Llaman a conservar cinco humedales de BC

La presentación de estudios de investigadores de California y Baja California que revelan que el 90 por ciento de las lagunas costeras de la Costa Oeste de los Estados Unidos desparecieron por el impacto que tuvo en ellas el crecimiento urbano y los complejos turístico-habitacionales, motivó a una organización ambientalista a lanzar un llamado a la conservación y cuidado de cinco de los principales humedales que aún existen en el estado.

A los Cuatro Vientos

Ensenada, BC., a 20 de octubre de 2015.- Se trata del Estero Punta Banda, los humedales del Delta del Río Colorado, el corredor costero La Asamblea-San Francisquito, las dos lagunas costeras de San Quintín y los humedales Remanentes del Delta del Río Colorado, que en extensión todos ellos superan las 130 mil hectáreas de extensión.

Laura Martínez Ríos, directora de la organización civil Pro Esteros, manifestó que éstos y otros sitios más pequeños se encuentran bajo una presión constante por parte de los desarrolladores turístico-inmobiliarios que buscan explotarlos como una mayor plusvalía a sus proyectos comerciales.

Enumeró las principales características de cada uno de ellos.

Del Estero de Punta Banda dijo que tiene forma de «L» y mide aproximadamente ocho kilómetros de largo por un promedio de 350 metros de ancho. En él existen bajos lodosos, dunas costeras, canales de marea y zonas de pastos marinos.

“La fauna incluye una alta diversidad de invertebrados y peces que encuentran aquí una zona de reproducción, alimentación y crianza”, destacó.

Asimismo informó que el estero es también zona de invernación y anidación de aves y que mamíferos como el lobo marino, la foca, el delfín tursión y el común, e incluso la ballena gris, emplean las aguas interiores del estero como áreas de alimentación y hábitat temporal.

ESTERO PUNTA BANDA
Estero Punta Banda (Foto: Pro Esteros).

De los humedales del Delta del Río Colorado señaló que se ubican en el límite entre Baja California y Sonora. Ocupan la mayor parte de la planicie de inundación del delta del Río Colorado hasta su desembocadura en el Alto Golfo de California.

“Es un humedal marino-costero con zonas inundadas así como atrás con inundaciones estacionales, intermitentes. También tiene ríos y arroyos estacionales, intermitentes e irregulares”, detalló.

Agregó que el Delta del Río Colorado presenta planicies de inundación, canales de mareas e islas, entre las que destacan Isla Pelícano y Montague.

Respecto a los humedales remanentes del Delta del Río Colorado manifestó que se localizan dentro del valle agrícola de Mexicali, en la zona del Delta del Río Colorado.

– “Se trata de un campo de dunas típico con lomeríos bajos y cadenas montañosas al oeste; es de origen natural en su mayoría, aunque actualmente depende de los sobrantes liberados por la presa Morelos, y en algunas zonas artificial, dependiente de las aguas de retorno agrícola o del transporte de agua de riego”.

La superficie total cubierta por los humedales de este sistema es de aproximadamente 127 mil 614 hectáreas.

CORREDOR COSTERO LA ASAMBLEA-SAN FRANCISQUITO
Corredor Cosstero La Asamblea-San Francisquito (Foto: Pro Esteros).

El Corredor Costero La Asamblea-San Francisquito se localiza en la porción sureste del Municipio de Ensenada, frente a la Región de las Grandes Islas del Golfo de California. El área incluye esteros, marismas, lagunas costeras y pozas hipersalinas.

“En el área costero-marina se encuentran bajos lodosos, lechos de algas marinas, arrecifes rocosos, fondos arenosos y canales. El clima es muy seco y muy cálido”, destacó.

Finalmente reveló que la Bahía de San Quintín se divide en dos lagunas costeras flanqueadas por dos barras arenosas: la de Bahía Falsa, y la de Punta Azufre.

“La boca de acceso a las lagunas se encuentra permanentemente abierta, conectada al mar por un canal de 15 metros de profundidad, la cual va disminuyendo hacia el interior”, dijo.

Es una laguna costera con aportes de agua dulce a través del Arroyo San Simón en época de lluvias y la característica dominante de Bahía San Quintín son sus planicies lodosas.

– “La vegetación característica de este hábitat es de dos tipos: la marina, formada por extensos bancos del pasto marino y la de marisma que abarca casi la mitad de los márgenes más bajos de la bahía y está sujeta al régimen de mareas”.