Pese a crisis, lecheros de BC no participan en protesta nacional

Baja California se abstuvo de firmar la petición  del Frente Nacional de Productores de Leche al Senado de la República y al Papa Francisco, para que gestionen la  eliminación del apartado de la leche y sus derivados en el Tratado de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), por “el alto riesgo de competencia que los llevará a la ruina en las primeras de cambio”.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos

Ensenada, B. C., a 15 de febrero de 2016.- Esto pese a que la ganadería lechera y el sector en general enfrentan problemas por la importación de leche en polvo, la reducción del hato, la restricción a la producción de forrajes en California y el encarecimiento del precio de los forrajes por la devaluación del peso frente al dólar.

Álvaro González Muñoz, presidente  del Frente, indicó en un comunicado que sólo 20 estados de la República participaron en la protesta en el Senado de la República el miércoles 10 de febrero, para exigir al Senado de la República la exclusión del capítulo “Leche y sus derivados” en el TTP.

“Baja California no participó pese a que fue invitada a hacerlo”, apuntó.

Los productores estatales tampoco se unieron a los pequeños y medianos ganaderos lecheros –“que aportan el 80 por ciento del volumen total nacional de lácteos”-, que se reunieron en Aguascalientes para analizar el contenido de una carta que entregaron directamente al Papa Francisco en su visita a México.

Lo hicimos sabiendo que es un Papa sensible, que está a favor de los pobres y víctimas de la injusticia, por lo que debe saber la situación que viven los productores leche nacionales. No acabamos de levantarnos de uno (el Tratado de Libre Comercio de América del Norte) y viene otro (TPP)”, manifestó el dirigente de los lecheros.

Agregó que ya se demostró que los efectos del Tratado de Libre Comercio (TLCAN ) han llevado a la devastación al sector, obligando a los productores mexicanos a competir en condiciones de desigualdad con países que cuentan con grandes excedentes y que son ampliamente subsidiados.

Lecheros tiran su producción de lácteo ante indiferencia del gobierno por ayudarlos (Foto: internet).
Lecheros tiran su producción de lácteo ante indiferencia del gobierno por ayudarlos (Foto: internet).

Y destacó uno de los problemas que desde 2011 sumieron en la crisis al sector lechero de Baja California: la importación de leche en polvo.

– “La secretaría de Economía autorizó la compra anual de 27 mil toneladas de leche en polvo traídas de Nueva Zelanda, siendo que a los productores nacionales les escatima la compra de su producto y cuando lo hace, lo compra a precios que no alcanzan a recuperar los costos de producción”.

La importación de la leche en polvo fue especialmente perjudicial para los productores de leche en el estado.

Un estudio del Consejo Estatal de Productores de Leche de Baja California determinó en 2014 que por cada litro de leche que el gobierno federal compra la industria, la paga a promedios de 5.50 y 5.70 pesos.

– “Si hacemos un comparativo del precio, la leche importada en polvo descremada cuesta rehidratarla alrededor de 4.00 pesos el litro, por lo que es una falacia que la leche en polvo descremada sale más barata que la natural”.

Por su parte, González Muñoz explicó en su comunicado: “Los productores vendemos la leche entera, natural, con todos sus ingredientes nutritivos. Si los desincorporamos, el valor de esa crema es de 2.10 pesos, de acuerdo con precios internacionales, de manera que el gobierno federal paga un total de 6.10 pesos por litro rehidratado. Si nos pagan entre 5.50 y 5.70, allí está la muestra de que nuestra leche es más barata”.

LECHE INDUSTRIA

Se quejó de que la industria prefiere adquirir la leche en polvo de importación sobre la nacional, que es fresca, porque les resulta más barato traerla del extranjero en polvo, ya descremada, “es decir, sin sus nutrientes fundamentales, que comprar la leche fluida a los mexicanos, que es nutritiva y tiene todos sus ingredientes naturales”.

En 2015, el doctor Jesús Santillano Cázares, investigador del Instituto de Ciencias Agrícolas (ICA) de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), destacó que la ganadería lechera estatal resintió el impacto de la importación de leche en polvo que sirve para crear fórmulas lácteas que se venden a precios casi similares, y supuestamente igual en calidad a la leche fresca, cuando en realidad eso no es así.

El académico afirmó que la prolongada sequía y la importación de leche en polvo a Baja California redujo el hato ganadero que produce leche y carne, y encareció el precio de los forrajes.

Sin embargo, agregó, la exportación de ganado bovino de engorda ha sido exitosa en el valle de Mexicali, la cual se ha visto beneficiada por la depreciación del peso frente al dólar.

En contraste, el Consejo Estatal de Productores de Leche informó que la ganadería lechera no ha salido de la crisis desde 2007. De entonces a la fecha, han desaparecido 23 productores en la entidad, lo que representa un 30 por ciento del total.

En Baja California quedan aproximadamente 45 productores de leche que abastecen a las  grandes pasteurizadoras en la región (Lala, Jersey, Imperial y Azucena). Tan solo en el sexenio pasado 29 establos tecnificados se fueron a la quiebra. En Mexicali quedan tres de un total de 28 que había en 2007. En Ensenada queda una y en Tijuana subsisten entre 28 a 30”.