Sacrificios humanos: para controlar y con pobres

Muchos pueblos de la antigüedad practicaron el sacrificio humano. En unos casos sucedía ocasionalmente, en otros se practicaba a escala masiva. Había una infinidad de motivos religiosos para justificar estos crímenes y muchos formas de realizar la carnicería. En Mesoamérica, a la mayoría de las victimas se les arrancaba el corazón latente.

Joaquín Bohigas Bosh/ La Quincena de la Ciencia / A los Cuatro Vientos

Otros pueblos las asesinaban a garrotazos, las enterraban vivas, las desmembraban o las tiraban a ríos y pozos para que se ahogaran. Los ejecutores eran miembros de las clases hegemónicas y la gran mayoría de los sacrificados eran cautivos de guerra y gente pobre. La vida es cara.

Algunos piensan que la función real del sacrificio humano era provocar una catarsis social o conflictos políticos. Cuando está asociado al canibalismo, se ha dicho que servía para enriquecer el contenido proteínico de la dieta de la clase dominante.

La teoría más aceptada es que el sacrificio humano reafirmaba las distinciones sociales, combinando supersticiones religiosas con la exhibición del mayor ejercicio posible de autoridad, el poder sobre la vida de los demás.

Para evaluar esta hipótesis, un grupo de investigadores neocelandés estudió 93 culturas tradicionales que poblaron la mayor parte de las islas del Océano Pacifico, como Filipinas, Hawai y Nueva Zelanda (Watts et al., 4 de abril 2016, Nature, doi:10.1038/nature17159). Encontraron que el sacrificio humano se practicaba en el 65% de las 27 sociedades más estratificadas, 37% de las sociedades moderadamente desiguales y 25% de las 20 sociedades más igualitarias.

Estos hallazgos indican que el sacrificio humano puede preceder a las sociedades clasistas, pero concuerdan con la idea de que servía para consolidar el poder de las clases dirigentes, manteniendo aterrorizada a la población.

El terror es una de las herramientas más efectivas de control social. Como otros, los autores concluyen que la religión es usada para preservar la jerarquía social y que su asociación con los sacrificios humanos muestra que tiene una relación por lo menos ambigua con la moralidad.

En México, es probable que la colonización española haya sido facilitada por el ejercicio masivo del sacrificio humano entre los pueblos prehispánicos.

Calentamiento global: más malas noticias

CORAL BLANQUEO
El blanqueo del Gran Arrcife de Coral australiano preocupa a los científicos del mundo (Foto: lostiempos.com).

Debido tan solo al calentamiento del agua, han determinado que el nivel del mar subirá más de medio metro en el transcurso de este siglo.

El nivel del mar también aumenta por el derretimiento de las capas de hielo que cubren Groenlandia y Antártida, aunque en este caso las cifras son más inciertas.

Ocasionalmente, durante los últimos millones de años, las temperaturas polares han sido ligeramente mayores que en la actualidad. Sin embargo, el nivel medio del mar ha llegado a estar de 6 a 9 metros por encima de su nivel actual en fecha tan reciente como el último periodo interglaciar (hace 140 mil años) e incluso más durante el Plioceno (hace 3 millones de años).

En ambos casos, el principal contribuyente ha sido el deshielo de Antártida, lo que da una idea de su enorme vulnerabilidad. Utilizando esta información y modelos más realistas que relacionan el aumento de la temperatura global con la fractura de la plataforma de hielo y el colapso estructural de los acantilados que están junto al mar, han calculado que el deshielo de la Antártida puede contribuir más de un metro de aumento del nivel del mar al terminar este siglo y más de 15 hacia 2500, si las emisiones de gases invernadero no amainan.

Si las tendencias persisten, el nivel del mar probablemente será de uno a dos metros más elevado al terminar el siglo. Desde cualquier punto de vista, es una catástrofe mayor (De Conto y Pollard, 31 de marzo 2016, Nature 531, 591).

En los últimos meses, el calentamiento global está teniendo terribles efectos en los arrecifes de coral, uno de los ecosistemas marinos más hermosos. Estudios aéreos de más de 500 arrecifes situados en la Gran Barrera de Coral que está en la costa oriental de Australia, han mostrado que el 95% ha perdido su color. Este fenómeno, conocido como blanqueo, también se produjo en 1998 y 2002, pero en ese entonces “solo” el 18% de los arrecifes fueron afectados.

El blanqueo ocurre cuando los corales están expuestos durante mucho tiempo a temperaturas elevadas. Responden al estrés, expulsando las algas que les dan vida y color. El blanqueo puede ser fatal si el estrés es muy intenso o si se prolonga por demasiado tiempo.

El blanqueo está produciéndose a escala global y es posible que la mayor parte de los corales dejen de existir dentro de algunos años, a  menos que evolucionen para sobrevivir al acelerado incremento de temperatura (ARC Centre of Excellence for Coral Reef Studies, Australia,  29 de marzo, 2016, Boletín de prensa).

Piel de laboratorio: suda, es peluda y fluorescente

takagi1HR.0

En el mundo hay varios grupos científicos que estudian la regeneración de órganos. El 2 de abril,  uno de ellos anunció que había logrado “cultivar” piel de ratón e implantarla en ratones vivos (Takagi et al., 1 de abril 2106, Science Advances, doi: 10.1126/sciadv.1500887).

La piel fue fabricada reprogramando cierto tipo de células madre (aquellas con las que se puede producir cualquier órgano).

Hace dos años, otro grupo de científicos había fabricado la primera piel artificial usando células madre humanas, pero esta sólo tenía la capa más externa (la epidermis) y carecía de otras estructuras esenciales, como los folículos pilosos y las glándulas que secretan sudor y sebo.

En este nuevo trabajo de bioingeniería, lograron generar estas estructuras, así como las tres capas de tejido que tiene la piel normal. Para poder identificarla, le dieron un brillo fluorescente a esta piel artificial. Luego la injertaron a ratones vivos y vieron que empezó a funcionar normalmente cuando se conectó con los nervios y músculos del ratón.

Este trabajo servirá para estudiar como interaccionan los componentes de la piel y, quizá dentro de diez años, producir piel humana que pueda servir para trasplantes a personas que hayan sufrido quemaduras o tengan trastornos dermatológicos.