Por las mineras, nativos de BC sólo poseen 6.3% de su territorio‏

Casi 90 mil hectáreas propiedad de las comunidades indígena nativas paipái y kiliwa están concesionadas a empresas mineras, lo que representa una “afrenta a la sobrevivencia” de los pueblos nativo.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos

Ensenada, B.C., a 29 de diciembre de 2015.- Ello lo manifestó Jaime Martínez Veloz, comisionado para el Diálogo con los Pueblos Indígenas de México de la Secretaría de Gobernación, en un estudio sobre la situación de la industria minera en México.

En el capítulo Baja California y citando al etnólogo y antropólogo social Eckart Boege Schmidt, investigador titular del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el funcionario federal manifestó que algunas concesiones otorgadas por las autoridades federales y estatales a la industria minera, atentan contra la existencia de los pueblos nativos.

Esto porque las concesiones mineras abarcan casi la totalidad de algunas comunidades indígenas de Baja California.

Por ejemplo, en el caso de los pueblos kiliwa y paipai tienen bajo concesión el 93.7 por ciento de su territorio conjunto. Es decir, ambas comunidades tienen 95 mil 883 hectáreas en posesión pero 89 mil 838.5 hectáreas fueron concesionadas a compañías mineras durante los gobiernos de Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña. Por eso, sólo son dueños de seis mil 44.5 hectáreas; es decir de sólo el 6.3 por ciento de su comarca unida.

– “El pueblo más amenazado por la industria extractiva no sólo de Baja California sino de todo México, es el paipái, ubicado en la parte norte media del municipio de Ensenada, pues de las 68 mil 326 hectáreas que comprende su territorio, 66 mil 360 están concesionadas, lo que representa 97.1 por ciento de su suelo”.

Otro caso crítico que Martínez Velos citó en el estudio es el de la etnia kiliwa, que se distribuye en los municipios de Ensenada, Tecate y Tijuana, pues 23 mil 478.5 hectáreas, es decir el 85.2 por ciento de sus 27 mil 557 hectáreas, están arrendadas a empresas norteamericanas.

Las empresas Cotton & Western Mining (Estados Unidos) y Continental Gold (Canadá) son las que más proyectos tienen en los territorios indígenas nativos del norte de la entidad.

MINERIA BAJA CALIFORNIA

Destacó que en los últimos años otra empresa minera relacionada con el multimillonario Carlos Slim Helú, está obteniendo concesiones del gobierno de Peña Nieto en comunidades indígenas paipái con asiento en Ensenada, específicamente en la comunidad Santa Catarina.

Hizo hincapié en que la Comisión para el Diálogo del gobierno federal considera que las concesiones mineras otorgadas para la exploración y explotación en territorio indígena, atentan contra su existencia como pueblos.

Según señala el investigador antropológico Eckard Boege Schmidt (doctor en etnología por la Universidad de Zurich, Suiza), algunos permisos para empresas mineras abarcan gran parte de la totalidad de los territorios de pueblos indígenas pequeños en población, como los cucapás, guarijíos, kikapoo, kiliwas, nahuas de Michoacán y Pimas; y los más afectados por el tamaño del territorio concesionado son los chatinos, coras, mixtecos tarahumaras, tepehuanes y zapotecos”.

Al respecto el comisionado informó que los territorios indígenas más golpeados en términos de la extensión de las concesiones son los rarámuri (tarahumaras), zapotecos (principalmente de los valles centrales de Oaxaca), chatinos, mixtecos, coras y tepehuanes.

– “Juntos suman más de un millón de hectáreas en donde los indígenas pierden el control sobre sus territorios y representan la mitad de todas las concesiones en territorios indígenas”, señala Boege, cuyos estudios sirvieron como base a la Comisión para el Diálogo con los Pueblos Indígenas, para realizar su estudio sobre los riesgos que implica la industria minera.

Recientemente, el secretario de Desarrollo Económico de Baja California -Carlo Humberto Bonfante Olache- presumió que en 2013 el gobierno de Enrique Peña Nieto otorgó 718 concesiones para la explotación de los recursos mineros de la entidad.

Los títulos amparan una superficie de 2.6 millones de hectáreas de territorio bajacaliforniano, la mayoría localizadas en el municipio de Ensenada: Sierra de Juárez, El Álamo, Sierra Pinta, Valladares, San Fernando, Las Arrastras-Calamajué, San Borja, El Barril y el Arco-Calmalli, entre otras.