Alerta en el planeta por el cambio climático

La Tierra vivirá supertormentas y megatsunamis este siglo

Londres y Nueva York podrían quedar sumergidas dentro de los próximos 50 años.

Portal RT / Foto principal: Stephane Mahe-Reuters

31 de narzo de 2016.- La mayoría de los científicos coincide en que el nivel del mar va a subir, aunque algunos estiman que eso no sucederá en los próximos siglos.

Un nuevo estudio sugiere que el nivel del mar crecerá varios metros dentro de los próximos 50 años, sumergiendo ciudades o fluviales, incluida Nueva York y Londres, a finales de este siglo.

Según la investigación dirigida por James Hansen, un climatólogo jubilado de la NASA, el deshielo inicial producirá una capa de agua relativamente dulce sobre la superficie oceánica cerca de la Antártida y Groenlandia.

Este proceso frenará o incluso bloqueará el sistema de corrientes oceánicas que lleva el calor a varias partes del planeta, permitiendo su salida parcial al espacio.

DESHIELO EN OCEANO
Bob Strong, Agencia Reuters.

Las zonas más profundas del océano, en consecuencia, se irán calentando, algo que acelerará finalmente el derretimiento de la capa de hielo que se ubica bajo el nivel del mar.

Al mismo tiempo las diferencias extremas de temperatura entre los trópicos y los polos darán pie a supertormentas y tsunamis como los sucedidos hace 120.000 años, cuando la Tierra experimentó un calentamiento global.

En aquel momento el nivel de los océanos se encontraba de seis a nueve metros por encima del nivel actual, mientras que la temperatura media de la Tierra era solo un grado mayor que la de ahora.

Si no se toman medidas de urgencia para reducir drásticamente las emisiones de dióxido de carbono, es muy probable que el nivel del mar se eleve «varios metros dentro de 50 a 150 años», según el estudio publicado en la revista científica europea ‘Atmospheric Chemistry and Physics’.

La Gran Barrera de Coral se muere en silencio

La muerte del mayor arrecife coral del mundo llevará al borde de la extinción a la cuarta parte de las especies marinas.

BBC Mundo

31 de marzo de 2016.- La Gran Barrera de Coral australiana está amenazada de desaparición. Esta maravilla de la naturaleza, que se extiende sobre unos 2.600 kilómetros de longitud y puede ser distinguida desde el espacio, sufre la peor decoloración en la historia de las observaciones científicas.

El nivel de preocupación de los especialistas es tan elevado que estudian incluirla en la lista de lugares en peligro de la Unesco.

El mal que aqueja a la Gran Barrera es que los corales están perdiendo su color. Un 95% de ellos están ya blanqueados. Solo cuatro arrecifes de cada 520 se encuentran en buen estado. Supuestamente la causa de este alarmante proceso es el calentamiento global.  

Los arrecifes coralinos son organismos muy sensibles a la temperatura. El blanqueamiento sucede cuando los corales sufren cambios ambientales. Por ejemplo, una pequeña alteración de la temperatura del agua, de la luz o de los nutrientes que reciben pueden hacer a los corales expulsar algas endosimbiontes, las zooxantelas, responsables del color.

Posteriormente los corales pueden recuperarse y recuperar su coloración, pero antes de que esto ocurra deberán pasar años. Si estas condiciones de estrés para los arrecifes se prolongan, pueden acabar muriendo.

Antes el blanqueamiento de los corales era un fenómeno infrecuente y limitado geográficamente. Pero recientemente se ha hecho más común y devastador.

En 1997 se reveló que el 18% de los corales del mundo habían muerto. Ahora la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica estadounidense predice que un 40% de los corales se verán afectados por esta «epidemia» de decoloración.

El blanqueamiento de la Gran Barrera australiana, donde crecen 400 tipos de coral, 1.500 especies de peces y 4.000 variedades de moluscos, forma parte de un global vinculado al cambio climático.

La capa de hielo invernal del Ártico registra un mínimo histórico

La superficie del hielo oceánico invernal se reduce a 14,52 millones de kilómetros cuadrados, el registro más bajo desde que se iniciaron las mediciones con satélite en el año 1979.

NASA

31 de marzo de 2016.- Según los datos del Centro Nacional de Información de Nevadas y Heladas (National Snow and Ice Data Center, o NSIDC) y la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), la formación de hielo invernal del Ártico se ha reducido a un mínimo histórico.

Es el segundo año consecutivo que el máximo volumen anual de hielo alcanza este hito.

Cada año, la superficie de agua congelada que flota en la superficie del océano Ártico y sus mares vecinos se derrite durante la primavera y el verano y vuelve a crecer en los meses de otoño e invierno, alcanzando su punto máximo anual entre febrero y abril.

Este 24 de marzo, el hielo oceánico alcanzó un máximo de 14,52 millones de kilómetros cuadrados, el registro más bajo que se tiene desde que se iniciaron las mediciones con satélite en el año 1979.

En 2015, la extensión de hielo se situó en los 14,54 millones de kilómetros cuadrados. Las 13 mediciones más bajas corresponden a los últimos 13 años.

Según Walt Meier, científico del hielo marino en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt (Maryland), el calor atmosférico ha contribuido probablemente a que se registre esta medida máxima, con temperaturas de hasta 6 grados centígrados por encima de la media en los bordes del casquete de hielo marino, donde este es más delgado.

– «Aunque el alcance máximo del hielo marino puede variar mucho cada año dependiendo de las condiciones climáticas del invierno, estamos viendo una tendencia descendente significativa, y que en última instancia está relacionada con el calentamiento de la atmósfera y los océanos», apunta Meier.

El ritmo alarmante del cambio climático no tiene precedentes

«Nuestro planeta está enviando un poderoso mensaje a los líderes mundiales para que firmen y apliquen el Acuerdo de París sobre cambio climático», indica un informe de la Organización Meteorológica Mundial.

Agencia Reuters

Global Disaster
iMAGEN: INTERNET.

31 de marzo de 2016.- En enero y en febrero de 2016 se han visto superados los récords de temperaturas máximas, declaró la Organización Meteorológica Mundial (OMM), advirtiendo que el cambio climático avanza a un ritmo «sin precedentes».

«El futuro está sucediendo ahora», afirma la agencia.

– «El ritmo alarmante del cambio climático que estamos observando como resultado de la emisión de gases de efecto invernadero no tiene precedentes en los registros modernos», ha advertido el secretario general de la OMM, Petteri Taalas.

«Nuestro planeta está enviando un poderoso mensaje a los líderes mundiales para que firmen y apliquen el Acuerdo de París sobre cambio climático y reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero ahora, antes de que alcancemos un punto irreversible», sostiene Taalas.

Según el informe de la OMM, el año 2015 pasó a la historia por sus registros de temperatura máximas sin precedentes, intensas olas de calor, lluvias, devastadoras sequías y la actividad inusual de los ciclones tropicales.

Se registraron temperaturas máximas en muchos países como Rusia, China, Estonia, Finlandia y España; mientras que otros países, como Alemania, Francia y Hungría experimentaron su segundo o tercer año más cálido.