Mantienen liderazgo acuicultores de ostión en Bahía Falsa

Con una producción anual de dos mil a dos mil 500 toneladas, Bahía Falsa (San Quintín) logró el reconocimiento del mercado internacional para el ostión mexicano que se cultiva en la región y genera 10 millones de dólares por temporada.

A los Cuatro Vientos

San Quintín, B. C., a 30 de diciembre de 2015.- Vicente Guerrero Herrera, presidente del Consejo Acuícola Nacional y productor de ostión desde hace 40 años, reveló que el bivalvo sigue siendo un ícono de la exportación de moluscos de Baja California, y tras estabilizar su población logró un aumento del 22 por ciento en productividad.

Este logro –dijo- se debe a dos hechos: 1.- el cambio en las artes y técnicas de cultivo; 2.- a un mayor conocimiento de la genética del ostión.

“El cultivo del ostión ha estado aportando cosas que de repente las pasamos de largo. Aquí tenemos a oceanólogos, abogados, maestros que son hijos de acuacultores que ya están integrados en una forma de producción diferente. Hacen no solo una aportación económica, sino también cultural”, explicó.

Informó que existen 22 empresas de ostión registradas en Bahía Falsa, de las cuales 17 están en producción creando entre 250 a 300 trabajados directos y casi dos mil de manera indirecta.

Reveló que el cambio en las artes de cultivo combina conocimiento australiano y mexicano

– “El arte de cultivo australiano es muy bueno, trae un bagaje de 20 años de investigación en uso pero sirve de inspiración para el ingenio nuestro. La parte importante es que nosotros estamos haciendo un arte nuestro, inspirado en el rendimiento del arte australiano pero no la aplicamos tal cual; nosotros estamos haciendo  una innovación y estamos buscando industriales mexicanos que se interesen por esta idea. Nos enfilamos a usar una ruta tecnológica diferente a la que usamos ahora”.

OSTIONES EN CONCHA

Manifestó que los productores de Ensenada venden a cuatro dólares la docena de ostiones de exportación. Así, “cuando producimos dos mil 500 toneladas  hablamos de dos y medio millones de docenas. Es decir, el valor de nuestra producción actual es de 10 millones de dólares”.

Aceptó que la producción no alcanza para surtir la demanda de California, y más cuando Boston y Las Vegas hacen pedidos.

“China también está interesada en el ostión mexicano pero a nivel de cantidad y nosotros hablamos de calidad. Por eso pensamos en el mercado chino a futuro”.

Explicó que el ostión mexicano tiene varios puntos a su favor, como su producción en un ambiente “sano y ejercitado”, y por eso es más “musculoso”: tiene una gónada mucho más grande y una vida en anaquel mucho más amplia, lo cual hace mucha diferencia en el mercado internacional y en sabor.

Finalmente, al hablar del daño que provocó El Niño Oscilación del Sur en los campos de producción de ostión, destacó que no fue tan grave como inicialmente se esperaba.

– “El comportamiento de las corrientes empieza a restablecerse y eso trae consigo productividad. Puede ver que casi no hay comederos de aves a lo largo de la costa. Esto se debe a que no hay alimento para las aves, como la anchoveta. Por eso, cuando debíamos tener  un ostión en lo máximo de su gordura, lo tenemos en términos medios porque apenas se está recuperando de las bajas en la cadena alimenticia que provocó El Niño, pero como todos los cultivadores del Pacífico estamos afectados por lo mismo, las ventas se han sostenido”.