San Quintín denuncia graves problemas de inseguridad

En el arranque de sus actividades, la Comisión Ciudadana de Seguridad Pública de San Quintín denunció la fuerte presencia del abigeato y el  narcomenudeo en el valle, el constante robo de vehículos y postes de cercos perimetrales, y la corrupción en los «yonkes» que han proliferado en la región.

A los Cuatro Vientos

San Quintín, B.C., a 30 de diciembre de 2015.- Asimismo destacó la extorsión de la que son objeto los ostricultores de la bahía por parte de la policía municipal que instala un retén en el poblado Santo Tomás.

Y solicitó a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) la agilización de las averiguaciones previas que los ciudadanos del valle agrícola presentan en la Agencia del Ministerio Público del Fueron Común.

También visitas permanentes de verificación a los establecimientos de partes usadas de automóviles (yonkes), ya que muchos de ellos están violando disposiciones legales en uso de suelo, protección al ambiente y respeto a las leyes penales.

Con la presencia del presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública del Estado, el empresario transportista mexicalense Jonathan Díaz Castro, el comisionado de Seguridad Pública local, Misael Benítez Luvianos, encabezó los trabajos del organismo que no incluyó a representantes de los jornaleros y en donde un grupo reducido de ciudadanos de San Quintín hicieron las primeras denuncias de la inseguridad que priva en la región agrícola.

Benitez Luvianos precisó en entrevista que el organismo civil requerirá de apoyos presupuestales y financieros para sacar adelante su labor, así como definir con Díaz Castro un plan de acción y trabajo “que no deje en el aire” a la naciente organización.

En la reunión, a la cual asistieron representantes del Ejército mexicano –el coronel Augusto García Ochoa-, la Policía Federal de Caminos y Puertos, la PGJE y el director de Seguridad Pública Municipal de Ensenada –licenciado Enrique Villarreal Montemayor-, los asistentes revelaron que el abigeato es muy fuerte en la zona y llevó a la quiebra a varios ganaderos.

– “No se roban una o dos vacas. Hay ranchos que han perdido hasta 25 vacas en una sola noche y los animales no se murieron ya que no hay buitres volando para comerse los cadáveres (de las reses)”, apuntaron.

POLICIAS EXCESOS SAN QUINTIN
También se reportó el exceso de fuerza de la policía para detener a quienes participan en actividades que buscan el beneficio de la comunidad en San Quintín (Foto: Roberto Armocida)

También denunciaron la lentitud con la que se integran las averiguaciones previas en la Agencia del Ministerio Público del fuero común local.

El empresarios acuícola Vicente Guerrero indicó que las 22 empresas que se dedican al cultivo de ostión en Bahía Falsa, tienen problemas en los retenes que se instalan en la carretera transpeninsular con rumbo a Ensenada.

– “Los productores que llevan ostión a la frontera para su exportación a los Estados Unidos, son retenidos y se les exige que presenten los papeles de legítima propiedad de los moluscos, pero todo el ostión que se produce en Baja California es de cultivo acuícola. Aquí no hay pesca ilegal, no hay piratería”.

Denunció que en el retén que la Policía Municipal instala en Santo Tomás, a cada productor de ostión presuntamente les piden “100 pesos para el café”, a cambio de permitirles el libre paso a Ensenada.

– “No estamos en contra de la revisión, pero debe acabar el hostigamiento y la corrupción en los retenes, sean estos federales, estatales, municipales o militares”.

El licenciado Enrique Villarreal agradeció a Vicente Guerrero la denuncia y dijo que investigará, y de ser necesario sancionará a los responsables del caso Santo Tomás.

Por su parte, el representante de la Policía Federal de Caminos pidió al ostricultor que entregue a la institución un formato de origen de producción del ostión “para conocerlo y así evitar molestias a los exportadores”.

POLICIA MUNICIPAL EN SAN QUINTIN

En la reunión también se denunció una serie de robos de automóviles en el valle. En una colonia de San Quintín –informó un residente del valle- hubo cinco delitos en tan solo dos semanas, “y no eran carros de lujo. Más bien de mediana calidad y aun así se los robaron”.

Los asistentes aprovecharon para pedir al municipio y a la PGJE que investigue a los yonkeros, ya que son negocios que han proliferado pese a que muchos de ellos violan disposiciones de autorización para trabajo y uso de suelo.

Villarreal Montemayor dijo que por iniciativa del ex subsecretario general de Gobierno del Estado en Ensenada, Pablo Alejo López Núñez, este año se iban a realizar los operativos pero al estallar el movimiento de los jornaleros hubo cambio de planes y se pospusieron.

Agregó que las visitas de inspección a los yonkes se van a realizar con el apoyo de diversas dependencias –entre ellas Ecología, la Procuraduría General de Justicia del Estado y la Dirección de Protección Civil-. Esto para verificar el cumplimiento de diversa normatividad  que los yonkeros deben cumplir antes de iniciar sus actividades.

El representante de Marco Antonio Chavarría -subprocurador de Justicia del Estado en Ensenada-, dijo que sí se han hecho algunos operativos contra los yonkeros en Baja California y recomendó hacerlos con mucha discreción porque los comerciantes perciben la inspección y cierran los negocios para evitarla.

Recordó que en operativos hechos recientemente en Mexicali se localizaron y cerraron dos establecimientos en donde los trabajadores desmantelaban siete autos con reporte de robo.

Finalmente, otros vecinos del valle destacaron la proliferación del narcomenudeo, el robo a casas habitación y de postes de cercos perimetrales de los ranchos, como otros problemas de inseguridad en el valle agrícola.

– “Son temas que la comisión deberá atender y combatir al corto plazo porque, por ejemplo, los postes de los cercos los instalas en la mañana y al día siguiente no queda ninguno. Así de grave está el problema”.