Amenazan empresas agrícolas con irse de Maneadero por la ola de robos

Pierden hasta el 20% de lo sembrado por el “robo hormiga”.

Nuevo sistema de justicia e impunidad alientan el delito. La policía municipal preventiva, impotente para detener la «imparable» inseguridad en el valle agrícola.

Ejido Nacionalista Sánchez Taboada / A los Cuatro Vientos

Ensenada, B.C., a 31 de marzo de 2016.- Cerca del 20 por ciento de la producción total del sector agrícola en Maneadero es robada, lo que genera “un severo golpe” a la economía de las empresas asentadas en el valle colindante con la ciudad de Ensenada, por lo cual algunas de ellas ya analizan retirarse de Maneadero para el siguiente año.

Así lo expresaron productores y empresarios del Ejido Nacionalista de Sánchez Taboada, ubicado en Maneadero, durante la pasada reunión de ejidatarios en el poblado.

En la reunión exhortaron al presidente del comisariado ejidal, Raymundo Carrillo Huerta, a que busque un nuevo acercamiento con las autoridades de los tres niveles de gobierno y pedir más operativos de seguridad.

– “Se han hecho trabajos muy importantes en la prevención del delito, el acercamiento y vinculación que hemos tenido con la Dirección de Seguridad Pública Municipal, la cual encabeza el licenciado Enrique Villarreal y el subprocurador de Justicia del Estado, Marco Chavarría López ha sido buena; sin embargo, los robos se siguen presentando y dañan la economía y tranquilidad de quienes habitamos en Maneadero”, apuntó Carrillo.

Informó que la empresa Sahara, dedicada a la siembra y exportación de espárragos de alta calidad, ha denunciado de manera constante ante las autoridades los robos de los cuales han sido objeto por lo menos tres veces a la semana.

El poblado de Maneadero también vive los efectos de la inseguridad que se vive en todo el valle agrícola (Foto: Cortesía).
El poblado de Maneadero también resiente los efectos de la inseguridad que se vive en todo el valle agrícola (Foto: Cortesía).

– “De hecho se han colocado nuevos sistemas de vigilancia; la empresa contrató más personal de seguridad y se reforzaron los cercos perimetrales, pero con todo y ello siguen los robos”, manifestó en la reunión uno de los ejecutivos de la empresa trasnacional.

Agregó ante los ejidatarios que la empresa tiene detectados grupos que se dedican a vender verduras robadas.

Se han hecho mapeos de los lugares donde venden los productos que roban; inclusive han sido detenidos por nuestros guardias de seguridad, se han entregado a la policía municipal y se han levantado denuncias ante el Ministerio Público (del Fuero Común), pero a los días el ladrón queda libre”.

El representante de la compañía indicó que ahora, con el Nuevo Sistema de Justicia Penal, los policías municipales han dicho a la empresa que no pueden consignar a los presuntos delincuentes porque no les consta que estén robando, por lo que los detienen por dos o tres días y luego los regresan a la calle.

De acuerdo con el empresario, la empresa Sahara contrató a un grupo de abogados para que diseñen una estrategia jurídica y puedan encarcelar por más tiempo a los presuntos ladrones de verduras que son detenido, porque en la actualidad quedan libres en cuestión de horas.

– “Han sido varias las empresas que nos han pedido que intervengamos para frenar la ola de robos a parcelas”, destacó Carrillo Huerta.

Campo agrícola en el valle de Maneadero (Foto: Cortesía).
Campo agrícola en el valle de Maneadero (Foto: Cortesía).

Agregó que de seguir impune la escalada delictiva que enfrentan en el valle, las agroempresas se retirarán de Maneadero.

Los ladrones se llevan desde una verdura hasta herramienta de las parcelas, lo que ha convertido al ejido en una zona insegura”.

Recordó que recientemente la Base de Operaciones Mixtas (BOM) ha hecho patrullajes en las parcelas pero con todo y ello los robos continúan porque “los delincuentes se van un rato y luego regresan”, cuando el operativo policial concluye.

Luego de la reunión, los ejidatarios y empresarios acordaron hacer un grupo interdisciplinario conformado por ejidatarios, empresarios agrícolas y vecinos de Maneadero, para pedir el freno a la ola de robos, “la cual ya es imparable”.