Repudio general a la mina subterránea en Bahía Magdalena

Alrededor de 200 personas, así como representantes de una docena de organizaciones académicas y de investigación de México y los Estados Unidos, participaron en la Reunión Pública Informativa (RPI) del proyecto de minería submarina conocido como Don Diego, el primero en su tipo en México y que en Baja California Sur impulsa la empresa Exploraciones Oceánicas, filial del  consorcio Oceanica Resources S. de. R.L. (Oceanica) que a su vez es subsidiaria de la trasnacional estadounidense Odyssey Marine Exploration, Inc (Omex).

A los Cuatro Vientos

Ensenada, B.C., a 10 de noviembre de 2015.- El proyecto, que pretende dragar por 50 años un total de 91 mil hectáreas de fondo marino para extraer fosfato en el Golfo de Ulloa, Baja California Sur, representa “una amenaza para la vida marina” de la zona que incluye Bahía Magdalena, entre ellas la ballena gris y la tortuga amarilla, y “atenta contra el sustento de más de cinco mil personas” que dependen de la pesca en la zona.

La maestra en ciencias Mónica Franco Ortíz, coordinadora del Programa Bahía Magdalena de la organización Costa Salvaje, México, informó que a la RPI, que tuvo lugar en octubre, también asistieron integrantes de cooperativas pesqueras, funcionarios y organizaciones de la sociedad civil, “pero fue la presencia de las familias de pescadores que viven en las comunidades costeras de la zona  lo que dimensionó la relevancia que el proyecto tiene para la región”.

Destacó que hubo 40 presentaciones del público que incluyó la de Costa Salvaje, y 99 preguntas para los representantes del proyecto. “La gran mayoría de los asistentes creamos un solo frente para decir no a la mina Don Diego”. 

Franco Ortíz, maestra en Oceanografía Costera por la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), bióloga de profesión y amante de los mamíferos marinos, precisó que si bien la reunión no determina el sentido de la resolución del manifiesto de impacto ambiental que presentó la empresa minera, sí es importante para que los posibles afectados se manifiesten frente a las autoridades en contra o a favor del proyecto, por lo que ahora la comunidad que se manifestó contra el proyecto espera con ansiedad a que SEMARNAT de el resolutivo. 

“Con evidencias como ésas, las autoridades federales se quedan sin alternativa: deben rechazar el proyecto”, destacó.

El repudio al proyecto minero subterráneo en la Reunión Pública Informativa (Foto: Sdp Noticias)
El repudio al proyecto minero subterráneo en la Reunión Pública Informativa (Foto: Sdp Noticias)

Narró que en 2014, Costa Salvaje se unió a las comunidades costeras del Golfo de Ulloa y Bahía Magdalena en Baja California Sur, para rechazar el proyecto de la mina submarina “Don Diego”. Esto junto a organizaciones de la sociedad civil, el gobierno municipal de Comondú, y el congreso de la entidad.

Manifestamos nuestro rechazo al proyecto a través del proceso de Consulta Pública promovido por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), pero en agosto, en la zona donde se pretende realizar el proyecto, se decretó un área de refugio pesquero cuya propuesta fue apoyada por CONAPESCA”.

Este decreto, dijo, tomó a todos por sorpresa ya que lo que se esperaba era el decreto de un refugio para la tortuga amarilla, el cual era apoyado por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).

– “Las implicaciones de este cambio están directamente relacionadas con la viabilidad del proyecto Don Diego: mientras que la propuesta de CONANP limitaba cualquier actividad que pudiera potencialmente afectar a las tortugas de la zona, la de CONAPESCA sólo prohíbe específicamente actividades pesqueras. Es decir, no impone limitantes a un proyecto como Don Diego”, explicó.

Además, dijo, la multinacional aplicó una estrategia para ganar tiempo: retiraron la solicitud ante la SEMARNAT sólo para volverla a someter unos días después bajo otro nombre y con algunos cambios superficiales.

“La nueva administración municipal y estatal de Baja California Sur inició labores en septiembre, así que continuaremos rechazando por la vía legal el proyecto. Las comunidades locales ya están informadas y estamos tomando cartas en el asunto”, concluyó la encargada de coordinar las acciones de conservación en las principales comunidades del complejo lagunar Bahía Magdalena donde se encuentra una importante extensión de manglares y es el hábitat de la ballena gris..