Implacable la pesca y venta furtiva de almeja pismo en BC

En tan sólo 15 días la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) decomisó en Ensenada cuatro mil 740 piezas de almeja pismo (Tivella stultorum), especie que está en la listada de especies en riesgo bajo la categoría de “Protección especial” (Pr) en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010.

A los Cuatro Vientos

Ensenada, B.C., a 23 de noviembre de 2015.- Esto luego de que pescadores ribereños de almeja pismo en la costa del Valle de San Quintín denunciaron que la delegación estatal de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNET) y la PROFEPA, protegen a un concesionario que acapara el molusco e impide a otros grupos interesados en explotar el recurso marino, obtener permisos federales para realizar legalmente la actividad.

El primer decomiso lo hizo personal de la procuraduría ambiental en la comunidad La Salina, 35 kilómetros al norte de la ciudad de Ensenada, luego de que elementos de la Secretaría de Marina (SEMAR) y la Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura (CONAPESCA) localizaron a 10 personas traficando con el bivalvo protegido.

A ellos se les decomisó tres mil 420 piezas vivas contenidas en 59 costales que entregó un grupo de pescadores a personas que tripulaban una camioneta pick up y que llegaron a la orilla de la playa en donde fueron sorprendidos por los trabajadores de la CONAPESCA y los marinos.

Al llegar al lugar los inspectores de la PROFEPA, los 10 individuos -entre ellos una mujer- no lograron demostrar la legal posesión de las almejas y por ello se les turnó a la Agencia del Ministerio Público de Fueron Federal en la ciudad de Ensenada, en donde enfrentan el delito de traficar con especies protegidas por la Ley Federal de la Vida Silvestre.

El artículo 51 de la citada legislación indica que el tráfico ilegal de especies protegidas se puede sancionar con prisión de uno a nueve años y el pago de una multa que va de 300 a tres mil salarios mínimos. La pena se agrava con prisión de tres años adicionales si se comprueba que los  presuntos infractores cometieron el ilícito dentro de un área protegida y lo hacen con fines comerciales.

El decomiso incluyó a la embarcación y el vehículo automotor usado en el presunto delito.

ALMEJA PISMO EN PLAYA SQ

El segundo acontecimiento ocurrió el 16 de noviembre en el predio Llano Colorado, en donde elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) destacados en el retén militar que ahí opera desde hace más de 10 años, encontraron 90 kilogramos de carne de almeja pismo en 88 bolsas de plástico que corresponden al contenido de mil 320 organismos aún en sus conchas.

Una vez más se llamó a las oficinas de la PROFEPA. Los inspectores de esta dependencia confirmaron la ilegal posesión del producto que según su poseedor, lo compró en San Quintín para comercializarlo en la ciudad de Ensenada.

El 9 de noviembre, pescadores de las Sociedades de Producción Rural “Pescadores del Pabellón”, Tomás Villa Beltrán y Juan Vargas Gastelúm, así como la Cooperativa de Producción Pesquera Los Sureños, asentadas en los Ejidos Nueva Odisea, General Leandro Valle, Padre Kino y Zarahembla, del Valle de San Quintín, identificaron al titular de la SEMARNAT en el estado, Alfonso Blancafort, como el funcionario que protege a la Cooperativa Vicente Guerrero y con ello permite la proliferación de la pesca ilegal de almeja pismo en Baja California.

Esta situación, dijeron, afecta a 200 familias que dependen de la actividad pesquera en las cuatro localidades donde operan las sociedades que representa, además de permitir que la pesca ilegal de almeja continúe impune y que la cooperativa Vicente Guerrero sobreexplote el producto, pese a que inspectores de la dependencia federal constataron recientemente ese problema “pero no lo notificaron oficialmente a sus jefes en el Distrito Federal”.

De acuerdo con la estadística preliminar del Sistema de Información de Pesca y Acuacultura (SIPESCA) de la CONAPESCA, la producción de almeja pismo fue de 161 toneladas en promedio anual y un acumulado en el periodo de siete años (2008-2014) por mil 253, cifra muy inferior al de la almeja generosa para el ciclo que fue de nueve mil 414 toneladas capturadas; es decir, un promedio anual de mil 284 toneladas.

En 2013 se capturaron 328 toneladas de almeja pismo en Baja California y un año después la cifra se situó en 335.

El valor comercial acumulado para toda la producción de pismo en el periodo de siete años fue de nueve millones 237 mil 411, para un promedio anual de un millón 109 mil 446 pesos, lo que representa el  0.03 por ciento del valor anual promedio de la almeja generosa: 35 millones 380 mil 115 pesos. (2.2 millones de dólares).