Arte Rupestre del Valle de los Cirios

La península de Baja California es una de las regiones de México, y del mundo, que cuenta con mayor densidad de sitios con arte rupestre. Especialmente destaca el Estado de Baja California Sur con la mundialmente famosa Sierra de San Francisco, en donde se tienen registrados hasta la fecha más de 700 sitios, algunos de ellos con antigüedades superiores a los cinco mil años.

Carlos Lazcano Sagahún* / A los Cuatro Vientos

Otra región sudcaliforniana muy famosa es la Sierra de Guadalupe, en donde la Cueva de San Borja presenta los sitios de arte rupestre más antiguos del continente, con 7,500 años, además de una gran belleza.

En el Estado de Baja California, localizado en la parte norte penínsular, a partir del paralelo 28, se conocen mucho menor cantidad de sitios rupestres, pero no porque no los haya, sino porque ha sido poco explorado en este sentido.

Desde hace cuatro años, apoyado por la Sociedad de la Antigua California y por el Museo de Historia de Ensenada, inicié un proyecto para registrar y documentar sitios de arte rupestre en la región sur de dicho Estado, especialmente en el Valle de los Cirios, una de las Áreas Naturales Protegidas más extensas del país, la que cubre la tercera parte de la superficie del Estado.

Comencé en el Valle de los Cirios por varias razones. Una de ellas es porque es la región menos conocida de Baja California, debido a lo escaso de su población, estar en una región poco accesible e incomunicada, y a tener una geografía difícil, dominada por un gran desierto y una serie de sierras  áridas en extremo.

Por otro lado me di cuenta de que los sitios de arte rupestre estilo “Gran Mural”, los que predominan en la vecina Sierra de San Francisco (Baja California Sur), ya muy explorada, se continúan hacia el norte, precisamente hacia el Valle de los Cirios. En el Valle de los Cirios, y de hecho en toda la Baja California, hoy existe un proceso que está haciendo que se despueble toda su parte central y su parte rural. Muchos ranchos están siendo abandonados y muchos de los rancheros y vaqueros ven como sus hijos ya no quieren seguir esa forma tradicional de vida, ciertamente dura y mal pagada, para irse a vivir a las ciudades, en donde consiguen trabajos mejor pagados y más fáciles. Estos rancheros conocen la ubicación de muchos sitios de arte rupestre, y cuando mueran, este conocimiento desaparecerá, ya que no tendrán  a quien comunicárselo. Como conozco a muchos de estos vaqueros y rancheros, les he estado pidiendo que me lleven a esos sitios que conocen, con el fin de que su conocimiento no se piedra, y así ir registrándolos para conocer este gran patrimonio y eventualmente aprovecharlo.

PINTURAS RUPESTRES MESA DEL CARMEN
Sitio Mesa del Carmen

Otra razón por la inicié estos registros en el Valle de los Cirios es por las fuertes presiones que tiene la región por proyectos depredadores, principalmente mineros, los que amenazan con afectar gravemente al Valle de los Cirios, a su maravillosa naturaleza y a su importante herencia cultural, especialmente sus sitios de arte rupestre.

De esta manera he ido conociendo el Valle de los Cirios a detalle, explorando su desierto, sus sierras y su costa, conociendo a sus gentes maravillosas y generosas, quienes con gusto me han compartido sus tesoros.

Comencé con la saga de los Gran Mural, la que es profusa en el extremo sur del Estado, logrando ubicar unos sitios espectaculares, entre los más hermosos de la península, lo que ya es mucho decir, por lo que también se encuentran entre los más destacados de México y del continente. En los alrededores de la misión de Santa Gertrudis abundan sitios Gran Mural, pero hay que estar dispuestos a caminar  varios días, a cuando menos ir a caballo para poder visitarlos, ya que realmente no es fácil llegar a ellos.

A medida que se va al norte la presencia de los Gran Mural va siendo cada vez menor. A la altura de la misión de San Borja este tipo de pintura rupestre ya es más bien escasa, y por un tiempo fueron los sitios Gran Mural más norteños que ubiqué. Pero un día, me encontré con un sitio Gran Mural en la región de Cataviña, casi 200 kilómetros al norte, lo cual fue una gran sorpresa. Desde luego, no es que en esos 200 kilómetros no hubiera este tipo de arte rupestre, lo que pasaba es que nadie había registrado esa región para buscar arte rupestre.

Después de estudiar varios mapas y el Google Earth, y ya conociendo ciertas características sobre los tipos de ubicación de las pinturas Gran Mural, calculé que en varias de las pequeñas sierras intermedias entre San Borja y Cataviña podría existir sitios Gran Mural, y así fue. Con el apoyo de tres exploradores italianos del Grupo La Venta, efectuamos una extensa exploración en una de dichas sierras, y así localizamos una veintena de sitios rupestres, dos de ellos con el clásico estilo Gran Mural. Pronto efectuaremos otra entrada para visitar una pequeña sierra muy cercana a esta primera, ya que la saga de los Gran Mural continúa. Ya hemos localizado más de cincuenta sitios con este tipo de pintura, y no creo que esto vaya acabar pronto. Poco a poco vamos llenando los huecos de los sitios vacíos, donde nada se ha explorado.

Pero no solo arte Gran Mural hemos localizado en el Valle de los Cirios. Hemos encontrado también, al menos otros tres estilos, todos muy abstractos, a diferencia del Gran Mural que es muy realista. De estos tres estilos, dos son de petrograbado, es decir, tallados sobre la roca, y uno es de pintura. Éste último se trata de diseños policromos en donde destacan los colores rojo-ocre, negro, blanco, amarillo y verde. Este estilo se ha encontrado sobre todo hacia la parte central del Valle de los Cirios, entre Cataviña y la misión de San Francisco de Borja.

Petrograbado en el Valle de Los Cirios
Petrograbado en el Valle de Los Cirios

Uno de los estilos de petrograbado se ha localizado hacia la parte norte del VC. No todo es abstracto, ya que de vez en cuando llega a reconocerse algunas figuras antropomorfas y zoomorfas, aunque más bien son escasas. La mayor parte de estos diseños son geométricos, entre figuras redondas, curvas y rectas. En este estilo se han podido identificar diseños que corresponden a las tablas ceremoniales de los indios cochimí, las que describieron algunos misioneros, por lo que suponemos que este estilo no es tan antiguo y corresponde a una tradición cochimí.

El otro estilo de petrograbado, no muy extendido y muy abstracto, fue desarrollado dentro de cavidades formadas en tobas volcánicas, es decir rocas suaves sobre las cuales efectuaron diseños a base de pequeños hoyos. Estilo únicamente se ha encontrado en la parte sur de la región de Santa Gertrudis.

Actualmente llevo registrados alrededor de 150 sitios de arte rupestre; sin embargo, calculo que aún estoy al principio. En base a la geografía del VC que aún falta por ver, y a la densidad de lo que hemos localizado hasta hoy, conservadoramente creo que en el VC existen no menos de unos mil sitios con arte rupestre. Han sido numerosas las expediciones que hemos realizado, muchas de ellas hasta de 15 días; a pie, a caballo, en vehículo, siguiendo antiguas veredas, caminos de gran dificultad, regiones a campo traviesa, de esos que se hace camino al andar. Tengo en lista de espera varias decenas de sitios por visitar. Estamos hablando de explorar a detalle una región con más de 25 mil kilómetros cuadrados. Seguramente lo mejor está por descubrirse.

Esta riqueza cultural representa una impresionante herencia que apenas en estos tiempos del siglo XXI estamos empezando a conocer, la que forma parte de esa riqueza natural del VC. Con este proyecto espero que tengamos conciencia en conservar esta gran herencia, tanto natural como cultural, una de las más maravillosas de nuestro gran país.

CARLOS LAZCANO* Reconocido explorador, geólogo, escritor, fotógrafo e historiador mexicano pródigo en investigaciones y publicaciones sobre historia, medio ambiente y arqueología de Baja California, Chihuahua y otros estados del país, así como sobre  sitios naturales inexplorados o poco conocidos. Su trabajo lo ubica como uno de los mejores espeleólogos de  México.