Beneficiará a la ecología y a la ciencia el arrecife artificial en Rosarito

Cuando el 21 de noviembre  la patrulla oceánica Uribe 121, de la Armada de México, se hunda en la Bahía El Descanso, frente al  Ejido Primo Tapia de Playas de Rosarito, no solo será la base para fortalecer el turismo con su utilización como el primer parque submarino artificial en el Norte del Pacífico mexicano.

A los Cuatro Vientos / Adriana Castillo Blacarte / Todos@Cicese

Ensenada, B.C., a 2 de noviembre de 2015.- También alentará la conservación de especies marinas locales, acrecentará la educación ambiental y la investigación oceanográfica, manifestó el doctor Luis Gustavo Álvarez Sánchez, investigador del Departamento de Oceanografía Física del Centro de Investigación Científica y Educación Superior de Ensenada (CICESE).

El investigador, que en los tres últimos años realizó los estudios de oceanografía física en la zona donde se hundirá la patrulla oceánica, destacó que esta investigación resultó “indispensable” para ubicar el lugar exacto, profundidad y orientación de la posición del casco después del hundimiento.

Explicó que un arrecife artificial es un sustrato marino sólido aportado por los seres humanos que imita las características de los arrecifes naturales; es decir, «su objetivo es que crezca en él un ecosistema arrecifal que provea vida marina abundante y diversa, dado que las especies lo toman como sitio de asentamiento y hábitat, creando redes de alimentación que le dan soporte durante muchos años y fomentan la biodiversidad marina”.

Destacó que desde el punto de vista ambiental, los arrecifes proveen oxígeno, contribuyen en la recreación, ya que es posible visitarlo con snorkel o buceo libre deportivo, ayudan a desarrollar la economía local, promueven servicios y productos que atraen a la sociedad nacional y extranjera, y aumentan el conocimiento científico en diversas ramas de la oceanografía física, biológica y la ecología.

El concepto de arrecifes artificiales se originó, dijo, en Japón, durante el siglo XVIII. En Estados Unidos se emplean desde 1830 y hoy más de 40 países de seis continentes los ponen en acción.

El arrecife artificial en uno de los barcos que se hundoeron en La Paz, Baja California Sur (Foto: México Desconocido):
El arrecife artificial en uno de los barcos que se hundieron en La Paz, Baja California Sur (Foto: México Desconocido).

 

Tan solo en América hay más de 500 sitios donde existen arrecifes artificiales funcionando y atrayendo vida marina.

Para las costas de la Península de Baja California los antecedentes de creación de arrecifes artificiales se remontan al hundimiento de dos barcos de origen chino, el Fang Ming y el Lapas N03, que se hundieron en 1999 en La Paz, Baja California Sur.

Invitado al proyecto por Pronatura Noroeste, promotor de aquellos hundimientos, el doctor Álvarez Sánchez observó que los primeros asentamientos fueron de corales y almejas. Tres años después ya había fauna grande, como peces, erizos y gorgonidos; para 2004 se tenían comunidades de organismos bien establecidos.

El presidente de la Asociación de Buzos de Baja California, Francisco Javier Ussel Heredia, uno de los principales promotores del proyecto, manifestó a su vez que con el hundimiento de la patrulla Uribe 121 se abre la posibilidad de que decenas de miles de buzos de California y otros países arriben a Playas de Rosarito para conocer el nuevo arrecife artificial, que es una de cinco acciones o atractivos con los que contará el Parque Submarino Rosarito.

Según estadísticas de la organización, existen 20 millones de buzos certificados en el mundo, de los cuales medio millón habitan en el Sur de California.