Exito científico y promocional del Parque Submarino Rosarito

El Parque Submarino Rosarito empezó con el pie derecho. A un mes del hundimiento del casco Uribe 121 de la Armada de México en la Bahía El Descanso, los promotores del proyecto recibieron dos propuestas para hundir otra embarcación y un avión Boing 727 de la compañía AeroMéxico.

Javier Cruz Aguirre / Foto principal: Edgar Lima-La Jornada BC

Ensenada, B. C., a 28 de diciembre de 2015.- Además, científicos del área de las ciencias del mar que conocieron del éxito en el hundimiento del Uribe, anunciaron su interés por participar con diversos trabajos de observación y monitoreo de lo que sucede en el  casco.

Los doctores Luis Gustavo Álvarez Sánchez y Victoria Díaz Castañeda, investigadores del Departamento de Oceanografía Física, División Oceanología del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICECE), revelaron los primeros logros del proyecto que arrancó con el asentamiento casi perfecto del buque en el sitio que Álvarez Sánchez seleccionó con apego meticuloso a la ciencia.

“El reporte que tengo es que apenas registró una leve inclinación de 10 grados que no representa ningún riesgo para la embarcación y los buzos que lo visitarán”, dijo Luis Gustavo Álvarez.

También que de acuerdo a la información que recabó la semana pasada de parte de los promotores del proyecto, una organización civil de los Estados Unidos ofreció para hundimiento en el parque de otro barco del cual se desconocen aún sus especificaciones técnicas.

Y la empresa AeroMéxico, al conocer el proyecto que difundió mundialmente una batería de 40 medios de comunicación nacionales e internacionales, ofreció donar un avión Boing 727 en desuso.

Estas naves que salieron por primera vez a la venta en noviembre de 1962, lo tripulaban siete personas y una capacidad para transportar a 180 pasajeros. Tiene una longitud de 46.7 metros, una envergadura de 32.9 metros y una altitud de 10.4 metros.

El jet Boing 727-100 de AeroMéxico (Foto: Internet).
El jet Boing 727-100 de AeroMéxico (Foto: Internet).

“Esto es satisfactorio pero la gente del patronato no quiere cometer errores y están muy conscientes de que primero se debe consolidar al Uribe y después conseguir los fondos que se requieren para preparar estas piezas, que de tan buen agrado se ofrecen”, acotó el científico.

Hablando desde el punto de vista de la ciencia, Álvarez reveló que el casco ya se convirtió en una plataforma de investigación muy importante para distintos procesos. Destacando los biológicos y los de la oceanografía física.

Concretamente en el CCESE hay varios colegas interesados en monitoreos, climático por ejemplo. Hablamos de la colocación de boyas en la superficie donde está hundido el barco, o bien instrumentos fijos al casco del barco. Esto se convierte en un lugar ideal para la colocación de estos instrumentos de medición de muchos fenómenos marinos que así estará muy bien vigilados”

Por su parte la doctora Victoria Díaz Castañeda, investigadora titular de la División de Oceanología del CICESE, informó que el equipo de trabajo que trabaja con ella instalará en enero de 2016, en diversos sitios del Uribe, un grupo de placas de metal y plástico para monitorear la colonización de la embarcación.

– “Lo primero que vamos a observar es la llegada de bacterias, microalgas, protozoos, diatomeas. Todo un consorcio bacterial que creará un biofilm que va a ir cubriendo poco a poco, pero de manera rápida, el casco, cosa que arrancó en las primeras horas posteriores al hundimiento”.

Agregó que esta colonización es fundamental para la llegada de otros organismos invertebrados en estado de larvas que se fijarán en el biofilm, generando así un proceso que podrá concluir en una primera etapa de asentamiento animal y vegetal en donde será posible observar el arribo de peces pelágicos en estado juvenil.

– “De hecho ya nos reportaron a los tres primeros peces que se quedaron de manera estable en el casco, lo cual nos da una idea clara del éxito que ha tenido hasta el momento el hundimiento desde el punto de vista científico”.