BC, cuarto lugar nacional en anorexia, mal que afecta a niños cada vez más pequeños

Tiene importantes repercusiones en la salud física. Mientras los jóvenes ingieren fármacos, los niños vomitan.

En Baja California se presentaron 176 casos de anorexia y bulimia en 2015. Ocupa el cuarto lugar nacional.

El problema crece por la “occidentalización de la sociedad”.

Instituto Mexicano del Seguro Social / A los Cuatro Vientos / El Informador.

La anorexia es un grave trastorno de la conducta alimentaria que anteriormente se manifestaba alrededor de los 17 años; sin embargo, en la actualidad  este padecimiento afecta con mayor frecuencia a la población infantil, precisó personal de nutriología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La especialista en Baja California, Ivonne Benitez, explicó que esta afectación es un grave trastorno que enfrentan los adolescentes de ambos sexos, con una edad promedio de inicio entre 12 y 15 años, cuando los jóvenes presentan los primeros síntomas, aunque hay casos documentados entre  la población infantil.

De acuerdo con el Boletín Epidemiológico de la Dirección de Información Epidemiológica de la Secretaría de Salud y Asistencia, en 2015 se presentaron en Baja California un total de 176 casos de anorexia y bulimia, lo que colocó a la entidad en cuarto lugar nacional con más casos después del Estado de México (381), Jalisco (313) y el estado Ciudad de México (249).

La estadística de la dependencia federal no indica la edad de los enfermos en la entidad ni los números de casos por cada 100 mil habitantes, pero sí los ubica por sexo: 46 varones y 130 mujeres.

La doctora Benitez destacó que el sobrepeso y la obesidad infantil son temas preocupantes por las consecuencias que pueden tener a largo plazo  como la aparición de enfermedades metabólicas y cardiovasculares durante la juventud o adultez, pero la anorexia infantil también puede tener importantes repercusiones sobre el desarrollo de los menores,  su salud física y psicológica.

ANOREXIA ADOLESCENTE

Precisó que este mal generalmente se debe a la ausencia de los padres o que éstos sean demasiado exigentes, no comer en familia, los patrones estéticos propuestos por la publicidad y los juicios de valor sobre la apariencia física en el círculo social.

– “Los adultos anoréxicos se suelen purgar con medicamentos, mientras que los niños –que no tienen acceso a los fármacos– vomitan tras las comidas”.

Y recalcó la importancia de que los padres se mantengan alertas a la  conducta de sus hijos y se fijen si van al baño inmediatamente después de comer.

Señaló que existen algunas secuelas provocadas por la enfermedad que pueden observarse  y ser detectadas inmediatamente como alteraciones menstruales, sequedad en la piel, pérdida de cabello, uñas quebradizas, deterioro del esmalte dental, trastornos estomacales y cardiovasculares, entre otras.

Una vez detectado el problema, el tratamiento de la anorexia es complicado y requiere un abordaje multidisciplinario, ya que para que el paciente adquiera unos hábitos alimenticios apropiados es necesaria la intervención de un psicólogo, quien le ayudará a recuperar su autoestima y a no intentar alcanzar estereotipos de belleza impuestos por las modas; mientras que  un nutricionista que le guiará, de forma progresiva, para que adopte una dieta que le permita mantenerse sano.

Recomendó que en caso de que se presente esta afección  algún miembro de la familia lo mejor es acudir rápidamente a la Unidad Médica familiar (UMF) correspondiente para atención profesional.

Los efectos de la «occidentalización» cultural

ANOREXIA SOCIAL REDES

Según otros estudios, las mujeres son las principales víctimas de bulimia y anorexia a nivel nacional y expertos señalan que las características socioculturales son algunos de los factores que provocan la incidencia de los trastornos alimenticios entre la población, así como la ‘’occidentalización’’, la conectividad a internet, los malos hábitos alimentarios y la urbanización.

“Tenemos mucha influencia norteamericana. Los jóvenes empiezan a marcar un estándar de belleza para ser aceptado que es un cuerpo esbelto”, señaló la nutrióloga Adriana Peña Rivera, profesora de la Universidad de Guadalajara (UdeG) en una entrevista con el diario El Informador, de Guadalajara.

Por su parte, el doctor Mauricio Leija Esparza, del Instituto Jalisciense de Salud Mental, coincidió en que la prevalencia de obesidad y sobrepeso en los jóvenes contribuye a la incidencia de anorexia y bulimia.

Nuestros patrones alimentarios son poco saludables y muchos niños, desde sus primeras etapas de desarrollo, son sobrealimentados. Cuando llegan a la adolescencia se dan cuenta de que tienen algunos kilos de más, se preocupan mucho por su peso y esto les empieza a desarrollar conductas alimentarias patológicas”.