Cabildo de Ensenada burocratiza el problema de los vecinos «ruidosos»

Las quejas de ciudadanos contra vecinos “ruidosos” ocuparon en 2015 el segundo lugar en reportes al Centro de Control, Comando, Comunicación y Cómputo (C4) de Ensenada, reconoció la Sindicatura local luego de que un ciudadano denunció una vez más que el ayuntamiento solapa a los “escandalosos” y éstos violan la normatividad oficial con total impunidad.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos

Ensenada, B. C., a 11 de febrero de 2016.- El fracaso del gobierno municipal para resolver el problema, que el año pasado generó en Ensenada más de 17 mil 700 llamadas de quejas ciudadanas en el C4, la confirmó el síndico Iván Barbosa Ochoa cuando reveló que el cabildo no avanza en la aprobación de un bloque de reformas a los reglamentos, bandos y leyes que sancionan el ruido extremo en las calles y edificios de Ensenada.

Estas reformas, recordó el edil, las presentó la Sindicatura al cabildo en agosto y septiembre del año pasado. Implican modificar, agregar  y vincular toda la normatividad existente en el tema para dar facultades y atribuciones legales a los policías y a los inspectores de tres dependencias municipales: Seguridad Pública; Ecología, y Comercio, Alcoholes y Espectáculos Públicos.

Específicamente, la propuesta de la Sindicatura contempla cambios al Bando de Policía y Buen Gobierno, al Reglamento para el Funcionamiento de Espectáculos Públicos y Centros de Reunión, y el Reglamento para el Control de la Calidad Ambiental.

Asimismo, la fiscalizadora municipal solicitó y obtuvo del cabildo la aprobación de un presupuesto específico para la compra de Sonómetros, equipo con el que se miden los decibeles que producen los aparatos de sonido y que permitirá a los inspectores y policías medir la intensidad del ruido que producen los vecinos “ruidosos”. Así podrán aplicar adecuadamente la normatividad.

– “El recurso ya está aprobado y ahora esperamos que la Dirección de Seguridad Pública los compre para poder usarlos”.

Foto: Internet.
Foto: Internet.

Sin embargo, consideró que para lograr la máxima eficiencia gubernamental para abatir y controlar el tema del ruido excesivo en la ciudad, el cabildo debe aprobar el paquete de modificaciones a leyes, bando y reglamentos que propuso en septiembre.

Estas reformas están en estudio de los integrantes de las comisiones conjuntas de Gobernación y Legislación, de Hacienda y Patrimonio Municipal, de Comercio y Espectáculos, y de Seguridad, Tránsito y Transporte. Todas ellas del cabildo local.

Por su parte, José de Jesús Márquez Pérez, ciudadano que el viernes 5 de febrero acudió a la sesión ordinaria del cabildo a denunciar la impunidad con la que vecinos “escandalosos” actúan en la ciudad sin que el gobierno local haga algo para evitarlo, manifestó que la negligencia de las autoridades provocó que estos grupos de malos ciudadanos proliferaran en prácticamente toda la ciudad.

En sus ruidosas reuniones y fiestas, los vecinos desconsiderados invaden con todo tipo de objetos la vía pública, orinan y defecan en la calle, usan cohetes y disparan armas de fuego, consumen bebidas de graduación alcohólica y drogas en las vialidades y permiten que lo mismo hagan menores de edad, se desnudan y realizan actos sexuales en los vecindarios, e intimidan y amenazan a los vecinos que los delatan por lo que éstos viven atemorizados.

– “Todo esto lo he denunciado desde hace más de un año a todas las instancias de gobierno y nadie hace nada. Le faltan el respeto a las autoridades, empezando por los policías. Es una impunidad total”.

Comentó por último que luego de su exposición de 15 minutos en el cabildo, entregó al presidente municipal Gilberto Hirata Chico toda la información de los hechos que denunció y el edil le dijo que atendería personalmente su denuncia, que fue remitida sin mayor comentario y compromiso a la Comisión de Comercio y Espectáculos para su análisis y resolución.