Advertencia sanitaria en BC por el virus febril Zika

El área epidemiológica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Baja California previno al personal médico, de enfermería y administrativo de la institución a que estén atentos ante la presencia en el continente americano de Zika (o Sika), enfermedad provocada por la picadura del mismo tipo de mosquito que infecta a los humanos con dengue y chikungunya, dos padecimientos febriles ya presentes en la entidad.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos

Ensenada, B.C., a 28 de octubre de 2015.- Y aun cuando los epidemiólogos precisaron que hasta la fecha el mal no ha provocado muertes en África, Medio Oriente, Polinesia y Europa, donde ha contagiado a cientos de miles de personas, no existe ni vacuna ni medicamentos específicos para enfrentarlo, por lo que sus manifestaciones clínicas -fiebre alta, fuerte y prolongado dolor de cabeza, conjuntivitis de leve a grave, vómito y diarrea, entre otras- se combaten con medicinas específicas para estos síntomas.

Médicos generales y especialistas consultados por A los Cuatro Vientos confirmaron hoy que desde hace dos días recibieron información específica de la alerta mundial que la Organización Mundial de la Salud (OMS) yla Organización Panamericana de la Salud (OPS) lanzaron en los primeros días de mayo.

Dijeron que ya hay decenas de casos de Zika reportados en Chile, Brasil y Colombia y que se espera que el mal llegue a México en los primeros meses de 2016, por lo que su arribo a Baja California posiblemente ocurrirá en el verano del próximo año.

De acuerdo con los epidemiólogos del Seguro Social, los recientes brotes de fiebre por virus Zika en distintas regiones del mundo, demuestran la potencialidad de este arbovirus para propagarse por los territorios en los que existen vectores potenciales: el mosquito de la especie Aedes.

En su alerta sanitaria a los gobiernos de América Latina, la OPS indica que dada la presencia del mosquito transmisor de la enfermedad en la región de las Américas, y ante la gran movilidad de personas dentro y fuera de la región, existen las condiciones apropiadas para la diseminación del virus Zika en la zona continental.

– “Ante esta situación, la OPS/OMS refuerza las recomendaciones previas emitidas sobre enfermedades transmitidas por el mismo vector tales como dengue y chikungunya; y urge a los Estados Miembros en los que circula el mosquito Aedes a que continúen con sus esfuerzos para implementar una estrategia efectiva de comunicación con la población para reducir la densidad del vector”.

ZIKA SINTOMAS EN PIEL
Efecto en la piel que puede causar el virus de Zika (Foto:OMS).

Las dos organizaciones de la salud también recomiendan a las naciones de América que mantengan la capacidad para detectar y confirmar casos de infección por virus Zika, tratar a los pacientes, implementar una efectiva estrategia de comunicación con el público para reducir la presencia del mosquito transmisor de esta enfermedad, en especial en las áreas en las que está presente el vector.

Respecto a la historia de esta enfermedad, la OMS informa que el virus se aisló por primera vez en 1947 en los bosques de Zika, Uganda, en un mono Rhesus durante un estudio sobre la transmisión de la fiebre amarilla selvática. Aunque la infección en seres humanos se demostró por estudios serológicos en 1952 que se hicieron en Uganda y Tanzania, sólo hasta 1968 se logró aislar el virus a partir de muestras humanas en Nigeria.

– “En el año 2007 tuvo lugar el primer brote importante de infección por virus Zika en la Isla de Yap, Micronesia, en la que se notificaron 185 casos sospechosos, de los que 49 se confirmaron y 59 se consideraron probables. El brote se prolongó durante 13 semanas (de abril a julio). El vector que se identificó como posiblemente implicado fue Aedes hensilii, aunque no se pudo demostrar la presencia del virus en el mosquito”.

Posteriormente se registró un brote en la Polinesia Francesa, que inició a final de octubre de 2013. Se registraron alrededor de 10.000 casos de los cuales aproximadamente 70 casos fueron graves, con complicaciones neurológicas como síndrome de Guillain Barré y meningoencefalitis, o autoinmunes como púrpura trombopénica y leucopenia.

– “Se llevó a cabo una investigación para determinar la asociación entre estas complicaciones y la co-infección primaria o secundaria por otros flavivirus, especialmente el virus del dengue. Los vectores relacionados fueron Aedes aegypti y Aedes polynesiensis.”

En los últimos siete años, dice el informe de la OMS sobre la enfermedad, se han notificado casos en viajeros de forma esporádica en Tailandia, Camboya, Indonesia y Nueva Caledonia, y el mal llegó finalmente al continente americano en febrero de 2014, cuando las autoridades de salud pública de Chile confirmaron un caso de transmisión autóctona de infección por virus Zika en la isla de Pascua.

ZIKA VIRUS CICLO

Ese caso coincidió con la presencia de otros focos de transmisión en islas del Pacífico: Polinesia Francesa, Nueva Caledonia, e Islas Cook.

Las recomendaciones más importantes, que están relacionadas con la vigilancia, el manejo clínico y las medidas de prevención y control, son muy similares a las que se implementaron con el dengue y chikungunya, dos enfermedades presentes en Baja California que son provocadas por el mismo mosquito Aedes, llegando incluso a presentar los mismos síntomas pero en el caso del Zika, menos agresivos.

Para México las recomendaciones de las dos organizaciones de salud son:

1.- Realizar pruebas para la detección de virus Zika en un porcentaje de los pacientes que presenten fiebre y artralgias, o fiebre y artritis de etiología desconocida (por ejemplo, en aquellos pacientes con pruebas negativas para malaria, dengue, chikungunya y enfermedades febriles exantemáticas).

– “Se debe tener en cuenta la posible reactividad cruzada con el dengue en las pruebas serológicas, sobre todo si ha habido infección previa por dengue. La detección temprana permitirá la identificación de las cepas virales circulantes, la caracterización adecuada del brote y la implementación de una respuesta proporcionada”.

2.- Vigilar la diseminación geográfica del virus para detectar la introducción en nuevas áreas. 3.- Evaluar la gravedad clínica y el impacto en salud pública. 4.- Identificar factores de riesgo asociados a la infección por virus Zika, y, cuando exista la capacidad, 4.- identificar los linajes del virus Zika circulantes.