Insisten pescadores en explotar zonas protegidas del Mar de Cortés

Pescadores ribereños de Baja California y Sonora solicitaron por tercera ocasión al gobierno federal permisos de pesca y ambiental por 60 días para capturar de manera sustentable en la zona de amortiguamiento de la Reserva de la Biósfera  Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado, 28 especies marinas entre las que se encuentran 10 de alto valor comercial.

A los Cuatro Vientos

Ensenada, B.C., a 7 de diciembre de 2015.- La Federación de Cooperativas Ribereñas Andrés Rubio Castro SPR de RL, reveló que son 152 embarcaciones las que desean trabajar en un área de pesca e influencia aproximada de 347 mil 711 hectáreas, de las cuales el 47.77 por ciento -165 mil 858- se ubican dentro del área natural protegida.

Los dueños de las lanchas de pesca tienen 348 permisos de pesca, de los cuales 76 son de camarón, 122 de escama, 32 de jaiba, 25 de tiburón, 30 de lisa, 4 de almeja de sifón, 53 de curvina golfina y 6 de calamar gigantes.

En su petición a la Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura (CONAPESCA) y a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), los pescadores sociales mencionan que desde 2010 realizan el trámite para entrar de manera legal a capturar las 10 especies en la zona de amortiguamiento.

RESERVA ALTO GOLFO

Tras fracasos en 2009 y mediados de 2012, los cooperativistas lograron un permiso condicionado para entrar a la zona de reserva y trabajar con pleno ajuste a un plan sustentable de trabajo.

Reconocieron que entre sus principales artes de pesca están las redes agalleras o chinchorros, trampas, cimbras y buceo con hooka, ésta última libre de pesca incidental.

Sin embargo, agregaron, algunas de las especies capturadas incidentalmente con las redes agaleras se encuentran bajo la categoría de peligro de extinción, conforme a la Norma Oficial Mexicana (NOM)-059-Semarnat-2010, como la vaquita marina, la totoaba y las tortugas marinas.

“Hemos incorporado nuevas prácticas e información sobre las medidas de conservación y mitigación del impacto que pudiéramos generar en los 60 días de captura que solicitamos, y sobre todo el compromiso y responsabilidad de nuestro sector de cumplirlas y respetarlas”, dicen por último en un escrito entregado el 19 de noviembre a las oficinas nacionales y estatales de la SEMARNAT.