Fallece legendaria activista por los derechos de los jornaleros del valle de SQ‏

Candelaria Beatriz Chávez Pérez, legendaria activista por los derechos de los trabajadores del campo del Valle de San Quintín que fue perseguida, golpeada y encarcelada por los gobiernos que presidieron Héctor Terán Terán y el ex senador Alejandro González Alcocer, falleció este mediodía por complicaciones diversas de salud.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos

Ensenada, B. C., a 19 de enero de 2016.- Su muerte fue acogida con tristeza por otros activistas y organizaciones de jornaleros del valle, en donde impulsó la creación de colonias de trabajadores del campo que le valieron golpes, encarcelamiento prolongado y enfermedades.

Lucila Hernández García, secretaria de Equidad y Género del Sindicato Nacional Independiente de Jornaleros Agrícolas y Similares, manifestó:

Hoy parte una gran guerrera, la primera que luchó por las jornaleras de San Quintín. Un día nos tocó sentarnos juntas y oírte, verte. Era hermoso ese lenguaje tan particular, ese camino que abriste mi querida Beatriz. Fue la punta de un comienzo para que a las mujeres jornaleras de hoy les sea más fácil caminar. Diste tu libertad por nosotras. Hoy tú vivirás en cada mujer que alce la voz y exija sus derechos”.

Por su parte, el Frente Popular Revolucionario lamentó el fallecimiento de Beatriz Chávez en un comunicado de prensa.

– “Con tristeza nos hemos enterado de la pérdida de la compañera Beatriz Chavez, luchadora incansable por los derechos laborales, el derecho a la tierra y vivienda digna. Beatriz no solo se hermanó con la causa de los indígenas nativos y migrantes en Baja California, sino que se puso a la cabeza del movimiento, lo que le trajo represión, persecución y cárcel. Fueron precisamente estos confinamientos los que mermaron su salud pero pese a su delicado estado, Beatriz no cejó en la batalla contra la opresión y la explotación. Hoy hemos perdido a un referente de la lucha social en San Quintín, Ensenada y el país; porque combatientes como Beatriz Chavez no abundan”.

Nativa de Culiacán, Sinaloa, Beatriz Chávez encabezó un movimiento de jornaleros en el ejido Graciano Sánchez del valle de San Quintín para crear una de las primeras colonias de trabajadores del campo que deseaban arraigarse en la región; para ello necesitaban tierras en donde construir sus hogares.

ACTIVISTA BEATRIZ CHAVEZ CON NIETOS

El 7 de diciembre de 1997, la activista y cientos de familias indígenas de comunidades oaxaqueñas se posesionaron de varias hectáreas ejidales para ampliar su colonia. La respuesta del gobierno que entonces encabezaba Héctor Terán Terán fue la represión.

– “La policía me sacó a golpes de una manifestación que hacíamos en las oficinas del gobierno del estado en San Quintín para que atendieran nuestra petición de expropiación de los terrenos que ocupamos. Me encarcelaron y por los golpes que recibí, mi columna vertebral fue lastimada y requerí de cirugía para no quedar inválida, pero mi salud quedó muy mal”, contó Chávez en aquella época.

Recuperó pronto su libertad y aún enferma encabezó dos años de activismo para que los gobiernos estatal y municipal instalaran los servicios de agua potable y electricidad en la colonia, además de regularizar la tenencia de la tierra.

En mayo de 2001, siendo ya gobernador Alejandro González Alcocer, la policía entró de nuevo a la comunidad, se metieron en mi casa y violentamente me arrestaron junto con otros dos líderes del movimiento en la Graciano Sánchez, pero en lugar de tenerme en la cárcel unos cuantos días como la vez anterior, me acusaron de despojo agravado y estuve encerrada sin derecho a fianza por más de un año”, narró en 2006.

Beatriz Chávez logró su libertad el 2 octubre de 2002 luego de realizar una huelga de hambre de ocho días junto con sus compañeros de la colonia y el dirigente triqui Julio Sandoval Cruz, que fue detenido por el gobierno de González Alcocer por ocupar en mayo de ese año, 78 hectáreas de terrenos nacionales en donde se amplió la colonia de jornaleros agrícolas en el Cañón Buenavista, delegación Maneadero.

De prisión salió muy afectada en su salud pero al mejorar trabajó en las oficinas de la Comisión Nacional para el Desarrollo Integral de los Pueblos Indígenas (CDI) en el valle de San Quintín.

Familiares y amigos de la activista informaron que velarán su cuerpo el miércoles 20 de enero, a partir de las 18.00 horas, en la calle Novena número 718 de la colonia Bustamante, Ensenada.