Gobierno de BC abandona a sordos de Ensenada

Apenas 50 de los aproximadamente dos mil niños y jóvenes sordos que habitan en la ciudad de Ensenada reciben atención especializada en educación con lenguaje de señas, pero es una organización civil, no el gobierno del estado quien trabaja con ellos y paga los maestros que les imparten clases de educación básica y preparatoria en escuelas privadas que cedieron algunos de sus salones para los grupos.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos

Ensenada, B. C., a 6 de febrero de 2016.- Ante la magnitud del problema social, que incluye la inexistencia en Ensenada de un especialista que ayude a los sordos a “oralizar”, es inaplazable que las autoridades educativas del estado construyan una escuela de enseñanza primaria y secundaria, y atienda profesional y oficialmente a un segmento de la población que hoy vive marginada en prácticamente todos sus derechos.

La psicóloga María Magdalena Buenrostro González, presidente de la Asociación Civil “Manos que Hablan”, manifestó lo anterior al destacar el trabajo que realiza con la comunidad sorda, también sin apoyo gubernamental, la Asociación Regional de Sordos de Ensenada (ARSE), institución que trabaja las áreas de arte, cultura, deporte, salud y educación.

– “Ellos nos apoyan con maestros en lenguaje de señas en los tres salones de educación primaria –primero a tercer grado- que abrimos en agosto, en un sistema semiescolarizado que fue posible gracias al apoyo que recibimos de la escuela Guadalupe Victoria; así como en la clases de preparatoria para 15 jóvenes de 20 hasta 30 años de edad que también iniciamos en agosto gracias a la bondad del Instituto Iteci”.

Los cuatro maestros sordos, especialistas en lenguaje de señas, reciben el pago de sus honorarios por parte de la asociación civil que también trabaja con los 50 niños y jóvenes en la enseñanza de un oficio, el cual practican de manera solidaria y cooperativista con otros sordos que en conjunto integran una comunidad de al menos dos mil personas tan solo en la ciudad de Ensenada.

“La estadística oficial habla de que tres de cada mil niños nacen con sordera en nuestro país”, reveló la psicóloga.

También que de acuerdo con las últimas cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), de cada 100 sordos sólo 47 ingresan a la escuela primaria. De ese número, 22 terminan y de ellos sólo ocho concluyen la secundaria, pero al terminar la preparatoria sólo ingresan a la universidad el .8 de los 47 que entraron a la escuela.

IDIOMA SEÑALES SORDOS

Esa es la realidad de la población sorda en México y Ensenada. Por eso el Inegi considera esta situación como muy grave, por lo que debe ser atendida de manera prioritaria por el Estado mexicano”.

Destacó que en Ensenada la mayoría de los 50 sordos que “Manos Unidas” atiende desde 2013, pertenecen a una clase social baja, en donde los padres tienen que trabajar jornadas agotadoras para sobrevivir y, por ello, no pueden brindar atención adecuada y prolongada a sus hijos.

– “El sordo realmente no es sordomudo. Si le damos la oportunidad con ejercicios, la persona puede aprender a sacar la voz. Es un trabajo muy arduo y difícil, de 24 horas. Es una terapia de lenguaje y la madre juega un papel relevante para que estimule a su hijo auditivamente para que saque una oralización, pero muchas madres no tienen el tiempo ni los recursos para hacerlo. Hablamos de que muchas madres son de escasos recursos y trabajan para vivir. Por eso no todos los niños aprenden a hablar”.

Además, la falta de “oralizadores” en Ensenada impide avanzar en ese sentido, pero “Manos Libres” ya está en contacto con una fundación de Tijuana que puede proporcionar a ese especialista.

– “Además tenemos muy pocos maestros en lengua de señas, por lo que creemos que lo mejor es que exista una escuela dependiente del sistema público. En Mexicali hay dos y en Tijuana una pero no instituidas oficialmente. Se trata de un derecho pero aquí la pedimos como un favor y lo peor es que no hay intención de que se construya y opere. Por eso necesitamos la solidaridad de la gente para que juntos logremos esto que urge para agosto de 2016”.

Finalmente dijo que las personas que deseen más información o deseen apoyar al grupo puede llamar a los teléfonos  646 151-4856 y  646 211 7586, en donde atenderán activistas de la asociación.