Mancera y PRD juegan electoralmente con los jornaleros agrícolas

Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno del Distrito Federal, y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) se adueñaron electoralmente del movimiento disidente de jornaleros y crearon un sindicato “charro y corporativista” que dirigen personas que no trabajan en el campo y preside un conocido priista del valle de San Quintín –Enrique Alatorre Navarrete- que es empleado del alcalde de Ensenada, Gilberto Hirata Chico, también del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos

Aunado a ello, el subsecretario de Gobierno de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), licenciado Luis Enrique Miranda Nava, dejó de responder a los llamados de la Alianza de Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por la Justicia Social para reanudar la recategorización de 105 empresas agrícolas de Baja California, acción fundamental para mejorar las condiciones laborales de miles de trabajadores del campo.

“Nos preocupa que el licenciado Miranda Nava se niegue a contestar nuestras llamadas para reanudar la mesa de diálogo. ¿Acaso quieren cerrar las puertas para privilegiar al otro grupo? ¿Es el gobierno federal la otra parte de la pinza que se quiere cerrar para acabar con nuestro movimiento?”, preguntó Fidel Sánchez Gabriel, uno de los voceros de la Alianza.

Anunció que “el golpe político y mediático de Mancera” al crear el Sindicato Independiente Nacional de Jornaleros Agrícolas (SINJA), que el perredista asignó a los disidentes de la Alianza, no termina con la organización que el 28 de noviembre presentará, en la ciudad de Tijuana, el Sindicato Independiente Democrático Nacional de Jornaleros Agrícolas (SIDENAJA).

Nosotros seguimos con nuestro sindicato. En Tijuana, a las 10 de la mañana en el auditorio del Sindicato de Trabajadores Electricistas, nos acompañarán compañeros de diversas organizaciones independientes de México y los Estados Unidos, como el ALF-CIO (Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales, la mayor central obrera de la Unión Americana y Canadá), que no ha dejado de apoyarnos con lo del boicot en Estados Unidos, y nuestros hermanos de la Unión Nacional de Trabajadores y la Nueva Central de Trabajadores.”

El registro del sindicato se concretará días después en las oficinas centrales de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social. “Tenemos el compromiso de la Secretaría del Trabajo y del propio Miranda Nava de que nos darán el registro. Esperamos que cumplan su promesa”.

El SIDENAJA arrancará con 75 jornaleros agrícolas de las comunidades de Ayala, Morelos; Milpa Alta, Distrito Federal; y el valle de San Quintín, Baja California. Los trabajadores morelenses trabajan en la industria azucarera en tanto que los de Milpa Alta son cortadores de flor.

IMG_20150821_114745
Los dirigentes de la Alianza de Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por la Justicia Social

Sánchez Gabriel destacó que las tres organizaciones trabajaron desde el 2 de mayo en la formación del sindicato y que representan a decenas de miles de trabajadores del campo, por lo que están en campaña permanente de afiliación.

Luego contó su versión de la actuación de Mancera con el movimiento jornalero de San Quintín.

– “Mancera fue de los primeros en manifestarnos su apoyo. A finales de marzo me habló Ildefonso Guajardo Villarreal, secretario de Economía del Distrito Federal, para decirme que Mancera iba a dar un posicionamiento de apoyo al movimiento y me pidió que lo recibiéramos en el valle de San Quintín. Lo consulté con los voceros de la Alianza y acordamos que no porque veíamos su interés electoral. Le contesté que Mancera hiciera público su posicionamiento en la ciudad de México y aceptamos reunirnos con él en el Distrito Federal”.

El 18 de abril Mancera recibió a los voceros de la Alianza en la capital del país. “Nos dio las llaves de la ciudad y luego nos secuestró. Puso personal y vehículos de su gobierno a llevarnos con los diputados del PRD. Después con los senadores del mismo partido. De ahí nos llevaron a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. La verdad es que Mancera nos movió como quiso y no nos dejó reunirnos con nuestros compañeros de la Unión Nacional de Trabajadores y la Nueva Central de Trabajadores, con quienes habíamos quedado en asistir a un evento nacional.”

Hoy –agregó-, es evidente que todo se trató de un juego electoral de Mancera. “Eso a nuestros críticos les quedó como anillo al dedo: Se salieron de la Alianza, nos criticaron para recuperar terreno político y aceptaron el financiamiento del PRD y del gobierno del Distrito Federal para hacer un sindicato que nosotros consideramos corporativista, pero no al PRI, sino al PRD”.

Afirmo que Enrique Alatorre Navarrete, secretario general del sindicato disidente, vende licores en la colonia Graciano Sánchez de la delegación Vicente Guerrero, además es secretario general de la COR (Confederación Obrera Revolucionaria, de afiliación priista) en el valle, presidente de la Federación Regional priista de Trabajadores del Valle de San Quintín y trabaja en el XXI Ayuntamiento de Ensenada, en la oficina de coordinación de Comercio a cuyo director -Hanss Appel-, “le organiza actos de agradecimiento”.

Del secretario del Trabajo y Conflictos, el profesor Fermín Alejandro Salazar, dijo que es director de la escuela primaria bilingüe Emiliano Zapata, en la colonia Graciano Sánchez. Y del secretario de Finanzas, Justino Herrera, comentó que es dirigente de pescadores de almeja en Vicente Guerrero y su hijo, también dirigente sindical, es contratista.

JUSTINO FERMIN LUCILA ALATORRE DISIDENTES
Los dirigentes del naciente sindicato de jornaleros

– “Por eso decimos que  nació otro sindicato charro, corporativo y esquirol a nuestro movimiento. Ellos simplemente no son jornaleros agrícolas”.

Los disidentes por su parte se limitaron a decir que el sindicato, del que Alatorre reconoció que “no nos han entregado los estatutos”, es de y para los trabajadores y que comenzará una campaña  de afiliación para pelear la titularidad de los contratos con las empresas, actualmente en manos de las organizaciones priistas CTM, CROM y CROC.

Lucila Hernández, secretaria de Equidad de Género, dijo que el nuevo sindicato va a luchar por lo que ella ya ha hecho por varios años: defender e impulsar los derechos de las mujeres jornaleras.

Reveló que las principales demandas de las jornaleras en la lucha sindical serán que se respeten sus derechos, que ya no se les acose en el campo, que se les atienda médica y socialmente, y que tengan igualdad en todos los aspectos.

“Somos cinco mujeres en la mesa directiva pero todavía nos falta. No es fácil asumir este papel; requiere esfuerzo y compromiso”.

El 4 de noviembre se pidió a la licenciada Liliana Díaz, coordinadora del Consejo Agrícola de Baja California, un posicionamiento acerca del nacimiento de los sindicatos. Dijo que lo consultaría con los directivos y respondería el jueves 5 si accedían a dar una opinión. Al cierre de la edición -12 de noviembre- no hubo respuesta.