Influyente familiar de funcionario derriba encinos impunemente

Sin permiso de la Secretaría federal del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) o de la Dirección estatal de Protección del Ambiente, el ingeniero Juan Rosendo Granados, que presume ser familiar del director de la Unidad Municipal de Protección Civil del gobierno local, está derribando encinos ancestrales en la parte alta del Cañón de Doña Petra.

A los Cuatro Vientos

Ensenada, B. C., a 21 de enero de 2016.- Vecinos del Rancho La Cruz y caminantes del emblemático cañón revelaron que la destrucción de los árboles con maquinaria pesada que el ingeniero contrató en Tijuana, tiene como objetivo ampliar 600 metros de un camino vecinal que facilitará la explotación comercial de un banco de piedra que el gobierno federal le concesionó el año pasado.

La destrucción de los encinos comenzó ayer. Maquinaria pesada de una constructora de Tijuana llegó al Rancho La Cruz en donde la dueña dio un permiso verbal a Granados para que ampliara el camino vecinal

“En una hora ya habían derribado seis encinos, árboles que en la antigüedad formaron un gran bosque en el cañón del cual aún hoy quedan algunos remanentes”, indicó uno de los vecinos del sitio que pidió el anonimato para evitar represalias.

Otro vecino dijo que al pedir información del por qué estaban tirando los árboles y si tenían permiso para hacerlo, el ingeniero Granados, que dice ser familiar de Arturo Granados González, director de la Unidad Municipal de Protección Civil, de manera altanera le pidió que no se entrometiera.

Remanente del ancestral bosque de encinos en San Antonio de las Minas (Foto: internet).
Remanente del ancestral bosque de encinos en San Antonio de las Minas (Foto: internet).

“Solicité a las oficinas de la SEMARNAT en Ensenada que mandarán inspectores para detener la destrucción de los árboles. Me dijeron que no tenían muchos inspectores y que si pueden mandarán uno esta tarde o mañana –jueves 21 de enero- por la mañana”, expresó un caminante.

Otros testigos acudieron a la delegación de San Antonio de las Minas para denunciar la destrucción de los encinos. No encontraron al delegado  -Francisco Amano Ojeda- y la comandancia de la policía municipal se comprometió a enviar “una patrulla para que investigara”.

“El problema radica en que destruyen los árboles sin contar con los permisos del gobierno y sin importarles el enorme daño ecológico que provocan con su actitud”, manifestó uno de los vecinos.

Cabe destacar que en noviembre del año pasado el síndico procurador Iván Barbosa Ochoa determinó inhabilitar de la función pública por dos años a Arturo Granados González, al igual que al director de Catastro y Control Urbano Humberto Morales Ríos, porque permitieron que se abriera una compañía gasera –Gaspasa- en la colonia Cañón Buenavista sin que ésta contara con los permisos correspondientes.

Granados González continúa al frente de la dependencia porque al igual que Morales Ríos, solicitó revisar la resolución de la Sindicatura en el Tribunal de lo Contencioso Administrativo y tienen el apoyo del presidente municipal Gilberto Hirata Chico.