Arte subversivo y popular ofende a gobierno de Ensenada, que lo manda extirpar

Porque artistas porteños no tenían permiso del ayuntamiento para instalar esculturas en la vía pública y no pagaron los derechos de piso correspondientes a la recaudación municipal, 35 obras hechas por integrantes del Colectivo 646 fueron retiradas de las calles y avenidas de la ciudad de Ensenada.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos

Ensenada, B.C., a 25 de febrero de 2016.- El director de Catastro y Control Urbano municipal, Humberto Morales Ríos, manifestó que personal de la dependencia buscó a los autores de las obras para notificarles la acción punitiva y la disposición de las autoridades a incluir su propuesta en un programa de gobierno para mejorar la imagen urbana, de manera prioritaria el Centro Histórico de la ciudad.

Informó que las obras retiradas -16 de ellas instaladas por artistas anónimos en las calles del centro histórico y turístico de la ciudad- están bajo resguardo de la Dirección de Servicios Públicos Municipales, que aportó trabajadores para retirar las obras consistentes en representaciones artísticas del corazón, del héroe revolucionario Emiliano Zapata, de una pareja heterosexual dándose un beso y del indigente “Nico”, víctima de abuso discriminatorio en el verano del 2015.

El funcionario de un gobierno que paradójicamente se niega a dar cumplimiento a una resolución judicial federal para cerrar, desde agosto del año pasado, un estacionamiento de tractocamiones en el poblado de El Sauzal por violar disposiciones urbanas, manifestó a reporteros del diario El Vigía que los artistas, «si tienen interés, deben acercarse y ver de qué manera se puede involucrar en el proyecto integral de la ciudad”.

El llamado de Morales Ríos podría no tener respuesta porque los que integran el Colectivo 646 fijaron públicamente los motivos que tienen para instalar sus obras plásticas en las calles y avenidas de la ciudad.

En un “Manifiesto Urbano” que hicieron público en una pinta ejecutada en diciembre pasado en centro de la ciudad, los escultores y pintores expresaron su intención de homenajear a personajes y hechos que “a contra corriente” forjan una parte de la idiosincrasia del pueblo mexicano.

El documento político, que explica el por qué desde septiembre de 2015 decidieron instalar su obra en las vialidades de Ensenada sin pedir permiso a nadie, dice:

Foto: El Vigía.
Foto: El Vigía.

“Somos las semillas que germinan en la oscuridad, buscamos grietas y encontramos la luz en los ojos de los que nos observan.

Somos perpetuadores de personajes heroicos, sobre la piedra y el bronce, cincelamos los rostros de aquellos que con su sangre han exaltado la historia de los lugares que habitamos.

Somos un homenaje a las leyendas que han forjado, a contra corriente buena parte de nuestra identidad.

No nos resignaremos a la ausencia ni mucho menos al olvido. Estamos presentes y reclamamos los espacios para manifestarnos.

Aborrecemos el yugo de la burocracia, ese submundo que habitan los que no saben lo que es concebir y construir una obra de arte.

Por ello, hemos decidido tomar el espacio público, apropiarnos, aunque sea por un momento, de los huecos de concreto que a diario se mueren en su cotidianidad. Dotaremos a los vacíos de discurso artístico.

El arte es una bestia que domina todas las lenguas. No queremos que la apatía y la indiferencia burocrática terminen por asfixiar a las nuevas generaciones.

Ahí donde haya un hoyo crecerá un Emiliano Zapata.

¡Viva el arte de las pequeñas revoluciones porque de éste emanan las grandes esperanzas!”

Foto: Notimex.
Foto: Notimex.

El «autoritarismo» de Gilberto Hiirata

La organización Juventudes de Izquierda (JIZ) Ensenada entregó A los Cuatro Vientos un documento en donde fija su postura ante lo que considera “acciones autoritarias” implementadas por el gobierno municipal que preside el profesor Gilberto Hirata Chico en contra de la expresión artística local. A continuación, el texto del grupo juvenil.

Ensenada, Baja California, a 25 de febrero de 2016.

Desde hace algunos meses atrás artistas de localidad intervinieron las calles del centro de la ciudad con esculturas de concreto de diferentes personajes alusivos a la Revolución Mexicana. Esto en busca de un espacio cultural que no es ofrecido por las autoridades locales.

El lunes 22 de febrero, personal de Obras Públicas Municipales retiraron las esculturas con el argumento mal fundado de que éstas obstruían el libre tránsito de los peatones y daban mala imagen.

Ese argumento es totalmente falso ya que elas obras de arte fueron colocadas en un lugar en el que no causaban obstrucción al peatón; por el contrario, abonan a la imagen urbana de la ciudad, atrayendo la atención de la comunidad local y turística.

Foto: Labece.
Foto: Labece.

Esto a diferencia de la remodelación que el gobierno del estado está haciendo al edificio que ocupa la Procuraduría General de Justicia del Estado ubicado en calle Nueve y la avenida Pípila, en donde sembraron estructuras obstruyendo más de la mitad de las banquetas.

Por esto exigimos al Presidente Municipal, síndicos y regidores:

1.- Se reinstalen las obras de arte removidas.

2.- Se garanticen espacios de expresión artística y cultural.

3.- Se conserven estas obras de arte como patrimonio de la ciudad.