Sin control ni reuso, la basura electrónica en Ensenada

Con una producción de casi cuatro mil toneladas anuales de residuos electrónicos al inicio de la presente década, y sin una cultura elemental de reciclaje para ese tipo de basura, Ensenada espera que las autoridades respalden la creación y aplicación de un plan de manejo para los remanentes electrónicos y de telecomunicaciones.

Javier Cruz Aguirre / A los Cuatro Vientos

Ensenada, B. C., a 8 de octubre de 2015.- El diagnóstico del problema está listo para su utilización desde octubre del 2011, pero por motivos desconocidos esta herramienta de planeación ambiental no se pone en marcha, lo cual retrasa  la elaboración de la propuesta del plan de manejo y el análisis de los diferentes escenarios de alianzas que incluyen la concesión del servicio a particulares.

El diagnóstico “Aplicación de un Plan de Manejo de Residuos Electrónicos en Ensenada”, que la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) elaboró para el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), tiene dos objetivos específicos:

1.- Elaborar una propuesta de plan de manejo de residuos electrónicos para el municipio de Ensenada, que considere los volúmenes de generación tanto de residuos domiciliarios como de basura creada por la industria electrónica y de telecomunicaciones en la región, que incluya computadoras, televisiones y teléfonos celulares.

2.- Determinar la responsabilidad de los diferentes actores en la elaboración de la propuesta de plan de manejo -autoridades de los tres niveles de gobierno y el sector privado con productores, distribuidores y recicladores-, mediante el análisis de diferentes escenarios de alianzas público-privadas.

De acuerdo con la coordinadora del estudio -la doctora Carolina Armijo de Vega, investigadora de la Facultad de Ingeniería, Arquitectura y Diseño de la UABC-, los desechos electrónicos y de telecomunicaciones aparecen frecuentemente en rellenos sanitarios y lotes baldíos.

El estudio determina que al reaccionar con otros compuestos y condiciones en el ambiente como temperatura, humedad y presión, esta basura puede liberar algunos de los materiales tóxicos contenidos en los productos originales con los consecuentes daños a la salud y a los ecosistemas.

De acuerdo con la investigación, los residuos electrónicos contienen diferentes metales pesados, como plomo, mercurio, zinc, estaño, plata, arsénico, cadmio, selenio, cromo hexavalente y los retardantes de fuego que, al quemarse, generan emisiones de dioxinas.

– “Las sustancias químicas tóxicas presentes en los equipos electrónicos –dice el estudio-, con el tiempo pueden ser lixiviadas (filtradas) a la tierra o liberadas a la atmósfera”.

BASURA ELECTRÓNICA

Esto porque para fabricar equipos electrónicos se utilizan infinidad de sustancias, como metales pesados, materiales ignífugos bromados y halogenados.

Por ejemplo, algunos de los materiales que incorpora una computadora personal pueden poner en riesgo la salud humana, y la mayoría de ellos representan un riesgo potencial para el medio ambiente si no reciben un tratamiento adecuado o no se desechan del modo debido.

Así, de acuerdo con la Asociación de Ciudades y Regiones para el Reciclaje, algunos elementos peligrosos en equipos electrónicos y sus efectos en la salud y el ambiente son:

1.- Materiales ignífugos bromados: Son cancerígenos y neurotóxicos; pueden interferir en la función reproductora humana. En los vertedores son solubles, en cierta medida volátiles, bioacumulativos y persistentes. Al quemarlos generan dioxinas y furanos que son compuestos químicos altamente contaminantes.

2.- Cadmio (Ca): Provoca efectos irreversibles en los riñones, así como cáncer o inducen a la desmineralización ósea. Es Bioacumulativo, persistente y tóxico para el medio ambiente.

3.- Cromo VI: Provoca reacciones alérgicas. En contacto con la piel es cáustico y genotóxico, es decir causa daño al material genético no sólo del ADN, sino también de todos aquellos componentes celulares que se encuentran relacionados con la funcionalidad y comportamiento de los cromosomas dentro de la célula, por lo que ésta lo absorbe muy fácilmente, intoxicándola.

4.- Plomo (Pb): Crea posibles daños en los sistemas nervioso, endocrino y cardiovascular; también afecta a los riñones. Su acumulación en el ecosistema tiene efectos tóxicos en la flora, la fauna y los microorganismos.

5.- Níquel (Ni): Puede afectar a los sistemas endocrino e inmunológico, a la piel y a los ojos.

6.- Mercurio (Hg): Posibles daños cerebrales y presenta impactos acumulativos. Disuelto en el agua se va acumulando en los organismos vivos.

TELEVISOR BASURA

Ensenada, todo por hacer

Por lo que respecta al municipio de Ensenada, la generación de residuos sólidos urbanos estimada en el año 2010 por el Consejo Nacional de Población (CONAPO), fue de 208 mil 54 toneladas suponiendo una generación per cápita diaria de 1.25 kilogramos de residuos.

Otros estudios arrojan resultados diferentes: Un reporte científico del 2010 muestra que mientras la generación de residuos sólidos urbanos per cápita en Ensenada era de 0.958 kilogramos por día, la generación por persona en San Quintín (poblado rural localizado 185 kilómetros al sur de la ciudad de Ensenada) era de 0.631 kilogramos al día.

En lo que concierne a los residuos electrónicos que se producen en Ensenada, el diagnóstico menciona que el aparato que mayor presencia tiene en las viviendas del municipio es el teléfono celular, con 325 mil 611 unidades, seguido de la televisión con 298 mil 278 unidades.

Destaca que más del 50 por ciento de las viviendas tienen de dos a tres televisiones y el 19 por ciento posee de 4 a 5 televisiones, “por lo que el número de televisiones por vivienda que se convertirán en basura electrónica en el corto tiempo, es alto”.

En cuanto al destino de los equipos electrónicos al final de su vida útil, los resultados de la encuesta hecha por la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) revelan que las principales prácticas del generador doméstico en el manejo de los aparatos electrónicos que posteriormente se convertirán en basura electrónica, son reparar (38%) y vender (25%), lo cual alarga el tiempo de vida del aparato.

Las acciones de vender/reparar/regalar el equipo electrónico –menciona el estudio-, pueden considerarse como una práctica de reuso; sin embargo, es evidente que un alto porcentaje de los electrónicos va directo a la basura doméstica (20 por ciento), convirtiendo en un residuo electrónico que está generando problemas de contaminación por ser dispuesto inadecuadamente en un sitio que no está preparado para recibir este tipo de desechos”.

La investigación concluye que en el municipio de Ensenada se generan tres mil 247 toneladas al año de residuos electrónicos, solamente considerando televisores, aparatos de sonido, teléfonos fijos, teléfonos celulares y computadoras de escritorio.

Buenos Aires, 29 Abril de 2010. Greenpeace instala una montaña de televisores para reclamar el tratamiento de la Ley de Gestión de Residuos Electrónicos © Greenpeace / Katz

Y aclara: “Ya que en este estudio no se están reportando los residuos generados de otros electrónicos como consolas de juegos, videocaseteras, cámaras, impresoras, escáneres, etcétera, la masa de electrónicos que se genera anualmente podría ser mayor”.

Si se toma en cuenta la población reportada por el INEGI en el censo del 2010 para el municipio de Ensenada, y si se considera el volumen anual de residuos electrónicos calculado, se estima que la generación anual de residuos electrónicos es de 6.96 kilogramos por habitante.

La encuesta de la UABC permitió a los investigadores obtener otros datos importantes, como que el 86 por ciento de los encuestados señaló que no existe un control adecuado en la disposición de los residuos electrónicos en Ensenada.

Un dato preocupante fue que el 96 por ciento de los consultados dijo no conocer el manejo adecuado que debe darse a los residuos electrónicos.

También existe un desconocimiento sobre lugares donde se puede dar un manejo adecuado a la basura electrónica, ya que el 88 por ciento dijo no conocer a personas y/o empresas encargadas del manejo de los desechos electrónicos.

Por otro lado, el 96% sabe que el mal manejo de estos residuos ocasiona daños ambientales y a la salud humana. El 92% tiene interés por informarse a través de programas medioambientales y el 80% está dispuesto a participar en programas que fomenten el manejo adecuado de estos residuos.

Solo el 23% de los encuestados consideró que es competencia de las autoridades municipales el manejo de los residuos electrónicos, pero el 57% manifestó que “todos tenemos responsabilidad sobre lo que generamos”.