Generarán electricidad en Ensenada con energía solar y oleaje

La empresa Firma Ambiental Mexicana presentó el arranque de la segunda etapa de un proyecto de producción de agua potable desalinizada que utiliza energía solar y oleaje.

A los Cuatro Vientos

Ensenada, B.C., a 28 de diciembre de 2015.- El proceso de generación del agua potable patentado por la empresa es 90 por ciento más barato que los megaproyectos desaladores puestos en marcha en Baja California por el gobierno del estado, en alianza estratégica con los consorcios que ganaron las licitaciones en Ensenada y San Quintín.

También cierra el ciclo de la productividad integral y sustentable con la creación de vasos de producción de sal marina con los residuos de la planta desaladora, lo que amplía la posibilidad de tener el máximo aprovechamiento comercial sin contaminar el mar, los mantos freáticos y las zonas residenciales en el medio rural y urbano.

El oceanólogo Gerardo Montalvo Corral, con maestría en ciencias en Saneamiento Ambiental y socio de Firma Ambiental, anunció que la segunda etapa del proyecto arrancará en febrero de 2016 y permitirá concluir el módulo virtual y construcción de la planta piloto en Ensenada, que estará lista para producir electricidad y agua potable tras una inversión de tres millones de dólares.

Manifestó que el innovador sistema se basa en energía solar y undimotriz (oleaje), cuya principal contribución es la reducción del 90 por ciento en los costos de operación de sistemas de transmisión de agua (bombeo) y potabilización de agua de mar.

El sistema, que obtuvo la patente de una bomba cinética que es la pieza clave para el éxito del proceso, permite conjuntar grandes cantidades de fuerza para inducir el funcionamiento de generadores de energía eléctrica.

En su etapa piloto, con tan sólo tres caballos de fuerza la planta será capaz de producir 2.4 kilowatts de energía eléctrica, suficientes para generar cinco litros de agua potable por segundo.

AGUA POTABLE DESCARGA

– “Un proyecto comercial de nuestro modelo podrá surtir sin dificultad ciudades de cualquier tamaño, con la ventaja del ahorro en inversión, espacio y contaminación”.

Destacó que desde una alternativa 100 por ciento sustentable con el medio, este tipo de plantas producen electricidad con un costo de producción 90 por ciento menor a los que utilizan petróleo y el gas.

Resaltó como otra ventaja competitiva del sistema su posible instalación en regiones remotas, donde no existe red de energía eléctrica, y especialmente en zonas climáticamente extremas, donde el agua es un problema permanente “como es el caso de Baja California”.

Destacó: “Nuestra propuesta, a diferencia de sus contrapartes, opera en tierra firme por lo que elimina los riesgos y los altos costos de construir y mantener los equipos en el mar”.

Manifestó que existe interés del gobierno en el desarrollo de esta tecnología, la cual se refugió en la incubadora empresarial del Centro de Enseñanza Técnica y Superior (Cetys) para su crecimiento

– “Consideramos que nuestra propuesta, completamente amigable con el ambiente, puede ser la alternativa más barata, segura y eficiente para enfrentar el reto de la mala administración del agua potable que teneos en nuestro estado”, concluyó.