Denuncian discriminación racial en empresa turística de La Salina

Un ingeniero agrónomo y dos trabajadores del campo recibieron discriminación racial de parte de un empleado del Hotel y Restaurante La Salina, en el municipio de Ensenada. El caso se hizo del conocimiento del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED).

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos

Ensenada, B. C., a 5 de abril de 2016.- Fernando Ayala, ingeniero agrónomo de Sonora y una de las víctimas de la presunta segregación racial, informó que los hechos se dieron en el local del establecimiento aproximadamente a las 13 horas de hoy.

Explicó que a esa hora él y sus dos trabajadores indígenas oaxaqueños, de humilde condición social, arribaron al restaurante para descansar y comer de una jornada de trabajo que realizaban en ranchos de la región del norte del municipio de Ensenada.

– “Cuando arribamos al sitio, desgraciadamente el único con alimentos en esa zona de Ensenada, había dos extranjeros en el interior del restaurante y cinco más en la zona de playa de La Salina”.

Indicó que uno de los dos trabajadores que en ese momento atendían el lugar, al que describió como de aproximadamente 37 años, de tez morena, de poco más de 1.60 metros de altura y con lentes, de manera grosera les dijo que los atendería después de servir a los otros siete comensales luego de que le pidieron hamburguesas para comer.

Nosotros no fuimos groseros con él, pero nos hizo gestos de desprecio y nos dijo que si no nos gustaba el trato que nos retiráramos inmediatamente del restaurante porque para él eran más importantes los estadounidenses”.

La presunta actitud racista del empleado le molestó y en ese momento habló por teléfono a la oficina de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos en Ensenada, localizada a 25 kilómetros al sur de La Misión, para denunciar los hechos y pedir su inmediata intervención.

– “Me dijeron que ellos no podían atender la queja porque se trataba de un civil, no de un empleado o dependencia pública, por lo que me orientaron para que canalizara mi denuncia a la CONAPRED, cosa que hice posteriormente”.

RACISMO LIBRE CONAPRED

Expresó que en una ocasión anterior comió en el mismo restaurante, él solo, y no recibió maltrato; aunque aclaró que el empleado del lugar que lo atendió era otra persona.

– “No es justo que se discrimine de esta forma. Evidentemente se nos trató mal por la condición humilde e indígena de mis acompañantes. Esto no debe quedar sin sanción de la CONAPRED”, destacó.

En febrero, Fidel Sánchez Gabriel, uno de los voceros de la Alianza de Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por la Justicia Social del Valle de San Quintín, denunció que en todo el estado de Baja California persiste la discriminación racial en contra de aproximadamente 80 mil jornaleros que laboran en la zona rural de la entidad.

Y en agosto de 2015, la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Baja California (CEDHBC) puso en marcha un módulo de atención itinerante para atender casos de violación a los derechos de los indígenas en el municipio de Ensenada cometidos por servidores públicos.

Posteriormente -en marzo de este año-, en el marco del Día Internacional de Cero Discriminación, la presidente de la CEDHBC, Melba Adriana Olvera Rodríguez, expresó su rechazo a toda forma de discriminación, racismo, xenofobia o intolerancia en el estado, por lo que invitó a la ciudadanía a construir con acciones diarias “una sociedad más justa e igualitaria”.

También recordó que la nacionalidad, el sexo, la edad, el origen étnico, la condición u orientación sexual y la religión continúan siendo en Baja California causas de exclusión.

Los grupos que viven en situación de vulnerabilidad como las personas adultas mayores, las personas con discapacidad, las personas de comunidades indígenas, entre otros, son los más propensos a que se vulneren sus derechos humanos” en el estado, afirmó.

Finalmente manifestó que la discriminación es un fenómeno social que vulnera la dignidad, los derechos humanos y las libertades fundamentales de las personas, por lo que “es  importante que todas y todos desempeñemos nuestras labores del día a día bajo los principios de igualdad y eliminando las prácticas y actitudes discriminatorias”.