar con Andrés Manuel, quien aceptó que había sido una intriga y que el artículo lo había escrito otro columnista de SDP Noticias 

De entonces a la fecha yo he seguido escribiendo sobre lo que veo en Morena. He criticado hechos y actitudes de dirigentes mayores y menores que van en sentido contrario a lo que se afirma en sus documentos fundacionales y en lo que se dice públicamente por parte de su líder principal.

MATEN MENSAJERO LOGO

Lo hice y lo hago no sólo porque es mi derecho constitucional de libre expresión, sino porque en mi calidad de miembro de Morena no le he dado a nadie el derecho de decirme qué debo escribir, dónde y en qué momento. Hablar de los asuntos que competen a un partido es hablar de una entidad de interés público

Pero es obvio que a varios de los dirigentes de Morena no les gusta que se opine en forma distinta a como opinan y actúan algunos dirigentes de la cúpula. Nos quieren calladitos, obedeciendo y en la chamba. Parten del hecho de que Morena ha conquistado para siempre el crédito necesario para ser considerado un partido distinto a los demás. No sienten que haya incoherencia entre lo asentado en los documentos básicos y la práctica política.

Tampoco quieren aceptar que hay un desencanto y una paralización en gran parte de la vida partidista, resultado de actitudes y acciones de varios dirigentes. Les duele que la gente proteste por la imposición de candidaturas. No les gusta que se les diga que existen grupos de poder que trabajan para sus intereses y no para fortalecer al partido. En lugar de atender estos problemas, amenazan a los “opositores” llaman a trabajar y  a diferir esta discusión 

Esto es lo que queríamos comentar con el Comisionado del Consejo Nacional. Pero la respuesta fue el enojo, la crispación y la amenaza. Creyó falsamente que yo iba a recular, a ofrecer disculpas o a espantarme con el petate del muerto. Su dicho de que lleva un registro del trabajo y los méritos de  todos los militantes, topó con el hecho de que él no había nacido aun cuando yo ya andaba en la lucha revolucionaria. Para mí y para muchos, ese es el registro que vale. ¡Eso fue lo que le dije! Pero lo que quedó al descubierto es que a falta de argumentos, se abren paso las intrigas, las amenazas y las sanciones. A lo que llaman es matar al mensajero

La época de la locura y de la postración intelectual que viven muchos políticos, no será lo que tuerza el interés de la militancia por transformar México y democratizar la vida de su partido. La capacidad para ocultar las cosas es efímera. Tarde o temprano el tiempo termina por poner a cada quien en su lugar. Las amenazas de sancionarme y de expulsarme del partido por decir lo que pienso y lo que veo, no me espantan. Tomo nota de ellas. Llegado el caso, sabré hacer honor a mi nombre y a mi honestidad política de más de cincuenta años de lucha. Seguiré el ejemplo de aquel niño que “sobre los hombros de su padre le gritaba a Jesús cuando los romanos lo tundían a latigazos: defiéndete, defiéndete”

¡Eso haré, que no quepa duda!

(*) El título corresponde a un comentario que hizo Ixca Cienfuegos Baskchiers a uno de mis artículos

JESUS CASTRO SOSA*Jesús Sosa Castro. Destacado militante de la izquierda mexicana. Articulista de SDP noticias y colaborador de A los Cuatro Vientos.